06/06/1995 | 450

Un “abrazo” histórico

“Cerco al Congreso”, “La platazo”, “Ganaron los estudiantes”, así titularon los diarios la jornada estu­diantil del 31. La movilización masiva bloqueó, mediante sentadas y cordones, todas las ‘entradas al Congreso, distri­buidas en tres manzanas. Así se hizo efectiva la consigna “Por el retiro de la Ley de Educación Superior y to­dos los proyectos alternati­vos”.


Desde el martes 30 se toma­ron las facultades en La Plata, al igual que en todo el país. Algunas, como Económicas y Periodismo, empezaron el lu­nes. El martes a las 6 de la mañana, Periodismo sacó to­dos los bancos a la calle, cor­tando el tránsito de la avenida 44, y allí dieron clases públicas todo el día. A la misma hora, estudiantes de Agronomía hi­cieron una volanteada en la salida de La Plata, en los cami­nos Centenario y Belgrano.


Las asambleas del martes fueron las más concurridas. Exactas y Naturales hicieron punta en el tren de las 7.20. El grueso de las facultades salió en otro tren, una hora más tar­de, en el que no cabía un alfiler. A las 14 horas hubo una nueva salida, con compañeros que trabajaban a la mañana. Como la Federación no garantizó los micros comprometidos, los casi 1.000 compañeros ocupa­ron otro tren. De todos estos datos surge que la concurren­cia fue de alrededor de 4.000 compañeros.


A partir de las 11 horas, cuando llegó el grueso, ante el hecho de que las dos calles la­terales al Congreso estaban valladas y con custodia poli­cial, se empezó a bloquear to­das las entradas posibles en las dos manzanas aledañas. Un momento de gran tensión se dio al mediodía, en la puerta del edificio anexo, cuando un camión hidrante y dos colecti­vos, con policía vestida de combate, con bastones y escudos, se formó delante de los estu­diantes, bajo la presencia de una multitud de medios perio­dísticos. “Mire, mire qué lo­cura, mire, mire qué emo­ción, parece la dictadura no le dan pelota a la educa­ción”, cantaba el gran pique­te.


La actitud de los legislado­res, impotentes y ofuscados con los estudiantes, contrastó con la de gran cantidad de tra­bajadores del Congreso —im­prenta, etc. —, que adhería a nuestra medida y se retiraba. Los piquetes llegaron a colo­carse hasta dentro de la confi­tería El Molino, por donde intentó colarse el “Cavallo” Al­varez con el argumento de que él “representaba” nuestros intereses.


A las 16 horas, hubo que confirmar por los medios la no­ticia de que la sesión quedaba levantada, tal era la descon­fianza. Entonces, nos recon­centramos frente al Congreso, donde confluían las columnas de la UBA, la UTN, los cole­gios, etcétera.


¿La FUA dónde está?, era la pregunta que se hacían los compañeros de La Plata. La FUA y la FUBA habían blo­queado la concurrencia de las facultades de Capital, convo­cándolas recién para las 18 ho­ras, a pesar de que sabían per­fectamente la posición de La Plata.


El “abrazo” surgió como una crítica al “cronograma de actividades” aisladas de la FUA.


Lo del 31 debe continuarse ahora en un paro activo.

También te puede interesar:

Démosle continuidad a las acciones votadas.
Ante el agravamiento de la crisis y de la pandemia, es urgente que se destinen los recursos necesarios para garantizar la permanencia.
A escondidas y por medios virtuales, se produjo una bochornosa sesión acordada por el Rectorado y la FULP. Los reclamos de estudiantes y docentes, ausentes.
Les estudiantes necesitamos un congreso de la Federación para deliberar y luchar.
Hacia el Congreso Nacional de la UJS, el 25 y 26 de septiembre.