04/05/2018

Universidad de General Sarmiento: el gobierno y la gestión universitaria recortan becas de los estudiantes

Profundizan una línea de ajuste

Día a día son más los estudiantes de la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS) que se quedan (arbitrariamente) sin la beca Progresar que otorga el Estado Nacional.


Si bien el Ministerio de Educación nacional (que ahora otorga las becas y no el Anses como antes) amplió los recursos financieros que el Estado le otorga al plan,  nos encontramos con becas reglamentadas bajo la meritocracia (promedios de cada alumno), sin contar el contexto social distinto de cada uno, y subordinadas a las necesidades del mercado dado que “el monto será mayor en caso de estar vinculado su espertis con las líneas estratégicas que el gobierno prioriza para el desarrollo nacional” (Infocielo.com, 30/1).  Desde el Ministerio aseguraron que pese al cambio de ciertos criterios los estudiantes que venían desde años anteriores recibiendo el Progresar no serían afectados y continuarían con la beca. La mentira cae de maduro.


Las autoridades de la Universidad Nacional de General Sarmiento, además de no elevar ningún reclamo al ministerio por la caída del Progresar en miembros de la Universidad, se decidieron a copiar el modelo de ajuste del macrismo y han anunciado el recorte de 450 becas de estudio de “cohorte cursantes”. Estas becas, además de restrictivas y bajísimas en cuanto a monto económico, se dividen en 2 pagos en todo el año. Una miseria.


El motivo del recorte es que desde ahora los estudiantes deben optar entre cobrar la beca Progresar o la  beca que asigna la universidad, pareciera que según las autoridades cobrar ambas becas nos transformaría en millonarios.


Esta decisión unilateral que tomaron las autoridades pinta de cuerpo entero los acuerdos permanentes que tienen con el macrismo, pese a reivindicarse del campo “Nac & Pop”.

No nos sorprende, las mismas autoridades intentaron dejar a 400 estudiantes sin cursada en marzo, aceptaron sin chistar el presupuesto universitario del 10% de “aumento” de Alejandro Finocchiaro pese a la inflación que ya supera el 20% y con un dólar e inflación que no cesan de crecer. También han votado a Hugo Juri, perteneciente a Franja Morada e impulsor de la contrarreforma educativa macrista (sistema de reconocimiento académico) en la UNC, como presidente del consejo interuniversitario nacional (CIN), poniendo de manifiesto que la orientación social de macristas, radicales, peronistas y kirchneristas respecto a la universidad coincide en lo esencial, descargar el ajuste sobre estudiantes y trabajadores.


Ganar las calles


Los ataques a la educación pública se dan en toda la línea, en estos momentos los docentes universitarios a nivel nacional se encuentran peleando por derrotar la paritaria de hambre que el gobierno quiere imponerles. En otras universidades del conurbano, como el caso de la UNLA (Universidad de Lanús) las autoridades despiden trabajadores no docentes para recortar gastos. Los estudiantes y docentes de los terciarios de la capital combaten con movilizaciones de 15 mil personas el cierre de 29 institutos de formación superior.


Por una asamblea interclaustros


Desde El Yunque, en la presidencia del CEUNGS, hacemos un llamamiento al conjunto de las organizaciones que actúan en el centro de estudiantes, como así también a los docentes y no docentes a unir fuerzas y convocar en común a una gran asamblea interclaustros de toda la comunidad que edifique y vote un plan de lucha para defender la universidad de la embestida ajustadora y privatista.


 

En esta nota

También te puede interesar:

Un nuevo llamado a voluntarixs por parte del Centro para la detección del Covid-19 (CeTec-U).
Desarrollemos una campaña en toda la universidad, en la virtualidad y en las calles, para poner en pie un movimiento independiente que ponga en la agenda de la UNGS la lucha contra el ajuste.
Vamos a organizarnos, por una asamblea estudiantil.
Convoquemos una asamblea estudiantil por todos los reclamos y la defensa de la universidad.