31/08/2018

Universidad de General Sarmiento: la toma que precedió una histórica jornada

Por Santi Spo

La extraordinaria movilización a Plaza de Mayo del jueves 30 estuvo precedida por múltiples tomas de facultades, y la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS) no fue la excepción. Una asamblea con 500 estudiantes votó la toma y una vigilia durante toda la noche en defensa de lxs docentes y la universidad pública.


Desde el “no inicio del segundo” cuatrimestre, en la UNGS viene tomando día a día mayor temperatura la lucha docente/estudiantil. La masiva movilización de la semana pasada al centro de San Miguel puso de relieve que en la comunidad educativa y fundamentalmente en el claustro estudiantil sobran ganas de luchar y derrotar el ajuste de Macri-Finocchiaro.


El Centro de Estudiantes (Ceungs), con el FEI (Frente de Estudiantes de Izquierda) como conducción, se dio la tarea de convocar junto a estudiantes representantes de sus respectivas carreras a la asamblea del miércoles 29.


La asamblea tuvo un importante número de intervenciones. A propuesta de El Yunque – UJS, se votó casi por unanimidad (1 abstención) la ocupación de la universidad con vigilia y festival incluido. Entre otro importante paquete de acciones a desarrollar para darle más fuerza al conflicto.


Los ausentes de la jornada fueron los muchachos del intendente Leonardo Nardini, la agrupación El Puente, quienes no participaron de la asamblea ni de la vigilia. Sus negocios están en el municipio y como mucho en el Consejo Superior. Fiel a su ADN pejotista, y al igual que la Franja Morada, intenta boicotear las acciones de lucha del movimiento estudiantil.


Por su lado, el Funyp (La Cámpora, Peronismo Militante, Movimiento Evita) no convocó a la asamblea. Se restringieron a ir y decir que apoyaban las medidas. A diferencia de la última asamblea, La Cámpora no emitió opinión, ya que en nombre de su frente hablaron las otras agrupaciones. En la Untref (Universidad de Tres de Febrero), La Cámpora y también el Movimiento Evita votaron en contra de la ocupación/vigilia. Sin dudas, la presión y la voluntad de lucha que hay en la UNGS incidió en su reacomodamiento, votando a favor de la misma medida que en otros lugares votaron en contra.


La vigilia fue un enorme acierto. En el festival que duró hasta la madrugada, para hacer más llevadera y amena la noche, participaron más de 150 estudiantes, en un ambiente de camaradería y compañerismo que dan cuenta de que en la UNGS el activismo florece, toma volumen y coloca nuevas tareas y desafíos.


Sigamos la lucha en defensa de la educación pública y para  derrotar el ajuste de Macri, los gobernadores y el FMI.