Universidad

4/5/2022

UNLP: rechacemos la elección antidemocrática de López Armengol como rector

Un radical derechista, actual vicepresidente de la universidad.

El sábado 7 de mayo de 2022 se reunirá la Asamblea Universitaria de la UNLP, en la facultad de Psicología, y elegirá al nuevo presidente por un periodo de cuatro años. El único candidato es Martín Lopez Armengol, un radical derechista exdecano de Económicas y actual vicepresidente de la universidad. Como hace cuatro años con Fernado Tauber, el único postulado tiene asegurados los votos del claustro de profesores (docentes titulares), graduadxs, no docentes y la inmensa mayoría de lxs representantes estudiantiles, resultantes de las últimas elecciones de todos los claustros realizadas en el mes de marzo.

Este voto casi unánime viene a darle continuidad al pacto sellado en la última asamblea universitaria del 2018 entre las camarillas radicales y peronistas de diferentes vertientes, para avanzar en una orientación conjunta que viene amoldando  a la UNLP a la política de recorte presupuestario de los sucesivos gobiernos. En esta oportunidad tenemos el agravante del acuerdo colonial del gobierno con el FMI, que Lopez Armengol apoyó públicamente, junto a autoridades de varias universidades nacionales.

Ajuste y privatización

Ante la falta de presupuesto estatal, las autoridades avanzan en mecanismos para estancar la matrícula con filtros y restricciones en los planes de estudios, o la falta de bandas horarias para evitar nombrar nuevos cargos docentes y formalizar los cientos que trabajan ad honorem. Incluso tercerizan las tareas de limpieza y mantenimiento para no ampliar la planta no docente.

La inflación constante se come las becas, con montos irrisorios de $3.000, las cuales no alcanzan ni al 3% de la matrícula. Esto contribuye también a la deserción estudiantil, después de dos años de una virtualización en la que se desentendieron de todas las necesidades estudiantiles y docentes.

La contracara de este ajuste es el desarrollo de jugosos negociados, que arbitran las mismas autoridades. La construcción de los nuevos edificios de los cuales se jactan se han realizado sobre partidas extrapresupuestarias por fuera de todo control en los órganos de gobierno. Un ejemplo de la venta de contenidos es la utilización del edificio Karakachoff (ex Humanidades) únicamente para el dictado de posgrados arancelados, además de concesiones directas a privados. Lo mismo en los edificios de investigación, con espacios enteros destinados al desarrollo de “servicios a terceros” (empresas). Todo este “autofinanciamiento” conforma cajas negras en la universidad. Es el camino trazado por la LES menemista, impulsada por el Banco Mundial y sostenida por todos los gobiernos posteriores.

Las autoridades que se van a reelegir son las mismas que en 2018 dieron el visto bueno a la resolución 1254 del Ministerio de Educación de la Nación que recortó las incumbencias profesionales de los títulos de grado, habilitando sean compartidas con titulaciones intermedias ofrecidas por las universidades privadas, depreciando el valor de nuestros títulos en el mercado laboral e igualando “el mercado” hacia abajo a medida de los privados. Es una privatización “gradual”, que apunta de a poco a un sistema de créditos a la chilena, con titulaciones intermedias gratuitas de conocimientos rudimentarios -para que seamos mano de obra barata de las empresas- y titulaciones superiores pagas para el sector que pueda costearlo.

¿Y la FULP?

Como han adelantado, lxs consejeros de todas las fuerzas que integran la conducción de la Federación Universitaria de La Plata (Mella, La Cámpora, Cepa) apoyarán al nuevo presidente. Esto con el pretexto de que se comprometa a atender un pliego de reclamos, que se transforma en letra muerta porque desde el vamos no es acompañado de ninguna discusión estudiantil en las facultades ni medida de acción alguna. Es una impostura para disimular su ligazón directa con las autoridades, quienes los premian luego en el reparto de cargos y recursos.

Es así que las fuerzas “nacionales y populares” votarán otra vez a un rector de la Franja Morada,  la cual viene de sumar varios centros en las últimas elecciones y amenaza con hacerse de la conducción de la federación. Esta integración a la política ajustadora de las autoridades y el gobierno le da margen a la derecha para avanzar en su dominio de la universidad.

Por un movimiento estudiantil independiente

Para rechazar la elección antidemocrática de Lopez Armengol, sostenida por la sobrerrepresentación de un puñado de titulares sobre el resto de la comunidad educativa, desde la UJS propusimos al resto de las organizaciones de izquierda e independientes realizar un acto en las puertas de la Asamblea Universitaria convocando a lxs estudiantes a abrir un curso de lucha por todos nuestros reclamos y contra el ajuste del gobierno, las autoridades y el FMI.

Impugnamos la orientación social que le imprimen las autoridades a la universidad, que coloca nuestra formación al servicio del lucro capitalista y la transforma a ella misma en un espacio de negocios, valiéndose de una estructura estamental que concentra su gobierno en las castas profesorales. Luchemos por una universidad realmente pública y gratuita, donde puedan ingresar y permanecer lxs trabajadores, y que coloque la formación al servicio de las necesidades sociales, democratizando sus espacios de gobierno con paridad docente-estudiantil, claustro único docente y cargos revocables.

Esta tarea es indisociable de la lucha general de lxs trabajadorxs por derrotar la entrega del país al Fondo Monetario y dar lugar a una reorganización social sobre nuevas bases.