06/11/2021
Elecciones estudiantiles

UNPA Río Gallegos: victoria de la izquierda sobre los K

A recuperar el centro de estudiantes como herramienta de lucha,

La lista Izquierda al Frente, compuesta por La Caldera (UJS-PO) y la Juventud Socialista (MST), ganó el centro de estudiantes de la UNPA Río Gallegos 106 a 105 frente a la lista del gobierno K, la Walsh. Esta victoria significa la primera dirección de izquierda en el CEUNPA desde 2017, y sin duda servirá de apoyo a la resistencia de les estudiantes frente al ajuste de las autoridades y el gobierno del cual son tributarias.

A pesar del ajustado resultado la derrota de la lista del gobierno es inapelable, porque perdió luego de configurar las elecciones según les convenía a pesar de que claramente no estaban las condiciones: la UNPA aún sigue en virtualidad casi total, y la votación fue convocada en medio de mesas de finales y en época de parciales, muchxs estudiantes se encuentran fuera de Río Gallegos. Como Izquierda al Frente planteamos que las elecciones se pospongan al próximo año y generar mejores condiciones.

Junto a esto también hubo un despliegue de aparato como la universidad no era testigo hace tiempo. Ministerios y unidades básicas de La Cámpora estaban abocadas a trabajar el padrón de las elecciones para garantizar la victoria de la lista de un gobierno que viene de la derrota de las Paso, y que todo indica que se repetirá en las elecciones del 14 de noviembre. He aquí la razón de la convocatoria apresurada a elecciones.

Con todo, el estudiantado definió las elecciones por la propuesta clara de Izquierda al Frente: contra el ajuste de Alberto Fernández y las autoridades, debemos mantener la independencia política del centro de estudiantes para resistir y defender nuestros derechos.

Estos dos años de virtualidad fueron muy difíciles para el estudiantado de la UNPA, cientos tuvieron que dejar de cursar materias o directamente la carrera por los problemas ya conocidos por todes. El centro de estudiantes, dirigido por la ahora desaparecida FUR (agrupación independiente, pero con lazos con el rector), dejó de funcionar como un punto en el cual les estudiantes podían apoyarse, y terminó en una parálisis total desde principios de 2021.

La gran tarea de la nueva conducción, ahora con independencia del gobierno y las autoridades, es reconstruir el vínculo entre les estudiantes y su centro, para resistir frente a una política cada vez más expulsiva y lograr que en la UNPA nadie se quede afuera.