11/09/2008 | 1054

Vamos por más Fuba de izquierda e independiente de los sojeros y del gobierno

Al PTS: Repudiamos el planteo de liquidarla o entregarla a la derecha

El PTS acaba de enviarnos una «Carta Abierta» absolutamente previsible. Todos los rasgos clásicos de las sectas están presentes en el largo texto. El más característico de todos es uno del que usan y abusan, a saber: llamar a un frente a un partido o agrupación y al mismo tiempo descargar sobre el convocado todo tipo de infundios. La operación ‘frente único’ se concreta de este modo en otro episodio de intrigas.

El «nuevo movimiento estudiantil»

La ‘carta’ nos llama a que «luchemos juntos por un nuevo movimiento estudiantil» con la intención reaccionaria de desconocer que el movimiento nuevo se ha movido desde 2001, cuando la izquierda universitaria desplazó a Franja Morada.

Según el PTS, «en siete años de dirección de la Fuba por el Frente 20 de diciembre (…) no se ha hecho nada para convertirla en una organización democrática y militante»; no sólo esto: «garantizó que la Fuba no funcione muy diferente a cuando dirigía la Franja Morada». Para el PTS, «desde 2001, de haber existido un bloque que hubiera desarrollado la lucha por un movimiento estudiantil y organizaciones democráticas, esto hubiera permitido construir un movimiento estudiantil que sea, aún con los límites de la pasividad reinante (??), algo cualitativamente superior al movimiento estudiantil tallado en madera morada». No se puede esperar una estupidez mayor: Sólo faltaba el PTS para convertir al polvo en oro, incluso en medio de la ‘pasividad’.

Pero el que estuvo ‘pasivo’ fue el PTS y no el movimiento estudiantil, algo natural, porque las sectas son siempre verbalmente activas y pasivas en la acción. El PTS ningunea la lucha contra la Asamblea Universitaria y las camarillas universitarias durante un año entero que concluyó con una represión policial en el Congreso, la ocupación de facultades, las movilizaciones nacionales junto a la docencia, asambleas y plenarios de federaciones y centros combativos, el paro nacional de 2005. En medio de la «pasividad reinante», el nuevo movimiento estudiantil desarrolló una actividad excepcional, lo cual la convierte en doblemente significativa.

Ocurre que el PTS miró todo esto desde afuera durante siete años. No fue, por ejemplo, por su iniciativa que comenzó la gran lucha contra la Asamblea Universitaria y, para peor, cuando ésta ya estaba en plena acción se dedicó a atacar a la dirección de la Fuba que sí la había comenzado y la estaba dirigiendo.

El PTS difama nuestra política desde el ángulo de la secta, ¿pero adónde nos hubiera conducido la suya? La carta critica la integración del Frente 20 de Diciembre, pero ¿qué hubiese pasado si dicho frente nunca se hubiese formado? Muy simple: la Fuba en estos siete años hubiese estado en manos de la Franja Morada. Esto no se le escapa ni al PTS, pero no lo dicen por cobardía política e intelectual. Con la política del PTS, la Fuba seguiría siendo radical. Por eso la formación del Frente 20 de Diciembre fue positiva, en tanto que un frente con el PTS hubiera sido liquidacionista.

Ante esto podemos decir: ¡Menos mal que nadie le prestó atención al planteo claudicante del PTS, porque gracias a eso la Franja Morada y las camarillas universitarias sufrieron golpes muy importantes en los últimos años!

En su afán de colocarse a la izquierda de todo el mundo, el PTS se ha caído al precipicio y ha quedado a la derecha de toda la izquierda. ¿O cabe alguna duda que en estos siete años el PTS estuvo a la derecha del PCR y del MST? Estas fuerzas, a pesar de sus limitaciones y su tendencia conciliadora, posibilitaron que la mayoría de los centros de estudiantes y la Fuba quedaran en manos de corrientes combativas.

El PTS ha estado incluso a la derecha del TNT, agrupación independiente de Ciencias Económicas (hoy disuelta), ya que incluso ella jugó un rol en la recuperación de la Fuba en 2001 que no jugó el PTS, a pesar de su cobardía y del pasaje posterior al kirchnerismo de sus principales dirigentes. El PTS jugó el rol de bombero. El «nuevo movimiento estudiantil» tuvo su inicio en 2001 y ha atravesado por etapas. El PTS quedó congelado en el tiempo y en el espacio, siempre a la derecha.

Pasividad y método revolucionario

El PTS argumenta, ahora, que el PCR y el MST, en particular, se han integrado al bloque del capital agrario de los Buzzi y los Miguens, pero esto no tiene nada que ver con la caracterización del Frente 20 de Diciembre en estos siete años ya pasados. De todos modos, el PTS no nos va a ‘correr por izquierda’ en el asunto del conflicto agrario, porque durante las primeras semanas el PTS se alió al planteo del bloque patronal agrario con su reivindicación de las «retenciones diferenciadas» ¡el mismo planteo del MST y el PCR! Criticaba entonces al PO por no levantar un programa de transición para los chacareros capitalistas. Al final, el PTS vino al pie de nuestros planteos, sin hacer, sin embargo, el reconocimiento debido. ¡Una conducta típica de secta, para la cual el aprendizaje no existe, todo lo tienen ya acumulado en la cabeza!

El seguidismo del PCR y del MST a la burguesía, sin embargo, no son nuevas ni han debutado con esta asonada del capital agrario. Antes habían respaldado al gobierno (el PCR llevaba a Kirchner a actos en La Matanza, el MST se pasó al centroizquierdismo). La corriente morenista (a la que ¿perteneció? el PTS) y la dirección del PCR tienen una teoría y una práctica del oportunismo. Limitar una crítica a estos partidos por su apoyo al «campo» equivale a un indulto a decenas de años de agachadas. Con la formación del Frente 20 de Diciembre no les extendimos ningún manto de absolución: simplemente nos dimos un medio para aislar a la dirección tradicional de la Fuba, Franja Morada, y reagrupamos fuerzas sobre la base de tareas inmediatas, golpeando a los representantes directos de la clase dominante. Quien no actué de esta manera está condenado a pontificar sobre la «pasividad reinante», para disimular su propia impotencia.

En estos años, el trabajo realizado por la UJS-PO en la universidad ha sido un ejemplo de actividad socialista, que reivindicamos. Siempre hemos estado a la cabeza de la lucha contra las corrientes burguesas, el gobierno y las camarillas universitarias. En ningún momento comprometimos nuestro programa en alianzas circunstanciales; al revés, gracias a esta táctica nuestro programa se abrió camino entre círculos crecientes de universitarios.

La Fuba se mantuvo siempre en una posición independiente, y cada vez que los otros integrantes del Frente 20 de Diciembre quisieron meterla en algún compromiso inaceptable con las camarillas K (como cuando el MST y el PCR quisieron apoyar al decano de Medicina, Buzzi) fueron derrotados sin miramientos. Con este método de intervención aseguramos varias cosas: 1) que la Fuba quedara en manos de la izquierda y no de la Franja o los K; 2) que la Fuba defendiera una posición combativa y militante; 3) que crecieran las posiciones socialistas.

Este método de intervención, indispensable para desarrollarse en la lucha de clases y no en cursos baratos de sociología, es exactamente el opuesto al del PTS, que por la fuerza de las circunstancias concluye en el papel lamentable de quejarse por la «pasividad» de los estudiantes y recomendar políticas que llevan al triunfo de la Franja Morada.Que nuestras divergencias con el PTS alcanzan cuestiones de método fundamentales y que no son circunstanciales se puede ver ante la actitud, también liquidacionista, que tuvo el PTS con el movimiento piquetero.

Mientras el PTS se excusó de intervenir en el movimiento piquetero por sus divergencias con D’Elía y el PCR, nosotros nos valimos de todas las contradicciones sociales y políticas de 2001 para organizar dos Asambleas nacionales y proyectar al movimiento piquetero a la política nacional. El PTS, al igual que en el movimiento estudiantil y la recuperación de la Fuba, la vio de afuera. En este caso, el PTS se puso a la derecha de D’Elía y Alderete. Lo mismo ocurrió luego, cuando rompimos con éstos y se formó el Bloque Piquetero Nacional, el de las grandes jornadas de Puente Pueyrredón; el PTS se quedó afuera con amplio despliegue verborrágico.

El Bloque Independiente para luchar, no para el liquidacionismo

Ustedes aseguran que «no estamos ni con el campo ni con el gobierno», pero esto no quiere decir nada cuando se lo esgrime para plantear una política liquidacionista, en este caso de la Fuba; las sectas siempre reivindican el altruismo de sus posiciones, pero esto no alcanza. En la facultad de Económicas (la más grande de la UBA y de América Latina) se acaba de armar un frente muy diverso con la presencia de toda la izquierda, de fuerzas centristas y de muchísimos estudiantes independientes para pelear contra la Franja Morada y la lista kirchnerista Causa K.

Del resultado de Ciencias Económicas dependerán en gran parte las elecciones próximas de la Fuba y la composición del Congreso que elegirá la nueva dirección. Se trata, por todos estos elementos, de una lucha decisiva que debería tener a toda la izquierda peleando en una misma dirección.

La propuesta de construir un frente fue iniciativa del PO y algunas otras agrupaciones de la facultad. Para lograrlo tuvimos que superar varios obstáculos ya que alguna fuerza, vinculada con sectores K, había decidido no hacer bajo ningún punto de vista un acuerdo en el que estuviéramos presentes. Nosotros criticamos duramente esa posición.

La gran presión de activistas en esa dirección (así como de otras fuerzas políticas) permitió superar esos obstáculos y construir el frente. De esta manera, el PO, que representa al «bloque independiente», fue junto con otras fuerzas un impulsor de este frente y logró superar los condicionamientos de grupos semioficialistas.¿Adivinen quién fue el único desertor de esta lucha? Sí, obvio, el PTS. La excusa es que el frente no se pronuncia contra el «campo y contra el gobierno» (¡es decir que no importa si hay semi-kirchneristas, lo que importa es «el» pronunciamiento!).

Pero, aunque suene llamativo, el PTS tampoco formuló nunca esta exigencia, lo hace ahora para cubrir su retirada. Bastó, para que rechazaran integrar este frente (que el PTS ya había decidido integrar) que les dijéramos que si lo hacían estaban desmintiendo todas las ‘críticas’ de su carta.

Rompieron una carta pidiendo su integración, para no tener que romper la carta abierta al PO. ¡Prefieren conservar los términos de su política de intrigantes que sumarse a una lucha contra la derecha de Económicas!  ¿Será que el nuevo movimiento estudiantil que propone el PTS debe caracterizarse por desertar de todas las luchas importantes?1

Para el PTS, el «bloque independiente» es un pasaporte a la pasividad, no una herramienta de lucha política contra el régimen. Por eso, cuando quieren salir de la «pasividad» muestran un oportunismo alevoso. Fue lo que sucedió el 1º de Mayo cuando sabotearon el acto central en Plaza de Mayo, porque participaban fuerzas que apoyaban al campo, pero en Neuquén apoyaron el acto de Zanón donde hablaban esas mismas corrientes (PCR y MST).

Lo mismo sucedió en el Encuentro de la Mujer, donde habían cerrado un pacto con el PCR para hacer un acto en la fábrica Zanón, sin pronunciamientos políticos y excluyendo a las demás fuerzas. Por nuestra protesta y la de otros sectores viraron a último momento y el PCR se retiró del acto, acusando al PTS de romper el acuerdo que sólo ellos dos habían suscripto de espaldas a todas las mujeres. El PTS, que se autoproclama parte de un «bloque independiente», rechazó en una reunión obrera de la zona norte que los sindicatos se pronuncien sobre la crisis e incluso un frente nacional de lucha de las fábricas recuperadas. Para el PTS «el bloque independiente» no es para luchar, es para hacer faccionalismo y liquidacionismo.

El PO, en cambio, al momento de analizar el proceso político en que se desarrollarán las elecciones universitarias parte de la realidad, no de esquemas. Postulamos un bloque que luche de manera independiente contra todas las variantes patronales y contra las camarillas universitarias privatizadoras, e impida el regreso de las agrupaciones patronales a la dirección de la Fuba.

En la defensa de las posiciones conquistadas y en las que podemos conquistar no excluimos acuerdos y pactos que nos permitan dividir a los adversarios y golpear con mayor fuerza a los partidos del régimen. Con este método hemos avanzado y con este método vamos a avanzar. Detrás de la consigna de un «bloque independiente» se esconden estrategias bien distintas: una que quiere abrirle paso a la clase obrera y a los explotados en su lucha por el poder y otra que lo condena a la impotencia.

A partir de la compresión de esta situación tomada en su totalidad, la UJS está empeñada en una intensa actividad política que potencie nuestra participación en las elecciones universitarias. Como consecuencia de esta actividad somos los únicos que estamos presentes en la UBA en la totalidad de sus facultades. En varias de ellas la expresión de un «bloque independiente» estará encarnada de manera directa por las listas de la UJS. En estos casos tomamos la responsabilidad de librar batalla contra las listas de la Franja Morada, el kirchnerismo y otras expresiones que respondan a partidos patronales o a las camarillas privatizadoras de la Universidad, sin mezclar banderas ni consignas con agrupaciones de centroizquierda.

En otras facultades impulsaremos la formación de frentes o alianzas que potencien las posiciones combativas y que debiliten a las fuerzas de la burguesía. Para actuar de una u otra manera tenemos en cuenta las situaciones concretas, las fuerzas en pugna y, por sobre todo, la experiencia recorrida por el movimiento estudiantil de cada facultad y su nivel de conciencia. En todos los casos, apuntamos a reforzar a las organizaciones del movimiento estudiantil para luchar contra todas las variantes capitalistas y construir, simultáneamente, un partido y una juventud revolucionaria.

Solamente puede construir para adelante, en términos socialistas y revolucionarios, quien se empeña en defender las conquistas ya conseguidas por el movimiento de las masas, sean obreras o estudiantiles. Defendemos siete años de desarrollo de un nuevo movimiento estudiantil, para ir por más: por la unidad socialista de los obreros y los estudiantes.

 

1. En una parte de su Carta el PTS nos critica porque en varios centros de estudiantes hay militantes del PO que trabajan como administradores. Nosotros siempre hemos defendido que la responsabilidad del manejo de los fondos de los Centros es de quienes  ganan las elecciones. Es una tarea que no puede ser tercerizada. Sin embargo llama la atención la critica del PTS porque en el Centro de Estudiantes de Bellas Artes de La Plata, que dirigimos en común, existen dos administradores, uno del PTS y otro del PO. Aclaramos esto aunque tenemos el temor de que por el solo hecho de formularla el militante del PTS sea obligado a abandonar su tarea.

En esta nota

También te puede interesar:

Luego de la marcha a Plaza de Mayo contra el acuerdo con el FMI.
Conferencia de prensa de presentación de la lista 1A del Frente de Izquierda - Unidad.
Pongamos en pie listas unitarias y un gran Congreso del FIT-U para movilizar políticamente a los trabajadores.