17/04/2021

Córdoba: corte de calle por la libertad de lxs presos y contra la represión en Andalgalá

La actividad fue frente a la Casa de Catamarca.

En el marco de acciones que se desarrollaron en Buenos Aires y distintos puntos del país, este viernes 16 de abril el Partido Obrero y Tribuna Ambiental, junto a activistas nucleadxs en la Multisectorial en defensa del ambiente, concentramos frente a la sede de la Casa de Catamarca de la ciudad de Córdoba, para reclamar la inmediata liberación de lxs luchdorxs ilegalmente detenidxs en Andalgalá.

La actividad fue preparada con la elaboración de un documento político de denuncia al gobierno catamarqueño de Raúl Jalil, como también al gobierno nacional de Alberto Fernández por la política sistemática de saqueo de los recursos naturales en beneficio de las megamineras contaminantes.

Cabe señalar que la Casa de Catamarca, ubicada sobre la calle Trejo al 600 en el barrio de Nueva Córdoba, estaba vallada y rodeada por un fuerte operativo policial. La funcionaria a cargo, la directora Matilde Figueroa, fue incapaz de recibirnos siquiera la nota de reclamo que acercamos durante la concentración.

En la concentración denunciamos la represión y la criminalización de la protesta social instrumentada por todos los gobiernos para sofocar la lucha en defensa del ambiente que se abre paso en diferentes lugares del país. La justicia catamarqueña funciona como aliada clave de las mineras y corporaciones, ordenando las detenciones ilegales y abusivas en Catamarca.

La jornada se llevó adelante en momentos en que Andalgalá se encuentra militarizada. Las medidas tomadas por Alberto Fernández, supuestamente, para evitar la propagación de la pandemia, en vez de dar lugar al envío de recursos sanitarios fueron aprovechadas para enviar el ejército a intimidar a la población. Sin duda, la criminalización de lxs luchadorxs,  entre los que se encuentra nuestra compañera Ailen Saracho Diamante, militante del Partido Obrero, es un  intento de disciplinar la lucha y como tal una política de Estado. Pero también es claro que lo que está ocurriendo en Andalgalá es un mensaje aleccionador al conjunto de los luchadores en el orden nacional.

En el último periodo el movimiento ambiental fue ganando protagonismo político por enfrentar las políticas saqueadoras que pretenden profundizar todos los gobiernos capitalistas sin fisuras. En efecto, el gobierno nacional de Alberto Fernández desde que asumió se caracterizó por la entrega y el avance sobre los recursos naturales para el pago de la deuda externa y un acuerdo de ajuste con el FMI. Esta política es compartida, sin grieta alguna, por los gobiernos locales.

La lucha tenaz del pueblo de Mendoza logró frenar una ley que pretendía entregar el agua a las mineras; del mismo modo ocurrió con el intento de zonificación en Chubut; o el de instalar mega factorías de cerdo en el país. La provincia de Córdoba también es escenario de estas luchas. El año pasado se quemaron más de 350 mil hectáreas de bosque nativo y salimos a denunciar su origen intencional y la complicidad del gobierno de Juan Schiaretti en beneficio de los negocios de la industria agroganadera y la especulación inmobiliaria. Por estas horas nos encontramos resistiendo la nueva traza de la Autovía de montaña, que se pretende construir destruyendo monte nativo, poblaciones originarias y sin ningún tipo de licencia social.

La respuesta del movimiento ambiental nacional es la del frente único de los que luchan con independencia de los gobiernos. Conscientes de que enfrentamos un régimen saqueador y contaminador nos movilizamos en apoyo al pueblo de Andalgalá y para exigir la libertad de les compañerxs con la consigna que hemos acuñado con lucha y organización: “No es No”! Si no hay licencia social, es ilegal. Decimos basta de seguir creando zonas de sacrificio, esto no es progreso, es sustentabilidad para las corporaciones y pobreza, hambre, enfermedad y muerte para la clase obrera.

También te puede interesar: