28/12/2020

Córdoba: pretenden ampliar el predio de enterramiento de Piedras Blancas

Sin estudio de impacto ambiental ni audiencia, la salud de los vecinos está en la mira.

Los vecinos del barrio Nuestro Hogar III, al sur de la ciudad de Córdoba, han sido sorprendidos por la noticia de que se expropiarían unas 42 hectáreas de terrenos colindantes al enterramiento de basura que administra el ente intercomunal Cormecor, situado en el paraje denominado Piedras Blancas. Lo que pretende esta corporación es continuar ampliando la zona de sacrificio ambiental, con las consecuencias esperables de agravamiento de las condiciones de vida de los vecinos del lugar ligadas a la contaminación de aire, suelo, agua y la proliferación de roedores asociados a la basura. Es lo que denunció su presidente de la comuna vecinal, Juan Peñaloza, al ser entrevistado por un medio local.

Este proyecto, que ingresó al Concejo Deliberante de la ciudad de Córdoba el pasado martes 22, pretende dar una respuesta frente a la saturación del actual predio y a la existencia de un amparo interpuesto por los vecinos de la localidad de Santa Ana, quienes rechazaron la posibilidad de que se construyera el nuevo predio de enterramiento en el ejido municipal de esta localidad. Sin embargo, como ocurre con la frazada corta, para prorrogar un negocio descomunal se afecta la salud de más de 15.000 vecinos de la zona.

Piedras Blancas fue habilitado en 2010 bajo la gestión del entonces intendente Giacomino para ser un enterramiento provisorio. Sin embargo, 10 años más tarde su provisoriedad sigue vigente y con perspectiva de continuar al menos 5 años más, con lo cual el problema de la basura que genera la ciudad y 20 localidades aledañas pasaría a ser problema de quien sea el próximo intendente. Aunque se presenta como limitante a este proyecto la existencia de un gasoducto que cruza el terreno justo entre el límite del actual predio y lo que se quiere expropiar, ese no es el único inconveniente. Por caso, esa franja no se puede excavar y sería utilizada como playa para almacenar la tierra que se saque de la fosa. Sin embargo, el problema más grave es otro ya que no existe ningún estudio de impacto ambiental ni audiencia pública que permita habilitarlo. Esta situación es la que subyace y justifica el temor de los vecinos, que han visto multiplicado de un modo exponencial la proliferación de roedores y de contaminación de todo tipo ya que el predio está distante 1,5 km de sus viviendas.

El enterramiento de la basura es un negocio capitalista de grandes dimensiones, dado que el municipio paga por el traslado de toneladas de desechos sin que haya ningún tipo de control acerca de lo que se traslada ni del costo real del servicio que se presta. No en vano, en torno de este negocio ha proliferado el enriquecimiento ilícito de empresarios y sindicalistas, como demuestra el historial de la familia Saillén o, más cerca en el tiempo, el negocio que pretendió desarrollar el intendente de la localidad de Cruz del Eje y que denunciamos desde las páginas de Prensa Obrera. El costo real, en términos de deterioro de la salud y de contaminación ambiental siempre queda del lado de los trabajadores y trabajadoras que viven en su proximidad, muchos de los cuales han ocupado tierras para vivir frente a la falta de respuesta del Estado municipal y provincial a la necesidad de vivienda, y carecen de luz y de agua potable.

Desde Tribuna Ambiental Córdoba denunciamos este proyecto que sólo pretende seguir extendiendo la alfombra bajo la cual se esconde la basura y nos delimitamos de quienes de manera oportunista pretenden patear para adelante los problemas ambientales, sin atender las cuestiones que hoy afectan la salud y la vida de los habitantes de la zona sur. Es necesario que los vecinos se convoquen y exijan a la autoridad pública municipal acciones que garanticen calidad ambiental y seguridad sanitaria para todes les vecines.