16/10/2020

El lobby del gobierno nacional para avanzar con la megaminería en Chubut

Para rechazar esta ofensiva, se presentó en la provincia la Iniciativa Popular 2020.

En su discurso en el coloquio de Idea, Alberto Fernández confirmó que su orientación es promover la explotación y saqueo de los bienes naturales del territorio nacional. Frente a las principales patronales del país, «mencionó que las oportunidades pasarán por la agroindustria, los hidrocarburos, la minería y las energías renovables» (Página 12, 15/20). Esto cuando, ante el fracaso en frenar la fuga de dólares, acaba de bajar las retenciones a la soja y a los minerales.

Uno de los objetivos de este lobby es el desarrollo de los emprendimientos mineros en Chubut, frenados por la Ley 5001 y el enorme movimiento ambiental con su emblemático «No a la mina». Es el caso del Proyecto Navidad, de Pan American Silver, que sigue a la espera de una zonificación para comenzar la explotación en la meseta chubutense.

El ministro de Hidrocarburos del Chubut (cartera en la que se acaba de crear por decreto una Secretaría de Minería), Martín Cerdá, fue designado como el nuevo presidente del Consejo Federal de Minería, el órgano estatal que fomenta el desarrollo de la actividad. Es un claro mensaje. Este ministro fue parte en marzo de la delegación del secretario de Minería de Nación, Alberto Hensel, en la Convención 2020 de la Asociación de Prospectores y Desarrolladores de Canadá -la tierra de la Barrick Gold-, el principal evento mundial de las mineras.

De pasada, agreguemos que a cargo de la región patagónica en el CoFeMin fue designada la actual ministra de Producción de la provincia de Santa Cruz, Silvina Córdoba, un distrito que ya es icónico del saqueo y la precarización laboral de los pulpos mineros.

En obvia coordinación, Pan American Silver acaba de anunciar la donación de doce cascos respiradores para ser distribuidos en las localidades chubutenses de Puerto Madryn, Telsen, Gan Gan y Gastre. Un descarado lobby que explota el descalabro del sistema de salud pública, con la intención de mejorar su imagen en pos de un desembarco en la provincia.

El objetivo de avanzar con estos proyectos megamineros es recaudar parte de los dólares necesarios para el repago de la deuda externa, en medio del vaciamiento de las reservas del Banco Central. La premisa del gobierno nacional, y también de Chubut, de que la reestructuración de la deuda implicaría un repunte de la economía, se reveló un fiasco. Ello aumenta la presión para la habilitación de la megaminería.

La oposición derechista no manifiesta grieta en lo que al lobby minero respecta, al igual que sucede en relación al pacto con el FMI y los bonistas. Es necesario profundizar el desarrollo de un movimiento ambiental independiente de los gobiernos y el Estado, y romper la tregua de las conducciones sindicales para volcar las organizaciones a la lucha.

Para rechazar esta ofensiva fue presentada en la Legislatura, con decenas de miles de firmas en apoyo, la Iniciativa Popular 2020 impulsada por la Unión de Asambleas de Comunidades de Chubut (UACCh). Es fundamental que sea acompañada de una enorme movilización, pues la borocotización de las y los legisladores en favor de los intereses mineros es de larga data.

La minería no representa ninguna salida a la crisis de la provincia. Prueba suficiente está en que Chubut es la cuarta jurisdicción exportadora del país, pero sin embargo no paga el sueldo a las y los estatales. Las riquezas que se saquean van a parar directo a los bolsillos de los acreedores internacionales.

Desde el Partido Obrero llamamos a enfrentar el lobby minero con la organización popular. ¡No es No! ¡Vamos por la IP 2020! ¡No al pago de la deuda! ¡Fuera Arcioni y todo el régimen corrupto!

También te puede interesar:

A esta altura, la gran incógnita es si la devaluación llegará antes que la corrida bancaria.
Es necesario ganar las calles para conquistar la IVE.
Desde el 31 de diciembre comenzará un esquema de aumentos que podrán llegar hasta el 60%.
Editorial. Escribe Gabriel Solano
Un régimen de endeudamiento y saqueo que no da salida a las necesidades más elementales.
La base de datos de la Universidad de Oxford consideró que las cifras oficiales "no tienen la calidad suficiente".