02/01/2022

Los incendios se propagan por 11 provincias del país

Las respuestas de parte del gobierno han sido prácticamente nulas: fuera Cabandié.

Los incendios en el país se propagan en estos momentos por las provincias de Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz, Tierra del Fuego, Buenos Aires, Corrientes, Entre Ríos, Misiones, Santa Fe y Formosa, y en por lo menos 5 de ellas siguen sin controlarse. Desde que comenzaron, en el mes de diciembre, estos solo han avanzado, y en ningún momento el gobierno nacional, ni los provinciales, de todos los signos políticos han estado en control de la situación. De hecho, la noticia de la caída de un helicóptero sobre el incendio en Aluminé donde murieron dos tripulantes demuestra que las tareas para apagar el fuego se hace en condiciones extremas, y de absoluta precariedad para brigadistas, que además de dejar la vida, soportan una explotación y una precarización laboral impuesta desde el propio Estado.

Ante los sucesos, el secretario de Control y Monitoreo Ambiental, Sergio Federovisky, segundo de Juan Cabandié. direcciona la responsabilidad a la sequía que atraviesa el país, y que “en el caso particular de la Patagonia, la situación está acentuada porque prácticamente no hubo nieve durante el invierno y en este momento las temperaturas son altas y los tenores de humedad muy bajos” (página12, 31/12/21). Como vemos, Federovisky, aún sabiendo de la sequía y la falta de lluvias y nieve, confiesa que las prevenciones en este escenario de parte del gobierno han sido nulas, antes y durante.

Rodolfo Martínez, miembro de la Multisectorial por una Ley de Humedales, en diálogo con GO Noticias destacó “la falta de lluvias y el extremo calor. Se seca la hierba y es más fácil que el fuego se extienda”, y agregó luego el problema de los fuegos intencionales. “Si tiramos un fósforo en una laguna seca, un ganadero puede hacer crecer allí pasto verde para darle de comer a las vacas. Se está viendo una masiva especulación para ganar hectáreas. Hablamos de intereses ganaderos pero también inmobiliarios”, y a su vez, expresó que “hay una complicidad política en la falta de control” y que “el poder judicial no tiene una sola condena firme. Están a destiempo o corrompidos”.

En Neuquén, hace dos semanas permanece activo el incendio en Aluminé, que ya afectó a más de 6.000 hectáreas de bosque nativo. En Río Negro, desde el 7 de diciembre se encuentran activos los focos registrados en Bariloche, especialmente en los valles y centros que rodean los lagos Steffen y Martín.

En Chubut, los incendios ocurren en Lago Puelo, Tehuelches, Río Senguer, Futaleufú, Cushamen, Tehuelches, y desde horas se produce uno nuevo en Puerto Madryn, mientras que en Santa Cruz, se registra un foco activo en Lago Argentino. También se produjo un incendio sobre pastizales en la zona del Aeropuerto Norberto Fernández, de Río Gallegos. Tierra del Fuego se declaró en “alerta” y se registra un foco en Tolhuin.

En Buenos Aires las llamas afectaron al menos 800 hectáreas del humedal considerado “Reserva de Biósfera” y declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. De acuerdo con testimonios de vecinos, “el fuego habría sido intencional”.

En Corrientes, la situación es “crítica” y se registraron dos focos en la localidad de Guaviraví y uno en Yapeyú, que ya han devorado 400 hectáreas. En Entre Ríos ya son 200 las hectáreas afectadas y el fuego continúa avanzando. Además se registran unas 100 hectáreas afectadas en la localidad de San José. En Misiones los focos alcanzan Candelaria, El Soberbio, Eldorado, General Manuel Belgrano e Iguazú. Funcionarios advirtieron que “el peligro no se fue y hay que tener cuidado”.

Mientras Santa Fe permanece en estado de alerta por el crecimiento de los incendios que afectan zonas de islas, cercanas a las ciudades de Santa Fe y Rosario. Los bomberos de dicha provincia recibieron más de 80 llamados por distintos incendios, informó Uno Santa Fe. En Pilcomayo, Formosa, el fuego se encontraría extinguido, tras una ardua tarea de bomberos.

Las respuestas de parte del gobierno de la mano de ministro Cabandié han sido prácticamente nulas. Echar las culpas a las sequías, falta de lluvias y nieve es desligarse de las responsabilidades en el Estado. Luego de un año de incendios en todo el país, la situación no ha sido prevenida; más aun, como se ha demostrado, en vez de ampliar y aplicar e presupuesto necesario para apagarlos inmediatamente, se lo ha acortado por el ajuste en marcha.

Más que nunca, Fuera Cabandié. Necesitamos respuestas de manera urgente.

También te puede interesar: