Ambiente

14/9/2022|1653

HUMO EN ROSARIO

Rosario: gran movilización contra las quemas intencionales y por recursos para apagar el fuego

El saqueo y la contaminación son responsabilidad del gobierno.

Corresponsal

Cientos de personas se movilizaron hoy en Rosario para exigirle al gobierno nacional, al gobierno provincial y municipal los recursos que faltan –hace mucho tiempo- para apagar el fuego de las Islas del Delta. Es que hoy la Ciudad de Rosario y sus alrededores amanecieron cubiertos de humo, y el Centro de Monitoreo y Sistema de Alerta Temprana detectó los niveles más altos de toxicidad desde que se queman los humedales del Delta del Paraná.

Este aumento de la toxicidad catalogado como “Peligroso” se da mientras decenas de centros de salud y hospitales públicos provinciales están en conflicto y no atienden, porque el gobierno provincial de Omar Perotti está recortando contratos de médicos y enfermeros en nombre del “ajuste”. Además de los graves problemas de salud provocados por el humo, hay escuelas cerradas por la invasión de este y comedores comunitarios que no distribuyeron la comida porque está lloviendo una ceniza que contamina todo.

El viernes pasado se llevó a cabo una reunión abierta en el Concejo Municipal de Rosario donde se debatió acerca de la “nueva” Ley de humedales. Esta reunión congregó a todos los bloques políticos que para la tribuna reclaman el cese del fuego, pero forman parte de los partidos de gobierno, responsables de las quemas de más de 1.200.000 hectáreas de humedales, que han sido arrasadas en beneficio económico de un sector y en detrimento de la salud de la mayoría de la población. Vivimos un ecocidio ininterrumpido desde hace más de dos años a manos del agronegocio. La contracara de esos discursos fue justamente la intervención del Partido Obrero, que no solo exigió el cese de las quemas, los recursos para apagar el fuego, sino que denunció la complicidad de todos los gobiernos con el negocio de las quemas.

La movilización de hoy expresó este contenido, el de un pueblo cansado de la catástrofe ambiental y del humo tóxico, pero también del humo político de Fernández, Cabandié, Perotti y Javkin. Una importante delegación del Polo Obrero manifestó, además, la contaminación que se sufren en los barrios, por la falta de cloacas e infraestructura y por los basurales a cielo abierto que abundan en las barriadas populares.

Mientras el gobierno nacional, con Massa a la cabeza, entrega a los sojeros un dólar que funciona como un incentivo a los agronegocios, siguen cajoneando la Ley de Humedales para que no se apruebe ni se trate. Es evidente que el único interés del gobierno es conseguir los dólares para cumplir con los requisitos del FMI, algo que confesó el Ministro de Ambiente de la Nación.

Convocamos a toda la sociedad y al conjunto de los trabajadores este sábado a un nuevo corte del Puente Rosario Victoria a pelear contra este saqueo ambiental y exigimos que todos los niveles de gobierno pongan de inmediato a disposición los recursos necesarios para apagar el fuego y que podamos respirar. Fuera Cabandié, basta de quemas, ley de humedales consensuada ya.