28/02/2021

40 años de Queen en Argentina

Una gira inolvidable.

Queen una de las bandas más importantes de la historia, realizó 5 recitales en la Argentina que jamás serán olvidados por los amantes del rock. A fines de febrero y principios de marzo de 1981 hicieron temblar el cemento en Buenos Aires, en Rosario y en Mar del Plata. El cuarteto inglés fue la primera banda que vino al país en su mejor momento, al mismo tiempo fue el segundo recital de rock internacional en un estadio de futbol y la primera conexión del rock con el fútbol en las tierras del plata. La banda inauguró una excelente relación entre el público argentino y las formaciones europeas-norteamericanas, que elevarían al público argentino al pedestal del más fanático del mundo. Esta gira se dio en el cuadro de la última dictadura militar, que intentó utilizar la llegada de Queen con el objetivo de ocultar los desaparecidos y los campos de detención clandestinos que seguían operando en esa época.

Antes de Queen

El primer músico de rock internacional que se atrevió realizar un recital en una cancha de fútbol en nuestro país fue Santana; este guitarrista participó en el mítico festival de Woodstock (1969) con Jimmi Hendrix y otros gigantes; arribó a la Argentina en 1973 y el recital se realizó en el viejo gasómetro, con un sonido malo, con el campo vacío, el escenario en el medio del mismo y todos los espectadores a más de 40 metros. La falta de experiencia de los organizadores llevó a que el recital tuviera un clima frío. Después vino Joe Cocker, otro grande de Woodstock, en el año 1977, y realizó tres conciertos en el Luna Park. Posteriormente en 1980 The Police, el potente trío de Sting, tocó en un teatro reconvertido en boliche en Villa Urquiza para 800 personas.

Alfredo Capalbo, quien venía realizando recitales de Julio Iglesias y Joan Manuel Serrat por el interior del país, realizó un viaje a Los Angeles para reunirse con contactos y traer a otras figuras del ambiente de la música. Decepcionado con la oferta de traer a la actriz que representaba a la mujer maravilla en esa época (Linda Carter), tocó a unos contactos y consiguió una reunión con el manager de Queen. Esta banda tenía el objetivo de realizar una gira por Sudamérica, después de sus grandes giras por Europa, Estados Unidos y Japón. La gira por Latinoamérica tuvo algunos inconvenientes, por ejemplo Pinochet no autorizó la actuación en Chile y también existió cancelación de recitales en Brasil, México y Venezuela.

En los recitales de rock de la Argentina en la época del proceso reinaba la represión. Si alguien se ponía a bailar en un recital se acercaba un policía de civil y lo llamaba al orden y en las salidas de los recitales existían detenciones masivas; la movida del rock nacional era contracultural. Para el recital de Queen los asistentes no fueron molestados, pero a la banda le llamó la atención la cantidad de policías al frente del escenario y a los costados. El asesino Roberto Eduardo Viola, sucesor de Videla, intentó aparentar humanidad sacándose fotos con la banda; de conjunto la llegada de Queen intentó utilizarse, por la última dictadura, como una señal demagógica con alguna pequeñita apertura democrática.

 

Queen en Argentina

En diciembre del año anterior se difundió la noticia del arribo de la banda. Queen ya era una banda conocida y consagrada. En este año lanzaron su octavo disco en estudio, “Play the Game”, un muy buen disco que incluía éxitos como “Another One Bites the Dust”, el tema que le dio el nombre al disco y “Crazy Little Thing Called Love”. Si bien no fue el mejor disco de la banda, fue el más vendido. Introdujeron algunos sintetizadores, pero imperan temas de rock con algo de pop, y hasta rockabilly; todo con ese sonido particular e inigualable que supo desarrollar Queen. “El entusiasmo -actual y retro a la vez- que genera Queen es un reflejo tenue de lo que ocurrió en el país a fines de febrero de 1981. A la manera de la Beatlemanía en los sesenta, la presencia del cuarteto inglés desató una locura colectiva inédita, hasta ese momento, en Argentina”, señala un artículo de Infobae (18/11/18).

Juan Manuel Cibeira, director de la revista Pelo en esa época, comenta que los músicos cuando llegaron al país se sorprendieron por la recepción. Cientos de personas los esperaban en el aeropuerto, por las autopistas los perseguían más de 20 autos. En una entrevista a Freddie Mercury de China Zorrilla, la actriz uruguaya le decía que Queen estaba revolucionando a la Argentina y que muchos amigos uruguayos de ella estaban cruzando el Río de la Plata para estar en Vélez. Brian May (guitarrista de Queen), recordando los hechos, expresó que “los argentinos son gente muy amistosa, siempre que me encuentro a alguien en la calle que me abraza y lloriquea cuando se acuerda de Freddy, es argentino”.

El primer recital fue el 28 de febrero. Los teloneros de la banda fueron Miguel Mateos y Zas, que tuvieron la oportunidad de tocar ante un público masivo. A las 22:00hs sale Juan Alberto Badía (locutor y presentador televisivo de Canal 9 en esa época) y anuncia la salida de Queen. El estadio estalló, más de 50.000 gritaban a la par. En esos momentos se comenzaron a escuchar los primeros acordes de “We will rock you” en su versión rápida, que la banda utilizaba para abrir los recitales a pura potencia. Luego prosiguió “Let Me Entertain You”, otro tema muy rokero. Freddie Mercury recorría el escenario con una campera de cuero, mientras se sentía la potencia del sonido, junto a las luces de todos colores que subían y bajaban según el ritmo de un rock fuerte. El tercer tema fue el famoso “Somebody To Love”, un tema con un toque más sinfónico y se prosiguieron todos los himnos que por esa época la banda ya había compuesto. “Bohemian Rapsody” (el mejor tema de rock de la historia según una reciente encuesta europea) fue interpretado con la parte del medio grabada, era imposible para la banda repetir en vivo las 350 voces que se organizaron para realizar esos coros magníficos, pero esto no impidió el delirio del público cuando el tema pasó a su parte más dura.

 

Roger Taylor (el baterista y segundo vocalista de la banda), refiriéndose a esta experiencia, dijo: “a los argentinos les gusta cantar mucho”. Esto se hizo evidente en el tema “Love of My Life” donde el público cantaba toda la letra sin parar, sorprendiendo a Mercury y May que interpretaban este tema sin los otros dos integrantes. En Vélez se realizaron dos primeros recitales, luego Rosario y Mar del Plata, en estas dos ciudades se produjo la misma locura que en la capital porteña. Lejos de retroceder, la Queen manía crecía, los que habían participado de los recitales anteriores querían volver y los que no habían participado estaban desesperados por verlo. El último recital de esta gira por la Argentina fue el tercer concierto en Vélez, al que concurrieron más de 60.000 personas, se vendieron más entradas que las que hoy serían permitidas. La popular estaba por reventar, la policía para evitar una tragedia como la puerta doce en 1968, abrió una cantidad de boquetes en el alambrado permitiendo el paso de la gente al campo.

En un asado en la casa de los productores del evento, Mercury planteó que iba a salir con una camiseta argentina. Intentaron convencerlo de lo contrario dado que nadie todavía había establecido esa relación que hoy nos parece tan común. No contentos con salir solo con la camiseta argentina invitaron a Diego Maradona al escenario. En un momento salió Maradona y dijo: “yo le quiero agradecer a Freddie y a todos los del grupo Queen por hacernos tan feliz ahora”. Sonó “Otro que muerde el polvo” (Another One Bites the Dust) y el recital siguió a todo ritmo. Luego el típico cierre de esta banda en esta época, con los temas “Sheer Heart Attack”, con su estilo “pancoso” y violento; “We Will Rock You”, en su versión lenta, con su típico tripe golpe de batería acompañado por palmas; y “We Are the Champions”, una balada que se convirtió en el himno de todos los equipos campeones del mundo.

Lo que dejó Queen

Es difícil en la historia encontrar a un recital, o un conjunto de los mismos, que haya impactado tanto a los que asistieron. La palabra más utilizada para describir estos show es “impresionante”. Es que Queen en vivo tenía mucho músculo rockero, era un cuarteto compuesto de una guitarra eléctrica, un bajo, una batería, ocasionalmente piano y uno de los vocalistas mejores de la historia; la movilidad de Mercury en el escenario, con su estilo carismático, atrevido y rupturista, encandiló al público de nuestro país. Todos los observadores coinciden que la actuación de Freddie Mercury superó las expectativas; el artista se encontraba en un gran momento y sus acompañantes lo seguían sin errores. Es difícil que una banda que suena tan bien en estudio pueda reproducir esa magia en vivo, eso y mucho más fue el recital de Queen, el repertorio de la banda con temas de rock más duro, otros más sinfónicos, baladas, pop y vuelta a rock fuerte, hizo pasar por todas las emociones a los presentes. Fue un recital que nunca será olvidado.

También te puede interesar:

Declaró la compañera Margarita Tapia, quien fuera detenida junto a su esposo en la comisaría 7ma de Las Heras durante la última dictadura militar.
El represor dejará la cárcel común y gozará del beneficio de prisión domiciliaria.
Tapa de Prensa Obrera N°1617
Las organizaciones afines al kirchnerismo y al gobierno no estarán en las calles este 24 de marzo.