23/05/2021

Apagón educativo de Perotti y el Frente de Todos en Santa Fe

Con el acuerdo de las conducciones provinciales de Amsafe y Sadop, el gobierno suspendió las clases virtuales en toda la provincia.

En el marco del nuevo DNU del gobierno nacional que dispuso un paquete de restricciones tardías y parciales a la circulación por un tramo de nueve días, el gobernador Omar Perotti y su ministra de Educación, Adriana Cantero, anunciaron, en sintonía con la definición de Larreta en Ciudad de Buenos Aires, la suspensión de las clases presenciales y virtuales en toda la provincia.

Al momento de escribirse este artículo se emitió una circular para las escuelas privadas, retrocediendo de esta definición, producto de la indignación provocada en las familias y en la docencia. De circunscribirse este recule al ámbito de la educación privada, el gobierno estaría ensanchando aún más la brecha de la desigualdad educativa entre quienes van a la escuela pública y quienes van a la privada.

De acuerdo a las declaraciones de la ministra este viernes en el horario central de los noticieros y ante el rechazo de la medida por parte de Amsafe Rosario, la definición fue acompañada por las conducciones provinciales de Amsafe y Sadop, que por han optado por el silencio.

El argumento esgrimido por el Ministerio de Cantero en la circular N° 12 constituye todo un sincericidio respecto al fracaso de su política educativa y la de los gobiernos que los precedieron.

Allí se argumenta que “en nuestra provincia solo es posible sostener con un grupo mínimo (la educación virtual), ya que la inmensa mayoría de nuestra población escolar carece de conectividad, por lo tanto, dar continuidad con esos recursos, implicaría la posibilidad de unos pocos”.

Es importante recordar que desde el gobierno, tuvieron más de un año para avanzar en la resolución del problema de la conectividad y los soportes tecnológicos, en una provincia que contó con más de 50.000 estudiantes desvinculados del sistema educativo. Es por esto que desde Tribuna Docente acompañamos la movilización de la Juventud del Polo Obrero y la Unión de Juventudes por el Socialismo hicieron al Ministerio de Educación de Santa Fe, allá a lo lejos en febrero, reclamando por conectividad. En dos oportunidades las autoridades desconocieron el empadronamiento preciso de la juventud, que reclama wifi y compus para poder estudiar, adelantando este problema.

Mientras se arraigaba esta situación durante el 2020, el gobierno de Perotti se dedicó a hacer campaña por la presencialidad limitada en algunos departamentos del norte de la provincia, que incluso luego debieron retrotraer su situación a foja cero por el avance de la pandemia. Una iniciativa mediática e improvisada motorizada por la presión capitalista que reclamaba por la presencialidad en la consideración de abrir las escuelas-guarderías.

Conectividad 0: gobierno y oposición responsables

El gobierno trata de circunscribir el problema de la conectividad al tratamiento del proyecto “Santa Fe más Conectada”, que está trabado en diputados por su subordinación a un endeudamiento por 100 millones de dólares con el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF). Lo cierto es que ni siquiera la aprobación de este proyecto resolvería el problema en los tiempos planteados, para lo cual sería necesario tomar medidas extraordinarias que harían entrar en conflicto al gobierno con los intereses de las empresas de telecomunicación. Un paso que tanto desde el gobierno provincial, como desde el nacional, no están dispuestos a dar, ya que colisionarían con los intereses capitalistas que representan.

El Frente Progresista no quiere darle al gobierno este instrumento financiero, que será parte de la caja que el oficialismo ocupa para aceitar sus vínculos con las patronales y cumplir con los compromisos de deuda provincial nominada en un 99% en dólares. Ni a unos ni a otros les importa la deserción estudiantil, cuando se estima que alrededor de 100.000 estudiantes abandonaron en el 2020 sin que apareciera ningún tipo de asistencia y ahora se suspenden las clases sin que aparezca el wifi, las compus ni las becas, para que las pibas y pibes puedan seguir cursando.

Este “apagón educativo” impulsado por el gobierno provincial debe ser leído a la luz de la orientación “aperturista” que sostuvieron durante toda la pandemia y que tuvo recientemente el hecho bochornoso de manipular criterios e indicadores para pasar de considerar al Gran Rosario de zona de “alarma” epidemiológica y sanitaria, a zona “de riesgo”, y así forzar la presencialidad a como dé lugar en las escuelas, concebidas como lugares de cuidado, esto con la complicidad del propio gobierno nacional.

El resultado de esta orientación, defendida también por el “progre” Javkin, intendente de Rosario y todo el arco de la oposición (Juntos por el Cambio recurrió incluso a la justicia), fue el récord de casos diarios que llegó a 1.380 el día viernes solo en la ciudad de Rosario, de los 3 mil que registró la provincia en ese pico. Rosario cuenta con casi la mitad de las 5.068 muertes que registra la provincia.

Superemos la subordinación de las burocracias a los gobiernos

El “apagón educativo” contó también con la complicidad de las burocracias sindicales de Sonia Alesso en Amsafe y de la conducción provincial de Sadop. A la burocracia celeste que intentó forzar la presencialidad a como dé lugar con el argumento de que si era necesario por los pibes, “habría que trabajar más días”, cuando el gobierno adelantó que se trabajaría en vacaciones, pese a que nunca dejamos de trabajar.

A la burocracia no se le cae una palabra ante este nuevo avasallamiento del gobierno al derecho de lxs pibes a acceder a su educación. Detrás de la demagogia se esconde una fuerte política de integración al Estado y de subordinación vía un “Pacto Social” que maniatan a lxs trabajadores.

Ya son varias las escuelas e instituciones educativas que sumándose al llamado de Amsafe Rosario a desoír la resolución del gobierno han definido sostener el acompañamiento pedagógico virtual la próxima semana. Esto es la expresión de algo ya preexistente, que es la autoorganización de las escuelas ante la desidia, inoperancia y la improvisación de un gobierno orientado por una fuerte impronta antieducativa.

Esta orientación debe empalmar con los reclamos de la Juventud de los barrios que por ejemplo, desde el Polo Obrero viene movilizándose al Ministerio de Educación en reclamo de conectividad y soportes tecnológicos. Los centros de Estudiantes secundarios deben jugar también un rol en este sentido. Así lo ha hecho la conducción del Centro de estudiantes del Normal 1, que ya se ha pronunciado al respecto.

Tribuna Docente viene de impulsar un paro contra la presencialidad que expone a la población sin vacunas ni trabajo ni comida ni camas al contagio y la muerte, incluido los docentes reemplazantes, que han sido la carne de cañón de esta precariedad enorme del sistema educativo.

Como parte de un plan de lucha más vasto, la docencia necesita romper la política de contención de Ctera y también de la centroizquierda de la CTA, que se funda en la desmoralización y el seguidismo al nacionalismo que tributa al Frente de Todos. Desde la oposición antiburocrática, junto a lxs reemplazantes, la docencia harta del maltrato y los atropellos, la juventud que no se resigna a la pobreza y la miseria, debemos levantar un frente único de lucha en defensa de la educación estatal, gratuita y laica. Es una perspectiva que llamamos a llevar adelante como parte de una lucha integral en defensa de la educación, la salud y la vida.