22/04/2021

Reunión Trotta-Fernández: ¿otro recule del gobierno?

Se discutió una "presencialidad administrada" a partir del 30 de abril.

Tras una semana de desaparición completa mientras todo el país discutía que pasaba con las clases, el Ministro de Educación Nicolás Trotta se reunió con Alberto Fernández. Según ha trascendido en todos los medios, en la reunión se discutió la perspectiva de una “presencialidad administrada” luego del 30 de abril cuando vence la suspensión decretada en el DNU 241/21. En medio del tironeo judicial con la Ciudad sobre el cumplimiento del decreto, la reunión es un gol para Larreta.

Sin que haya ninguna evidencia de que la situación sanitaria vaya a mejorar en los próximos 10 días (más bien todo lo contrario), el gobierno nacional ya abrió la puerta para buscar un compromiso con el jefe de gobierno y su política bolsonarista.

Este giro que se ve en la reunión con Trotta, a quienes muchos daban por despedido, tuvo un antecedente en la conferencia de prensa del lunes. A contramano de la expectativa de un amplio sector de la docencia porteña que esperaba que el presidente “ubique” al jefe de gobierno, Alberto Fernández evitó cuidadosamente cualquier referencia explícita a la continuidad de las clases presenciales en CABA. Con este silencio, el gobierno kirchnerista dejo la suerte de la docencia y de la comunidad educativa de la ciudad en manos de la corporación judicial. Tomemos nota.

El contrapunto con la reunión Trotta-Fernández, estuvo en la masiva asamblea docente convocada por Ademys que votó la continuidad del paro, acompañar la movilización de la juventud piquetera por dispositivos y conectividad y una nueva asamblea el viernes para definir nuevas acciones. Tribuna Docente advirtió a la asamblea sobre el significado político de esta reaparición del Ministro de Educación. Y en la misma línea planteamos la exigencia al Ministerio de Trabajo nacional de que intervenga contra los descuentos por día de paro, porque no es admisible que la docencia pague la incapacidad del gobierno nacional de hacer cumplir su propia ley.

La lucha docente fue la que logró quebrar el relato de que “las escuelas no contagian” que sostenía todo el gabinete nacional hasta horas antes del DNU y la lucha docente, junto con la del conjunto de lxs trabajadores, es la que puede garantizar que se cumpla la suspensión de las clases presenciales y que se tomen todas las medidas necesarias para que ello no lleve a una mayor desescolarización y un recrudecimiento de la miseria social. Adelante compañerxs.

También te puede interesar:

La ley de Fernández no garantiza el cuidado de la salud.
Nos organizamos por el salario y por la vida.
La encerrona en que se encuentra toda la política económica de rescate de la deuda.
El gobierno simula medidas sanitarias, pero manda a millones de trabajadores a contagiarse.