21/07/2021

Penes de madera: profundicemos el debate

Hablemos de derechos sexuales y reproductivos.
EPA- Psicología / UJS - Filosofía y Letras

Las redes se encendieron con la noticia de que el Ministerio de Salud licitará 10 mil penes de madera, dispensers de preservativos y maletines por un total de $13.371.100 que serán utilizados en el marco de las campañas de prevención del VIH-Sida y las enfermedades de transmisión sexual. Esta licitación está destinada a servir como insumo para los CAPS, programas regionales y municipales, apuntando a la asesoría e información de la comunidad. La asesoría y atención en materia de salud sexual se encuentran tipificados en la ley 25.673 de Salud sexual y procreación responsable.

Con el revuelo generado en las redes el HT #MiEsi se volvió tendencia casi de inmediato cuando los usuarios de la app comenzaron a describir en menos de 140 caracteres la Educación Sexual Integral que recibieron.

 

En el desarrollo de la polémica en las redes, intervinieron diversos sectores del arco político. Representantes políticos del oscurantismo se escandalizaron por esta compra. Es el caso de el carapintada de Gómez Centurión quien hubiese adquirido 1 millon de pepinos para que el personal médico lleve adelante la asesoría y atención.

 

A su turno, la ministra Carla Vizzotti, en medio de todo este debate, afirmó que esto demuestra “cuánto necesitamos Educación Sexual Integral en nuestra sociedad”. Pero estos dichos se contraponen con la realidad que se vive en las escuelas frente a la falta de una ESI laica y científica que el gobierno que integra la ministra no garantiza, ese es el verdadero escándalo.

Una problemática urgente para la salud de todes

En nuestro país las estadísticas recientes muestran una situación realmente preocupante. Segun una investigación realizada por AHF: ‘’Sólo el 14,5% de los argentinos utiliza preservativo en todas sus relaciones sexuales, el 65% lo hace solo a veces y el 20,5% nunca.’’ El uso del preservativo es fundamental para la prevención de enfermedades de transmisión sexual. Según revelan diferentes especialistas, es preocupante el alza en la transmisión de ITS dentro de la población.

El Estado es quien debería garantizar los métodos de profilaxis y no lo hace. Como tampoco garantiza el acceso a métodos de prevención de transmisión de ITS para las diversidades sexuales y de género, sólo se limita a recomendar “salidas caseras” como el campo de látex, que no son seguras ni cómodas y tampoco contemplan todas las prácticas sexuales entre personas con vulva.

Ya que estamos, hablemos de la ESI

Que hace falta ESI lo sabemos de sobra quienes nos movilizamos por este derecho a lo largo y ancho del país. Hace años venimos denunciando que la implementación de la Ley ESI es escasa y en la mayoría de los colegios donde se imparte es por la buena voluntad de les docentes, quienes no reciben casi capacitación. Atendiendo a esta problemática la legisladora por el PO en el FIT- U Amanda Martín presentó un proyecto para la creación del cargo docente de Educación Sexual Integral.

No alcanza solo con los penes de madera, el gobierno mientras sigue recortando el presupuesto en salud y subejecutado el que es destinado para la ESI, permite que sean los intereses oscurantistas los que dominen la política que impiden la efectiva implementación. Estudiantes y docentes venimos reclamando que haya kits, espacios especiales y que se dicte la ESI laica y científica en todas las escuelas del país. Sin embargo, prima el artículo 5to que habilita el ideario institucional para que estos contenidos no se den en las escuelas confesionales que hoy representan el 50% de la educación o para que las provincias tampoco la imparten.

El ajuste presupuestario en salud y educación y el fortalecimiento de los lazos entre las Iglesias y el Estado es incompatible con la ESI que reclamamos.
Esta polémica sirvió para que, nuevamente, muchas personas pongan sobre la mesa el tipo de educación sexual que recibimos hace años en nuestro país.

A 15 años de la sanción de la ESI, nos siguen negando este derecho fundamental para nuestras vidas. Pero nos cansamos de que esta tenga que ser nuestra realidad, queremos disfrutar y gozar, queremos relacionarnos sin prejuicios ni violencias. Como lo hicimos conquistando el aborto legal, tenemos que movilizarnos masivamente reclamando la efectiva aplicación de una ESI laica, científica y que contemple a las diversidades sexuales y de género. ¡Sumate!

 

También te puede interesar:

Por una Educación Sexual integral científica, laica y respetuosa de las diversidades sexuales y de género.
Una materia pendiente de todos los gobiernos.
Marchan desde las puertas del hospital. ¿Cómo seguimos después?
Presunto femicidio que hacen pasar como suicidio.