27/08/2021

Trotta, Ctera y Suteba redactan juntos las reformas antieducativas y precarizadoras

En los últimos días, se ha puesto de moda pedir la reforma de la escuela que tenemos, en pos de la que supuestamente necesitamos en la post pandemia, para recuperar a las/os alumnas/os que se han desvinculado y para brindar una educación que permita la incorporación al mercado laboral. En todos los casos, un planteo central es el desmantelamiento de la escuela secundaria para reemplazarla por un mero entrenamiento laboral.

Ambas cuestiones implican modificar las condiciones laborales docentes, incorporar la bimodalidad y la flexibilidad del estatuto del docente, en sintonía con los reclamos de reforma laboral que están haciendo la UIA y el gobierno de Alberto y Cristina, como parte de sus compromisos con el FMI.

El diario La Nación acaba de publicar una editorial bajo el título “Educar para el Trabajo”. Justifica esta explícita orientación de colocar a la escuela como apéndice de las empresas en que la mitad de los alumnos no terminan el secundario y que, entre los que sí lo hacen, la mayoría “son provenientes de sectores sociales que buscan otros perfiles laborales distintos a los que demanda una terminal automotriz”. Citando a un vocero de la mercantilización educativa, Gustavo Iaes, el diario apoya su propuesta de “reducir la cantidad de materias a cursar y rediseñar la currícula para que tenga más relación con el mundo real del trabajo” (25/8). Para quienes no lo conocen, Iaes fue el candidato a ministro de Educación de Sergio Massa, cuando se postuló a la presidencia de la Nación.

Por su parte, el gobierno nacional, vía la paritaria nacional docente con el ministro Trotta, anunció la necesidad de aprobar leyes educativas. En la reciente paritaria “desde la cartera educativa, sindicalistas y funcionarios analizaron la posibilidad de coincidir en un Convenio Colectivo de Trabajo sectorial”, es decir, flexibilizar las condiciones laborales consagrados en los estatutos docentes (Diputados Bonaerenses, 10/8).

En Entre Ríos, el gobierno peronista del Frente de Todos ya ha elaborado una reforma educativa hacia la “escuela que necesitamos”. “Hacia la reconfiguración de la escuela secundaria entrerriana”, el gobierno propone que “es necesario que la escuela secundaria diseñe estrategias amplias para garantizar el derecho a la educación en términos de igualdad e inclusión pedagógica y social”, porque “la gramática escolar, que se apoya en una estructura tradicional del sistema educativo, resulta ampliamente excluyente y expulsora”.

¿Qué tal? Entonces propone eliminar los ciclos y adaptar la escuela a tantas trayectorias educativas como resulten necesarias, “el abordaje de proyectos trimestrales, anuales o ciclados, desde estrategias metodológicas variadas y flexibles”. Educación por proyectos, orientados a las necesidades empresariales de la provincia, acotados en el tiempo y fuera de las condiciones laborales de los estatutos docentes.

Por último, junto al gobierno del Frente de Todos, los gobiernos de la oposición de macristas y radicales avanzan en el mismo sentido. En Mendoza, a través de un acuerdo con la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI), el gobierno puso en marcha una reorganización educativa “en pos de la unión del mundo del trabajo con la matriz productiva de Mendoza y generar trabajo real” (Convenio Mendoza-OEI). El año pasado, una vigorosa movilización del SUTE y de la comunidad educativa derrotó el intento del gobierno de aprobar una reforma educativa en esa dirección.

Suteba, a la cabeza

La dirección del Suteba ha lanzado una campaña por un Congreso Educativo que promueva la reforma de la actual escuela. En el documento de debate plantea que “la pandemia puso en jaque los modelos tradicionales de Escuela y las trayectorias estudiantiles reales. El desafío de este tiempo es la universalidad y modificar progresivamente las condiciones en el acceso, tránsito y egreso en cada uno de los Niveles y Modalidades educativos”.

Con esta caracterización, la dirección del Suteba llama a un debate “épico” sobre la educación que resuelva “políticas para la Educación Secundaria (y general) que queremos en este tiempo histórico, en los que la organización escolar, la organización curricular y la organización del trabajo docente garanticen el desarrollo de proyectos educativos, que acompañen y fortalezcan integralmente las trayectorias educativas de todxs lxs Estudiantes”. Es decir, flexibilizar todas las condiciones laborales de maestros y profesores.

Las aclaraciones de que todas estas modificaciones deben ser preservando los derechos laborales docentes son palabras para la tribuna, cuando pregonan “nuevas regulaciones de formas de acceso al trabajo” – el Convenio Colectivo de Trabajo sectorial que quiere Trotta- y cuando reivindican el ultra precarizador “Programa de Fortalecimiento de Trayectorias Educativas (FORTE)” (documento Suteba).

No a esta entrega: todos al plan de lucha de los Sutebas Multicolores

Mientras se urde esta entrega del estatuto docente, la dirección de Suteba propone votar favorablemente a un acuerdo salarial en Buenos Aires que mantiene salarios básicos de indigencia y salarios conformados de pobreza en toda la escala salarial.

Tribuna Docente llama a rechazar esta reforma antieducativa y precarizadora que promueve Ctera junto a los gobiernos del Frente de Todos, y el reclamo de salarios y jubilaciones que partan de un inicial que supere la línea de pobreza, hoy alrededor de 67 mil pesos, y respete todas las categoría fijadas en el estatuto docente.

En este camino, un masivo Plenario de Delegados de Escuela convocado por los Sutebas Multicolores, realizado el jueves 25 de agosto, votó la continuidad de su plan de lucha por estos reclamos y convocó a una movilización a la ciudad de La Plata el próximo 1 de setiembre.