Avanza la lucha de los trabajadores de la salud en Reino Unido

Médicos en lucha

En medio de la escalada de huelgas en Europa, los médicos junior del Reino Unido pararon 4 días en reclamo por un aumento salarial del 30%. No es un episodio aislado: desde los trabajadores de la oficina de pasaportes y la seguridad aeroportuaria, hasta los ferroviarios, han desarrollado medidas de fuerza en los últimos meses.

Esta coyuntura de múltiples huelgas responde principalmente a la pérdida de salario frente a la escalada inflacionaria que ha sufrido el viejo continente. En este sentido, los médicos jóvenes denuncian una pérdida del salario real de más del 26% en los últimos 15 años, lo que va a la par de un deterioro del sistema de salud británico, a raíz del ajuste del gobierno.

El martes 11 se inició el paro de labores por 96 horas, donde participaron más de 60.000 trabajadores; se calcula que los piquetes en los hospitales obligaron a reprogramar más de 350.000 citas médicas, lo que representa la huelga más importante en la historia de la NHS (Sistema Nacional de Salud). Al igual que los residentes en la Argentina, los “Junior Doctors” son de los escalafones más precarizados del sistema de salud británico, y por ende se han visto golpeados como nadie por la pérdida del salario,  acercándose velozmente al índice de pobreza. En este sentido, los médicos junior sin experiencia perciben un salario de aproximadamente £ 14 la hora; cuando el salario mínimo legal es de £ 10,42 la hora.

Por esto, el reclamo de la BMA (Asociación Medica Británica) del 35% de aumento salarial representaría un aumento de £ 5 por hora que elevaría el salario anual de £ 29.384 a casi £ 40.000 anuales. Vale señalar que se podría sumar a la lucha el ala de médicos consultores de la BMA; la acción se comienza a extender a todos los escalafones del NHS.

A su vez, las enfermeras han sido otro de los gremios más afectados por la pérdida de salario y a través de múltiples huelgas y piquetes han conseguido que el gobierno de Rishi Sunak les ofreciera un aumento. No obstante, el alza ofrecida del 5% está muy por debajo de la inflación. Ante esto, se realizó una masiva campaña en pos de rechazar dicho acuerdo, campaña no apoyada por los líderes del sindicado RCN (Royal College of Nursing) que pretendían entregar la lucha aceptando el ofrecimiento del gobierno.

En asamblea de apoyo o rechazo a la oferta deficiente del gobierno participó el 61% de los miembros del sindicato, ganando con un 54% el rechazo a la propuesta. No solo ganó el rechazo a la propuesta, sino que se anunció y votó una nueva huelga de 48 horas del 30 de abril al 2 de mayo. Dicha huelga tendrá la característica, votada en asamblea, de “no derogable”; o sea que ningún personal del sindicato podrá deponer la acción, y se llamó al resto de sindicatos de enfermería en Reino Unido a sumarse a la lucha.

Los trabajadores de la salud pueden triunfar en sus reclamos, como los residentes y concurrentes en Argentina que vencieron al gobierno porteño de Horacio Rodríguez Larreta y a la burocracia sindical, con un plan de lucha progresivo de más de dos meses de movilizaciones.

La lucha es el camino.