21/12/2021

Estados Unidos: los trabajadores de Starbucks se organizan

Comenzó un proceso de sindicalización inédito en la cadena de cafeterías.

Una elección sindical protagonizada por el pequeño colectivo obrero de una de las sucursales de Starbucks de Buffalo, Nueva York, ha sido una de las noticias de la semana en Estados Unidos. Con 19 votos positivos y 8 negativos, los trabajadores de la sucursal votaron por conformar un sindicato, con lo que se transforma en el primer local en contar con representantes gremiales de los más de ocho mil que posee el gigante del café en el país.

La trascendencia del hecho se relaciona con que concentra buena parte de los principales problemas de la clase obrera estadounidense. Es que el principal recurso con el que los capitalistas buscan remontar la crisis económica es el aumento de la explotación obrera, para lo cual es un objetivo primordial la atomización de los trabajadores. En el país del norte esta orientación contaba en general con un éxito significativo, habida cuenta la reducción del porcentaje de trabajadores sindicalizados que tuvo lugar en las últimas décadas; un proceso que se viene revirtiendo en los últimos años.

A la vez, es una muestra más del nuevo clima en la lucha de clases, generado por la rebelión popular del 2020, y que viene teniendo su expresión en los lugares de trabajo, con huelgas por salario y con luchas por poner en pie representaciones sindicales. Los trabajadores de grandes empresas como Amazon, John Deere o McDonald’s han salido a la lucha en el último periodo. En Starbucks, los reclamos principales son los bajos salarios y la falta de personal, lo que lleva a una sobrecarga de trabajo. De manera preventiva y temiendo una réplica masiva de lo ocurrido en Buffalo, la empresa estaría disponiendo un aumento general para llevar el salario a (escasos) 15 dólares por hora.

En otras dos sucursales de la ciudad, a pedido de los trabajadores, también tuvieron lugar elecciones para conquistar la organización sindical. Los comicios en estos locales arrojaron una victoria y una derrota, pero en ambos casos se ha solicitado la revisión de la elección, por la manipulación del padrón que realizó la empresa. Consciente de la importancia de este proceso que se desarrolla por abajo, Starbucks hizo todo lo posible por amedrentar a los trabajadores y para que el intento de sindicalización termine en una derrota.

Las maniobras de la empresa incluyeron no solo el envío de votantes que no trabajaban en las sucursales donde se realizó la elección, sino también la llegada a Buffalo de los principales gerentes de la compañía que pasaron a supervisar directamente la labor de los trabajadores, así como también la contratación del principal buffet de abogados anti sindicales. A esto le sumaron una campaña de miedo: haciendo notorio lo que implica un colectivo obrero organizado, amenazaron con el peligro que conllevaría para la rentabilidad empresaria la existencia de sindicatos. El ejemplo de Buffalo ha prendido y en otras sucursales del Estado de Nueva York, así como en locales de Arizona y Massachusetts están peleando por poner en pie su organización gremial.

La pujanza de la juventud obrera enfrenta problemas políticos a sortear, no solo los que colocan las empresas. La mayor parte de las direcciones de los sindicatos apoyan resueltamente al Partido Demócrata, tal es el caso del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios (SEIU), el gremio en el que se encuadran las cadenas de restaurantes. A pesar de la baja tasa de afiliación, el SEIU es una poderosa organización pero que no ha puesto esfuerzo alguno en impulsar los reclamos obreros. El ala izquierda del Partido Demócrata (PD), liderada por Bernie Sanders, viene manifestándose a favor de la sindicalización. Como lo ha probado con la desestimación de una candidatura (y más en general de una política) independiente del establishment demócrata, la orientación del PD es ser el último recurso de cooptación estatal de los trabajadores y la juventud.

Con todo, el proceso de Starbucks es otro ejemplo de cómo la juventud obrera viene siendo protagonista en la lucha de clases. Siendo la principal víctima de la precarización y los bajos salarios, es testigo de la falta de cualquier perspectiva de progreso social bajo este régimen. El desarrollo a fondo de esta tendencia es el mejor escenario para forjar una vanguardia obrera independiente del Estado y los partidos de gobierno.

En esta nota

También te puede interesar:

17 muertos y decenas de heridos en el barrio neoyorquino.
Un panorama de la lucha del movimiento de mujeres y diversidades en el continente.
La escritora estadounidense falleció a los 69 años. Fue una docente, activista e intelectual relevante del feminismo de clase y antirracista.