Huelga histórica de los ferroviarios de Reino Unido

Una de las huelgas más importantes en 30 años

Esta semana, los ferroviarios del Reino Unido desarrollaban tres jornadas de paro (21, 23 y 25), una de las mayores huelgas en los últimos 30 años. La convocatoria fue realizada por la Unión Nacional de Trabajadores Marítimos, Ferroviarios y del Transporte (RMT) y es por un aumento salarial acorde con la inflación y contra los despidos. Cuenta con el apoyo de trabajadores de otros sectores, como los del sector público y sanitario.

Viene precedida de una gigantesca movilización de 50 mil trabajadores, el sábado 18, en protesta por el alza en el costo de vida.

El gobierno conservador de Boris Johnson buscó romper la huelga desde un principio, instigando a las empresas afectadas a incorporar trabajadores tercerizados para mantener los servicios activos. En ese sentido, Grant Shapps, ministro británico de Transporte, se negó a reunirse con los sindicatos en pos de resolver la disputa, catalogando la decisión del paro como “increíblemente decepcionante”. Pese a esto, la huelga no logró ser contenida, y otros sindicatos han sido inspirados para tomar acciones directas. Los trabajadores del correo evalúan un paro para julio. Incluso la TUC, la mayor central sindical del Reino Unido, famosa por su inmovilismo, ha mostrado apoyo a la huelga.

La crisis inflacionaria ha alcanzado datos de característica históricas, con una inflación actual de 9,2% interanual, la más alta en los últimos 40 años. Uno de los rubros de mayor aumento es el de la energía, que se incrementó en abril y se prevé otro salto durante este año; todo esto ha llevado a un fuerte deterioro del poder adquisitivo de los salarios.

La crisis capitalista, agudizada por la pandemia y la guerra, está conduciendo a huelgas, movilizaciones y rebeliones en varios países del mundo. En Bélgica hubo esta semana un paro general con movilización por el mismo reclamo que los ferroviarios británicos.

En conclusión: nos encontramos frente a un proceso histórico de movilización de los trabajadores del Reino Unido, que se une a un cuadro de debilitamiento político de Johnson y las tensiones del Brexit.

Es clave una salida política de los trabajadores.