26/10/2021

Polonia: enorme movilización del movimiento de mujeres, a un año de la restricción casi total del aborto

El fallo afecta a las mujeres y niñas más pobres.

A un año del fallo del Tribunal Constitucional que restringe la causal de interrupción del embarazo incluso por malformación del feto decenas de organizaciones se movilizaron en distintas ciudades del país, . Este fallo impulsado por jueces adictos al PiS, el partido que gobierna, colocó de hecho una prohibición al aborto es casi total: según datos oficiales, el 97% de los abortos legales son por causa de malformación del feto. La sentencia se dictó cuando las restricciones por la pandemia hacían sumamente difícil y costoso viajar para recibir atención médica, y dio lugar a las manifestaciones más multitudinarias en el país en décadas, lideradas por el movimiento de mujeres (Amnesty, 19/10).

El reclamo central de la movilización denunció que las mujeres y niñas se enfrentaron a obstáculos peores desde el dictamen de esta sentencia. También para los profesionales de la salud, ya que quienes defienden los derechos humanos de las mujeres también se enfrentan a un entorno cada vez más hostil y peligroso en sus lugares de trabajo. Las mujeres polacas ya se habían movilizado varias veces, bloqueando los accesos de varias ciudades, incluso la capital, para hacer oír su reclamo.

Federa, una organización polaca de salud y derechos reproductivos, declaró haber realizado unas 8.100 consultas en los 11 meses posteriores a la sentencia, tres veces más que en el mismo periodo de años anteriores.  En una reciente entrevista con DiarioAr (23/10), Urszula Grycuk, una de las activistas referentes del movimiento, expresó que “Aunque la decisión del Constitucional no entró en vigor hasta fines de enero, al día siguiente les llegaron las primeras peticiones de ayuda de mujeres a las que se les denegó el aborto en hospitales polacos”. La activista también denunció los amedrentamientos hacia los profesionales de la salud. “La consecuencia terrible de esta sentencia ilegítima es el efecto amedrentador sobre los médicos, que temen la responsabilidad penal y se muestran reacios a prestar servicios de aborto, aunque haya una amenaza para la vida y la salud. Hay una gran desorientación e incertidumbre entre las personas que necesitan abortar, o que quieren ayudar a alguien a acceder a él, sobre lo que es legal y lo que no lo es. Según la ley, las mujeres no son castigadas por sus propios abortos, pero después de la sentencia no están seguras, temen por sus allegados”.

Según estadísticas, las mujeres y niñas más afectadas son las más pobres y de zonas rurales o marginalizadas. “El acceso al aborto es una cuestión de clase: las que tienen dinero, las que viven en las grandes ciudades, pueden pedir una pastilla o abortar en el extranjero. El problema se resuelve para algunas”, finalizó Grycuk.

Que se profundice esta restricción resulta una avanzada reaccionaria de la alianza entre la Iglesia Católica y el gobierno de Ley y Justicia, con la ley más restrictiva de toda la Unión Europea. Las mujeres polacas organizadas y a las calles, para que el gobierno oscurantista y las iglesias retrocedan. ¡Arriba la lucha!

También te puede interesar: