20/04/2021

La Juventud del Polo Obrero San Martín se pone de pie

En la plaza Mitre en Ballester, localidad de San Martín, nos juntamos pibxs que decidimos formar la Juventud del Polo Obrero en el distrito. Hubo compañerxs de los barrios Loyola y La Rana.

Hubo dos problemas centrales. Desde aquellos jóvenes que aún tienen estudios pendientes y no pueden llevarlo a cabo, por lo que exigimos becas, compus y wifi para poder estudiar o incluso conseguir un trabajo. Hasta los jóvenes que aún con estudios completos no consiguen trabajo y con suerte agarran una changa.

Por eso discutimos impulsar un empadronamiento virtual con estos reclamos, entendiendo que es el gobierno el que debe hacerse cargo. La ocupación del Ministerio de Educación por la juventud piquetera hace unas semanas fue contundente.

Solo van a avanzar nuestros reclamos saliendo a luchar contra el gobierno que destina todos los recursos al pago de la deuda externa y al FMI, a costa de hundir en la pobreza a 6 de cada 10 jóvenes. Que las vacunas de Covid se produzcan en Argentina pero se las lleven afuera fue ilustrativo.

Las nuevas medidas frente a la pandemia generaron polémica, planteando que son una aspirina, mientras nos piden quedarnos en casa pero sin un mango. No hay un seguro a los desocupados, y el accionar de la policía recae más que nada sobre los jóvenes con todo tipo de arbitrariedades. Los trabajos precarios como de repartidores (Pedidos ya y otros) también fueron motivo de debate.

Por último, en la medida que la pandemia lo permita, nos propusimos armar talleres de género, una murga, partidos de futbol y volley, así como hacer una stencyleada por los barrios para hacernos conocer junto a un Instagram propio. Votamos este plan y nuestro delegado a mano alzada. No nos interesa hacer carrera política o manejar a dedo; somos una organización democrática y de lucha por las reivindicaciones de la juventud que enfrenta a todos los gobiernos capitalistas.

La próxima parada será el 27 de abril, cuando se reúne el Consejo del Salario. El aumento del salario mínimo, hoy por debajo de la línea de pobreza, repercute directamente sobre nosotrxs y los programas sociales que conquistamos.

Teniendo en cuenta todo lo mencionado, está claro nuestro objetivo: queremos oportunidades de trabajo, queremos estudiar, queremos dejar de ser el centro de críticas por la falta de edad. En resumidas palabras, los jóvenes quieren avanzar de la manera que se merecen. Vamos por eso. ¡Sumate!