27/06/2021

Este 28J retomemos el camino de Stonewall ¡Basta de hambre y crímenes de odio!

Radio abierta del FIT-U a las 16:00 frente al Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad y movilización al Congreso.

El 28 de junio se cumplen 52 años de la revuelta de Stonewall, Estados Unidos. El hecho sucedido en 1969 visibilizó los reclamos del movimiento LGBT+ alrededor del mundo. En conmemoración, se celebra el día internacional del orgullo LGBT+.

¿Qué pasó en 1969?

La rebelión de Stonewall se inscribe en un contexto de agudización de la lucha de clases. A finales de los años 60 la guerra imperialista en Vietnam encontraba su resistencia entre lxs trabajadores, jóvenes y artistas (en 1969 se realizaba el festival de Woodstock, hito de la oposición a la guerra). Al mismo tiempo el movimiento de mujeres y el “Black Power” también se levantaban en las calles por sus derechos democráticos golpeando con un solo puño al Tío Sam. En 1968 estalló en Francia una rebelión obrero-estudiantil denominada el Mayo Francés, y del otro lado de la cortina de hierro las masas se levantaban en Checoslovaquia contra la burocracia stalinista en la llamada Primavera de Praga. Argentina tampoco escapaba a este clima de época: en junio de 1969 se gesta una rebelión obrera que tirará abajo la dictadura de Onganía, el Cordobazo.

El imperialismo norteamericano tenía una particular hostilidad hacia las personas LGBTI+, ya que las relaciones sexoafectivas públicas y privadas entre personas del mismo género eran penadas en todos los Estados Unidos salvo en Illinois. Se prohibía a las personas abiertamente homosexuales tener trabajo y hasta se les negaba las licencias para ejercer varias profesiones. En Nueva York, donde se encontraba el bar Stonewall Inn, las leyes contra las diversidades sexuales y de género eran una profundización de esa política, llegando a un carácter híperrepresivo; muchas personas eran detenidas debido a sus identidades y sexualidades.

El punto de ebullición se alcanzó un viernes 28 de junio, cuando en el bar Stonewall Inn quienes se encontraban distendiéndose luego del funeral de Judy Garland fueron víctimas de uno de los habituales operativos policiales. Cuando las fuerzas represivas encontraron resistencia al hostigamiento, se inició la llamada revuelta de Stonewall, que duró entre cinco y seis días con enfrentamientos callejeros contra los agentes policiales.

Ésta fue la chispa que dio paso a la irrupción del movimiento LGBTI+ en la situación política de aquel momento, y el antecedente directo de la primera marcha del orgullo llamada “Marcha de la liberación de Christopher Street” (la calle donde se encontraba el bar). realizada en Nueva York en 1970. 10.000 personas se concentraron en el Stonewall Inn para marchar hasta el Central Park.

Argentina: pionera en la organización LGBT+

En la Argentina de 1969 el activismo ya estaba dando sus primeros pasos en la formación de sus propias organizaciones: el grupo Nuestro Mundo, fundado en 1967, se considera una de las primeras organizaciones LGBT+ a nivel mundial, y estaba conformada por activistas obreros de izquierda que habían sido discriminados por sus propias organizaciones. Este grupo confluiría junto a otras organizaciones en el Frente de Liberación Homosexual en 1971, que llegó a agrupar a cientos de militantes, en su mayoría obrerxs que se organizaban en distintos lugares del país. Durante los gobiernos de Perón, Isabel y luego la dictadura militar, el FLH sufrió una brutal persecución, no solo por sus identidades y sexualidades sino porque mantenían una ideología que oscilaba entre el comunismo y el peronismo de izquierda. Esto causaría la disgregación de la organización y el exilio de sus principales cuadros militantes.

En los años 80 el recuperando esta experiencia vivida por un incipiente movimiento LGBT+ -y de la mano de la lucha por memoria, verdad y justicia llevada adelante por el movimiento de lucha por los derechos humanos- las diversidades sexuales y de género vuelven a organizarse por sus propios reclamos. Particularmente contra los edictos policiales y códigos contravencionales heredados de la dictadura y las campañas de asociación del colectivo LGBT+ a la “peste rosa”del Sida.

De la marcha del orgullo a la marcha contra los travesticidios

En Argentina la primera marcha del orgullo se realizó el 28 de junio de 1992, con alrededor de 300 personas y contando con el apoyo de las Madres de Plaza de Mayo. A partir de 1997 se tomó la decisión de realizarla en noviembre, en conmemoración de la fundación de “Grupo Nuestro Mundo”.

En nuestro país y alrededor del mundo ocurre un proceso de mercantilización de las marchas del orgullo, donde las marcas ven en esta una oportunidad de realizar grandes campañas marketineras debido a la masividad y creciente convocatoria de la marcha del orgullo. Es así que hasta el gobierno porteño impulsa el “Orgullo BA” de la mano de la Comisión Organizadora liderada por la FALGBT, quien desde sus inicios fomenta el vaciamiento del contenido político de la marcha, adaptando sus consignas en torno a su acercamiento o lejanía con los gobiernos de turno, y no planteando ninguna salida de fondo frente a lxs miles que nos convocamos para marchar todos los años.

La marcha del orgullo, que debería ser un espacio de lucha por nuestros reclamos históricos, ha mutado gracias a la Comisión Organizadora en una convocatoria donde los partidos patronales van a lavarse las caras una vez al año. Es así que en 2019 promovieron una fiesta por la victoria electoral de Alberto Fernandez.

En paralelo a este intento de vaciar de contenido la Marcha del Orgullo y dejar el 28J sin ningún tipo de acción callejera, en 2015 asesinan a la activista por los derechos de las personas travestis trans Amancay Diana Sacayán, impulsora de la Ley de Cupo Laboral Trans en la provincia de Buenos Aires (que lleva su nombre), empujando a un sector del activismo a recuperar el día internacional del orgullo para reclamar contra los travesticidios y crímenes de odio hacia la comunidad travesti trans.

El travesticidio de Diana y el pedido de justicia por su travesticidio, sumado a un contexto de recrudecimiento represivo hacia la clase obrera y la juventud como también hacia las diversidades sexuales y de género, la pérdida de la activista Lohana Berkins en 2016, y ante el auge del movimiento Ni Una Menos, el activismo LGBTI+ convoca a la primera marcha “Basta de Travesticidios” el 28 de junio de 2016. Es en cierto modo un balance de todos los hechos de violencia, persecución policial, los travesticidios y crímenes de odio.

Basta de hambre y crímenes de odio

En un país sumido en la miseria, con tasas de desocupación que alcanzan el 13,9% y con una pobreza que golpea al 46% de la población -índices que se agudizan entre la comunidad LGBT+ y particularmente la población TTNB-, es urgente salir a las calles por todos los reclamos de las diversidades sexuales y de género. El oficialismo y la derecha acuerdan llevar adelante un programa antiobrero, sin grietas en cuanto a la decisión de destinar el ahorro nacional al pago de la deuda externa y el rescate a los capitalistas, atentando contra las posibilidades de trabajo, educación, salud, vivienda y vacunas. Es en este caldo de cultivo que aumentan las violencias hacia la población travesti trans no binarie, llegando en 2020 a un crimen de odio cada 96 horas, y en 2021 a darse la desaparición de Tehuel de la Torre, quien salió a buscar trabajo hace más de tres meses y nunca regresó a su hogar.

Luego de que le arrancamos al Congreso la sanción del cupo laboral travesti trans, el oficialismo refuerza el discurso de que “los derechos se otorgan bajo gobiernos nacionales y populares” en un intento por barrer con la lucha histórica que ha dado nuestro movimiento por el acceso al trabajo y la inserción laboral, y que siempre ha dependido de nosotrxs reclamando en las calles para que se cumplan nuestras leyes conquistadas. El “país más avanzado en materia legislativa” ha sido un incumplidor serial de las mismas, gobierno tras gobierno, apoyándose en actos demagógicos para darse un tinte progresista pero avanzando sobre las condiciones de vida de todes les trabajadores y reforzando sus pactos con las iglesias (enemigas principales de nuestro colectivo).

Este 28 nos concentraremos a las 16:00 frente al Ministerio de Mujeres, Géneros y Diversidad por todos nuestros reclamos, para realizar una radio abierta con el Frente de Izquierda – Unidad y movilizar al Congreso Nacional. Retomemos el camino trazado por las travas y les activistas neoyorquines, por un movimiento independiente de las variantes capitalistas, las Iglesias y el Estado. Salgamos a las calles por la aparición inmediata de Tehuel de la Torre, desaparecido buscando trabajo, y para decir basta a los travesticidios, transhomicidios, transfemicidios y todos los crímenes de odio. Por la inmediata implementación del cupo laboral travesti trans. Contra el hambre y el ajuste del gobierno nacional y la derecha. ¡TraVajo genuino ya!

También te puede interesar:

Entrevista a Mily, integrante del colectivo LGTB+, activista trans y candidata a legisladora en CABA.
El lunes 26 a las 16:30 hs concentramos en la casa de Entre Ríos para exigir ¡justicia por Vicky!
Con actividades en Río Gallegos y Caleta Olivia, la 1969 fue organizadora de esta jornada.