LGBTI

25/3/2022

ESTADOS UNIDOS

Los trabajadores de Disney paran y rechazan el proyecto de ley “No Digas Gay”

Florida aprobó una norma que ataca la educación sexual.

Imagen: Disney Walkout

Trabajadores de The Walt Disney Company fueron al paro este martes en rechazo al proyecto de ley de derechos de los padres en la educación de Florida, apodado “Don’t Say Gay” (“No Digas Gay”). Este proyecto fue aprobado en Florida, Estados Unidos, por legisladores del Partido Republicano. Solo falta la firma del gobernador Ron DeSantis, quien previamente mostró su apoyo al proyecto.

Los trabajadores han puesto en la mira al director ejecutivo de la compañía, Bob Chapek, quien ha sido duramente criticado por no condenar la discriminadora ley aprobada, la cual impide a los maestros dictar educación sexual “de una manera que no sea apropiada para la edad o el desarrollo de los estudiantes de acuerdo con los estándares estatales”, es decir, un intento de subordinarla a los criterios conservadores, homofóbicos y reaccionarios del Estado.

“La comunidad LGBTQIA+ de The Walt Disney Company (TWDC) y sus aliados están decididos a tomar una posición contra la apatía de TWDC frente al proyecto de ley intolerante ‘Don’t Say Gay’ presentado por la legislatura estatal de Florida”, afirma el sitio web de la protesta. “Las declaraciones recientes y la falta de acción por parte de los líderes de TWDC con respecto al proyecto de ley ‘Don’t Say Gay’ no han logrado igualar la magnitud de la amenaza a la seguridad LGBTQIA+ representada por esta legislación”, dice el sitio web.

En una lista de demandas en el sitio web de la protesta, los organizadores exigen que Disney “cese de inmediato e indefinidamente todas las donaciones de campaña” a los políticos vinculados al proyecto de ley. Este financiamiento por parte de Disney se extendería al propio gobernador. A cambio, la compañía se ha visto favorecida con exenciones impositivas y otros privilegios.

Los trabajadores también reclaman a la empresa que “se comprometa con un plan de acción” que proteja a los empleados de la legislación discriminatoria. Y también piden que la empresa haga contribuciones a los grupos de defensa de los derechos humanos y asigne gastos y recursos para invertir en la representación LGBTQ.

Los trabajadores del sector vienen organizándose en todo el país. En el mes de octubre, mil empleados de Netflix fueron a la huelga para que se diera de baja un stand-up transfóbico. Los organizadores manifestaron que “nuestra dirección nos ha demostrado que no defiende los valores por los que nos regimos”. Días atrás, tres de las trabajadoras que pidieron la eliminación de la serie, una de ellas trans, fueron suspendidas.

Rechazamos la aprobación de la ley “No digas gay” en Florida, Estados Unidos, y apoyamos la organización de los trabajadores de Disney.