Bariloche: seguimos exigiendo prisión efectiva a los responsables de los crímenes del Alto

A 11 años del asesinato de tres jóvenes, los exjefes policiales siguen en libertad.

El 17 de junio se cumplieron 11 años de los asesinatos de Diego Bonefoi, Sergio Cárdenas y Nicolás Carrasco, tres jóvenes del Alto de Bariloche, a manos del aparato represivo del Estado provincial. Los familiares de Sergio y Nicolás elevaron una nota a los jueces de la Suprema Corte de la Nación, donde se exige prisión a los exjefes policiales condenados Víctor Cufré (exsecretario de Seguridad y Justicia de la Provincia de Río Negro), Jorge Villanova (exjefe de la Policía de la Provincia de Río Negro) y Argentino Hermosa (exjefe de la Unidad Regional III), quienes fueron juzgados el 8 de octubre en el año 2018 y condenados a cuatro años de prisión y ocho de inhabilitación. La sentencia nunca se hizo efectiva.

Bonefoi fue víctima de gatillo fácil, en tanto que Cárdenas y Carrasco fueron asesinados en el marco de una represión a las protestas contra dicho crimen, que dejó también decenas de heridos.

Una condena irrisoria que nunca se llevó a cabo

La reducida sentencia dictada en el 2018 a los exjefes policiales y, en el mismo fallo, a los policías Víctor Darío Pil, Marcos Rubén Epuñan y Víctor Hugo Sobarzo, generó un fuerte repudio por parte de los familiares de las víctimas, quienes soportaron hostigamientos y persecuciones de parte de la policía, incluso de los mismos asesinos de Sergio Cárdenas y Nicolás Carrasco. Tuvieron que pasar por todas las trabas de la justicia para poder llegar, después de ocho años del hecho ocurrido, a un juicio. La indignación fue aún peor cuando la justicia le otorgó nuevamente la libertad a una parte de los responsables.

Luego de haber sido condenados, el abogado defensor de los ex jefes policiales presentó un recurso extraordinario federal para lograr que la Corte Suprema revise el fallo. Dado que el Superior Tribunal de Justicia nunca rechazó ese recurso, la sentencia no quedó firme y nuevamente quedaron en libertad.

Las familias siguieron luchando por la efectiva sentencia para los exjefes, denunciando a la justicia que, además de estancar durante años el juicio, después de tres años sigue sin ratificar el fallo dictado; y cuestionando al fiscal Martin Lozada, quien pidió la reducción de pena a los imputados.

Justicia por Diego, Nino y Sergio

Según un informe de la Correpi (Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional), desde 1983 hasta 2019, en Argentina hubo 7093 víctimas de gatillo fácil, y Río Negro cuenta con 93 de ellos. En el contexto de la pandemia, solo contabilizando los hechos denunciados, se han presenciado alrededor de 12 de casos de violencia policial dentro de la provincia, siendo algunos sobre la comunidad mapuche. La justicia, por su parte, hace lo posible para parar las causas, utilizando todo lo que tiene a disposición para que la impunidad continúe, de la mano de los gobiernos, responsables directos.

El juicio a la cúpula policial fue un suceso histórico en la localidad, porque a través de la organización y la lucha callejera logró que los exjefes policiales llegaran al banquillo de los acusados, marcando un camino a seguir para que finalmente se haga efectiva la condena.

Desde el Partido Obrero de Bariloche exigimos que se cumpla la sentencia a los culpables de los hechos de aquel 17 de junio de 2010: Víctor Cufré (de quien también se conoció que estuvo a cargo de una investigación paralela en el caso de Otoño Uriarte, víctima de femicidio), Jorge Villanova y Argentino Hermosa. Repudiamos el accionar de la justicia, que a través de todas sus maniobras ha demostrado, una vez más, ser cómplice, permitiendo la impunidad de estos personajes.

Hoy más que nunca, vamos por el desmantelamiento del aparato represivo. ¡Basta de violencia policial, gatillo fácil e impunidad! El Estado y los gobiernos son responsables.

También te puede interesar:

El ministro de Seguridad bonaerense busca avanzar con un reforzamiento represivo.
Allanamiento intimidatorio como parte de una persecución que persiste a pesar de denuncias de los atropellos.
La justicia busca encubrir la responsabilidad policial imputando a trabajadores del Samec.