Córdoba: 15° Marcha de la Gorra, “bronca y lucha colectiva”

Vamos por una gran movilización popular para enfrentar la represión.

Foto: Marcha de la Gorra

El próximo 18 de noviembre se realizará la Marcha de la Gorra en Córdoba, para denunciar al Estado represor y sus gobiernos. La consigna será “a la represión ni cabida, 15 años de bronca y lucha colectiva”. Se leerá un documento consensuado entre organizaciones y familiares de víctimas de la represión estatal, en lo que se va construyendo como una gran convocatoria desde Colón y General Paz hacia el poder político provincial.

En un año cruzado por el ajuste y la tentativa de imponerlo a la fuerza contra les trabajadores y la juventud, la marcha no puede ser más oportuna. Ante el crecimiento de la miseria y el ajuste la respuesta de la clase obrera los gobiernos hacen un intento por criminalizar a quienes luchamos, por eso la 15va Marcha de la Gorra marcará también una defensa irrestricta al derecho al piquete como método histórico de la clase obrera.

Luego de 15 años de reiteradas movilizaciones que se extendieron también a otras provincias, esta nueva marcha viene precedida de una organización importante de les familiares y amigues de víctimas de la represión estatal que denuncian la impunidad y continúan la lucha por justicia.

En ese sentido se destacan las movilizaciones en el interior provincial, como en Paso Viejo a un año del asesinato de Joaquín Paredes, la concentración en Capilla del Monte denunciando la impunidad en el caso de Jorge Reina, la movilización por justicia para Blas Correa. La movilización contra el gatillo fácil de este año fue masiva. El próximo 12 de noviembre en Río Tercero se denunciará al poder político, judicial y policial que quieren dejar impunes casos de muertes a manos de las fuerzas de seguridad en ese departamento del interior.

A esa política de criminalización y muerte del gobierno del PJ de Juan Schiaretti, hay que enfrentarla reforzando el camino de la movilización popular para derrotar un régimen ajustador y del gatillo fácil, la expresión más brutal de un aparato represivo descompuesto.

El Estado pretende maquillar a las fuerzas represivas con nuevos protocolos o cambios de cúpula para bajar la espuma de la crisis que generó los reiterados casos de gatillo fácil y abusos policiales. Es una política que fracasa de pies a cabeza, y el ejemplo más reciente del intento de reformar la policía son los dos femicidos en una semana perpetrados por agentes de esa fuerza, con el arma reglamentaria.

La policía, bajo el mando de Liliana Rita Zarate Belletti, continúa realizando detenciones por portación de rostro, porque hubo un cambio de jefes, no de la política represiva. Hay denuncias que indican que se dan pautas de detención como color de piel, vestimenta y escolaridad alcanzada, y que exigen a los integrantes de la fuerza una determinada cantidad de detenidxs.

Lo cierto es que las fuerzas represivas son una institución podrida, y es urgente proceder al desmantelamiento de toda la cúpula de la institución y el control por organismos de derechos humanos y lxs trabajadores, así como la elección popular de jueces y fiscales para terminar con la impunidad judicial. Claramente el planteo tiene como principal eje la movilización popular para transformar la realidad desde nuevas bases.

La marcha contra el gatillo fácil entonces tiene que ser una gran instancia de movilización política de les trabajadores y la juventud para pararle la mano a quienes quieren profundizar una política represiva y ajustadora. Marcha de la Gorra, 15 años de lucha contra la impunidad y la represión del Estado.

También te puede interesar:

Pongamos en pie un masivo movimiento estudiantil independiente de los gobiernos.
Decimoséptimo femicidio en la provincia.
Hay denuncias sobre la Policía por atropello, robo, golpizas y hasta la detención de un menor de edad delante de sus padres.
Exigimos juicio y castigo. Abajo la militarización de la zona andina y la represión contra el pueblo mapuche. El estado es responsable