Policía Bonaerense

Desalojo en Guernica: detención y acoso de menores

El caso de Lula.

Presidenta del CENBA, detenida y liberada en la DDI de La Plata

Ojo Obrero Fotografía

El extraordinario operativo represivo de desalojo en Guernica, que contó con más de 4.000 efectivos bajo las órdenes del ministro de seguridad, Sergio Berni, fue seguido por una cacería brutal en los alrededores del predio.

Mientras las familias y les que nos solidarizamos con ellas ya nos encontrábamos desconcentrando a más de 10 cuadras del predio las motos de la Policía Bonaerense rodearon todas las esquinas para empezar a disparar con balas de goma y reprimir salvajemente mediante golpizas en el piso, para después detener a 37 personas.

Entre las detenciones se destaca la de Luz S., estudiante del Nacional de Buenos Aires y representante del Centro de Estudiantes, quien era la única menor de edad que se encontraba en el operativo. En el caso de “Lula’’ se expresaron todas las irregularidades posibles: a la hora de interceptarla lo hicieron policías masculinos, -lo cual ya de por sí rompe los protocolos de detención hacia las mujeres- que no pararon de “resaltar’’ su belleza, preguntarle “si tenía novio’’, ni de pedirle su número de celular en todo momento. Los efectivos de la Policía Bonaerense acosaron a Lula durante toda la detención, aprovechándose de la vulnerabilidad de su situación siendo menor. Pero además de esta secuencia de por sí escandalosa, después de subirla a la camioneta de unidad de traslado que llevaba a las detenidas femeninas rumbo a la DDI de La Plata y estar viajando allí por más de 3 horas, a Lula se la llevan arbitrariamente en medio de la ruta para subirla a otra camioneta con policías de civil, sin decirle por qué ni a dónde la llevaban, ni a ella ni a ninguna de sus acompañantes. La llevaron sola y totalmente incomunicada hasta la comisaría de Guernica, donde debería haber ido inicialmente por ser menor de edad, para largarla allí 3 horas después cuando la fue a retirar su papá.

Mensaje de whatsapp de un policía a Lula.

El caso de Lula sintetiza la descomposición absoluta y la podredumbre del aparato represivo de la Provincia de Buenos Aires, donde a las jóvenes que se organizan las detienen violando todos sus derechos, garantizando para ellas un acoso permanente -el cual siguió por mensajes de texto, al día siguiente de haber sido liberada- y un sinfín de irregularidades dentro de su detención, sobre todo de las más chicas. El blindaje mediático de los funcionarios del Gobierno y de la Bonaerense de negar por todos lados que entre los detenidos habían menores fue específicamente para no tener que dar explicaciones por este caso.

Hacemos responsable al ministro de seguridad, Sergio Berni, a los funcionarios del gobierno de la Provincia de Buenos Aires y a todas las unidades policiales que estuvieron en el operativo de la detención de las irregularidades y del acoso sufrido por nuestra compañera Luz S.. Desde la UJS y el Partido Obrero reclamamos por la apertura de una comisión independiente que investigue a los efectivos implicados en esta situación para que sean apartados inmediatamente de la Policía Bonaerense por haber garantizado esta situación contra una menor de edad. De la mano con esto reforzamos la necesidad inminente del desmantelamiento del descompuesto aparato represivo y de que Sergio Berni sea apartado del Ministerio de Seguridad.

El padre de Lula presentará una denuncia formal contra la detención ilegal, el procedimiento que se aplicó siendo una menor y el acoso durante y después de su detención.