La policia detiene y golpea brutalmente a un enfermero en Río Gallegos

Expulsión inmediata de los agentes responsables.

En la madrugada del domingo 20 de junio, el enfermero Sebastián Barrientos fue interceptado por un control conjunto de tránsito municipal de Río Gallegos y la policía de la provincia, en función de los protocolos para el control de circulación por las restricciones a causa de la pandemia. En un video en directo del propio enfermero, este denuncia en el momento, que fue violentado momentos antes por un efectivo y que le expresaron los agentes que ningún permiso o credencial que tuviese sería válido. Minutos después es detenido violentamente y el directo se corta.

Recordemos que en este contexto de pandemia los enfermeros, médicos y personal de salud en general, son trabajadores esenciales, que tienen autorizada la circulación en diversos horarios debido a los turnos, no solo extenuantes, sino también por los diferentes turnos que deben cubrir a lo largo del día.

Luego se viralizaría un nuevo directo realizado por el enfermero Manuel Piris, referente de la lucha de los enfermeros autoconvocados de Río Gallegos, con Sebastián en una sala de observación del Hospital Regional. Allí, Sebastián relata que luego de su violenta detención es trasladado a la Comisaría 6º de la ciudad Capital donde los efectivos continuaron agrediéndolo y golpeándolo con golpes de puño y patadas en todo su cuerpo, en un estado de total indefensión.

Este es un escenario violencia repetido de sobre los trabajadores que se ejerce desde la Comisaría 6º. El 1º de mayo de 2020 Javier Astorga fue detenido y torturado durante horas en esta misma seccional, en una agresión cargada de homofobia.

Desde el Partido Obrero nos solidarizamos con Sebastián Barrientos, repudiamos las acciones de la Policía de Santa Cruz, exigimos la identificación inmediata de los oficiales y agentes involucrados de la policía y de los agentes de tránsito municipal que fueron partícipes en su detención ilegal, exigimos un proceso judicial que establezca no solo las responsabilidades penales del caso, si no también las responsabilidades políticas.

La gobernadora Alicia Kirchner y el ministro de Seguridad Lisandro de La Torre son responsables de este nuevo atropello a un trabajador.

También te puede interesar:

La Policía de un Estado descompuesto en el centro del problema. 
150 jóvenes del Polo Obrero se preparan para llevar su lucha a las próximas elecciones.
Pende la amenaza del desalojo sobre el barrio recuperado por familias de Puerto San Julián.
El gobierno de Juan Schiaretti y Martín Llaryora es responsable.