A 45 AÑOS DEL GOLPE

Marchamos contra la impunidad, el ajuste y la represión de ayer y de hoy

Las organizaciones afines al kirchnerismo y al gobierno no estarán en las calles este 24 de marzo.

Daniel Peluffo

Ante un nuevo aniversario del golpe, las organizaciones integrantes del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia hemos resuelto convocar a una nueva jornada de lucha por nuestros 30.000 compañeros detenidos-desaparecidos, contra la impunidad el ajuste y la represión de ayer y de hoy.

30.000 razones para seguir luchando

Los juicios a los genocidas siguen a cuenta gotas. Desde que se reiniciaron los juicios en 2003 a esta parte, solo un grupo muy reducido de genocidas ha sido condenado. Según el Informe estadístico de la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad sobre el proceso de juzgamiento iniciado en 2006, en 14 años de juicios, se dictaron 250 condenas con 1.013 personas condenadas y 164 absueltas. Un número irrisorio si contemplamos que hubo medio millar de centros clandestinos en el país. En los hechos se impone una “impunidad biológica”, donde es el paso del tiempo y la propia biología la que determina el destino de los exrepresores.

Seguimos exigiendo el juicio y castigo a todos los culpables, como así también la cárcel común y efectiva, basta de domiciliarias.

A 45 años del golpe genocida, más de 300 jóvenes apropiados sigue sin conocer su identidad a pesar de la lucha incansable desplegada para encontrar a todos.

A 45 años del golpe genocida, seguimos exigiendo la apertura completa de los archivos de inteligencia y de la represión. A pesar de los actos oficiales anunciando con bombos y platillos la apertura de archivos, y de los reclamos de los organismos y militantes e incluso las presentaciones judiciales, éstos siguen guardados bajo siete llaves.

A 45 años, seguimos exigiendo que nos digan dónde están nuestras y nuestros compañeros detenidos-desaparecidos, sus hijos apropiados y que nos digan quiénes fueron los responsables, sin importar jerarquías. ¡Todos fueron genocidas!

Los gobiernos democráticos que se sucedieron desde el ’83 a hoy mantuvieron esta política de resguardo a la clase capitalista y a los ideólogos, cómplices y ejecutores de la masacre contra nuestro pueblo. La clase política de la burguesía no rompe lanza con los hacedores del genocidio porque representan sus mismos intereses de barbarie y explotación de la clase trabajadora.

La cuestión de género también está relegada en el ámbito de los juicios de lesa humanidad. Luego de una enorme batalla desarrollada por las abogadas de Apel, integrantes de Justicia Ya! Se logró que comenzaran a investigarse y condenarse a genocidas por los delitos sexuales cometidos en los campos clandestinos. No obstante ello, el número es irrisorio: solo 31 contemplan de algún modo delitos sexuales, a punto tal que se dictaron condenas por delitos que damnificaron a 112 víctimas. De un total de 968 personas condenadas por crímenes de lesa humanidad, 103 obtuvieron sentencia por delitos de violencia sexual utilizada en modo sistemático dentro de los centros clandestinos de detención.

Nuevamente hoy, el pago de la deuda externa, mecanismo de sometimiento colonial, sigue pesando sobre nuestro pueblo como una condena ruinosa. El acuerdo en marcha con el FMI solo agrava la brutal situación de miseria y hambre que vive la inmensa población en nuestro país.

El ajuste está en marcha: la nueva confiscación a los jubilados, el congelamiento de la IFE, un presupuesto “saraseado” con una indexación que va a estar muy por debajo de la inflación; con un 50% de pobres. También son 30.000 las razones para no pagar la deuda externa y romper con el FMI.

¿Por qué no marchan los organismos vinculados con el kirchnerismo?

Días atrás, los organismos de derechos humanos vinculados con el kirchnerismo anunciaron que este año no realizarán movilización ni acto. Alegan que se debe a la actual situación pandémica. Ahora bien, con una apertura prácticamente completa de la actividad económica; con la vuelta a clases sin haber vacunado ni a docentes ni a alumnos; claramente son otros los motivos.

A la actual situación de hambre hay que sumarle la escala represiva llevada adelante durante toda la cuarentena. Días atrás, el gobernador bonaerense Axel Kicillof dijo que “las fuerzas de seguridad cumplieron un rol fundamental durante la cuarentena”. Vale recordar que durante la cuarentena la cantidad de casos de gatillo fácil se incrementó enormemente. A esto hay que sumarle el activo papel que llevaron adelante en decenas de desalojos durante 2020. Seguramente, la expresión más recalcitrante de esta política fue el violento desalojo del predio de Guernica.

Para muestra basta un botón…

La desaparición forzada seguida de muerte de Facundo Astudillo Castro sigue sin ser esclarecida. Va a cumplirse un año sin que haya un solo policía preso o sumariado. El Poder Ejecutivo provincial no tomó medida disciplinaria alguna. Y el propio ministro de Seguridad, Sergio Berni, tuvo hasta el tupé de salir a apretar a la familia de Facundo y a sus abogados. Lo que se dice “un encubrimiento en regla”.

No es solo un policía, es toda la institución. La maldita Bonaerense que sigue operando como en las peores épocas. La misma Bonaerense que secuestró y desapareció a Jorge Julio López ¡dos veces!, la que asesinó a José Luis Cabezas, la misma responsable de la muerte de Luciano Arruga, la que asesinó a nuestros compañeros Kosteki y Santillán en el Puente Pueyrredón. Esa misma, que fue apañada por todos los gobiernos democráticos que sucedieron al golpe, sigue siendo hoy blindada por el propio poder político. De hecho, no nos olvidemos que obtuvieron el mayor aumento salarial del empleo público en la provincia de Buenos Aires.

A copar Plaza de Mayo y las calles y plazas de todo el país

Nosotros no bajamos las banderas. La Asociación de Profesionales en Lucha (Apel), el Partido Obrero y el Polo Obrero se movilizarán el próximo 24 de Marzo, de Congreso a la Plaza de Mayo

A 45 años del golpe: ¡30.000, PRESENTES!

•             Cárcel común a todos los genocidas. Basta de domiciliarias

•             Contra la impunidad, el ajuste y la represión de ayer y de hoy

•             Apertura de todos los archivos

•             Restitución de los hijos apropiados

•             Salud y vacunas para todes

•             No pago de la deuda. Fuera el FMI

•             No al ajuste de los gobiernos

•             Libertad a las presas y presos políticos

•             Basta de femicidios. El Estado es responsable

•             No a la megaminería

•             Por el triunfo de todas las luchas obreras y populares

También te puede interesar:

Pobreza, ajuste y pandemia. Panorama político de la semana.
Movilizaciones en Jujuy contra la impunidad que todos los gobiernos le garantizaron a los Blaquier.
Kicillof, Massa y Sergio Berni "manejan el patrullero". 
Una trayectoria con denuncias de negociados, corrupción y narcotráfico.
Nuevamente exigió bajar la edad de imputabilidad.