TIERRA PARA VIVIR

Piquetazo en La Matanza para exigir la libertad de Rafael Crispín

Se realiza desde las 10h en la rotonda de San Justo.

El día jueves 4 de febrero se produjo una feroz represión perpetrada por la policía bonaerense, utilizada de custodia de la empresa Edenor, quien se quería llevar postes de luminaria que habían colocado los vecinos del barrio La Nueva Unión, donde cientos de familias pelean por la vivienda y la tierra para vivir. La represión dejó como resultado cuatro detenidos de los cuales tres han salido en libertad, no así el compañero y militante del Polo Obrero, Rafael Crespín.

Ayer por la mañana se llevó adelante una importante jornada que se mantuvo durante horas manifestando frente a la fiscalía donde se realizó la indagatoria a Rafael. La jornada fue acompañada por una enorme delegación de compañerxs del Polo Obrero y vecinos del barrio. También se hicieron presente diferentes  organizaciones de derechos humanos -como Serpaj y APDH- partidos políticos, organizaciones sociales y el Suteba La Matanza, para exigir al fiscal Maroto que libere al compañero y que se caiga la causa armada contra él. El fiscal, en una decisión completamente arbitraria y de judicialización de los reclamos sociales, mantuvo la carátula y la detención de Rafael.

La causa armada contra Rafael tiene una carátula gravísima y puede significar un antecedente nefasto para el conjunto de lxs trabajadorxs que salen a luchar. Del accionar de la Bonaerense, la justicia y el poder político local en todos sus niveles surge claramente una orientación que busca escarmentar a quienes decidan defender los derechos más elementales como el acceso al hábitat. Así lo demuestra la política represiva sistemática del PJ local, de la mano de Espinoza, de atacar a las familias más pobres que se organizan para acceder al derecho a la vivienda, lo que el peronismo no ha podido garantizar.

La represión y el desalojo en Guernica, la escalada inflacionaria, el ajuste que lleva adelante el gobierno nacional en pos de cumplir los pagos de deuda y llegar a un acuerdo con el FMI echan luz sobre la verdadera orientación del gobierno de Alberto Fernández y los gobernadores. Con aval político del gobierno nacional y provincial, la policía no solo intenta frenar la organización  de cientos de familias que exigen su derecho a la vivienda digna, sino que también criminaliza a los activistas de los barrios más golpeados por la crisis económica que está en curso.

La causa armada contra Rafael no es un hecho aislado, sino que es una muestra clara de la orientación de todo un régimen que descarga la crisis económica sobre lxs trabajadorxs y responde a quienes se organizan con represión. Esta deriva represiva la debemos enfrentar con organización y lucha. Libertad a Rafael Crespín – Abajo la causa armada – Basta de represión – Tierra para vivir