Importante Encuentro Nacional Antirrepresivo

Tras una apertura en un auditorio colmado, deliberan en ocho comisiones las delegaciones de todo el país.

Foto: Fede Imas @ojoobrerofotografia

Con el auditorio de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA colmado de luchadores, arrancó a sesionar el Encuentro Nacional Antirrepresivo. Tras un acto de apertura, las delegaciones que arribaron desde todo el país en representación de la pelea contra la impunidad, la criminalización de la protesta y por los derechos humanos deliberan en ocho comisiones, para resolver la intervención ante lo que se viene.

Convocado por el Encuentro Memoria Verdad y Justicia, es una instancia fundamental para actuar en un cuadro de reforzamiento de la persecución a los que luchan y derechización de las fuerzas políticas que gobiernan. En el documento difundido por la organización del encuentro se destaca que participan en él las agrupaciones y organismos de derechos humanos “desde la unidad en la independencia del Estado y de todos sus gobiernos”. Las comisiones en que deliberan son 1) criminalización de la protesta, 2) gatillo fácil, 3) derechos y luchas sociales, 4) luchas de los pueblos originarios y socioambientales, 5) géneros, disidencias y derechos humanos, 6) políticas de memoria, 7) herramientas de comunicación para la lucha y 8) política criminal represiva.

En el texto del EMVyJ también se señala que “durante la campaña electoral de los candidatos patronales han atacado al movimiento piquetero, a los trabajadores y a los pueblos, para ocultar el saqueo que han llevado adelante todos los bloques políticos que gobernaron la Argentina los últimos 40 años. Quieren responsabilizar a los que sufren el saqueo nacional de ser en realidad los responsables. Van preparando el discurso para profundizar un brutal ajuste exigido por el FMI,
con la consecuente represión y criminalización a los que luchan”.

En otro apartado, el comunicado destaca que la campaña negacionista de Victoria Villarruel es también “una reivindicación directa del genocidio con el objetivo de relegitimar a las FFAA para que sean utilizadas en tareas de seguridad interior”, y ante eso plantea que “se vuelve más actual que nunca la consigna histórica del EMVyJ exigiendo la apertura de los archivos secretos del Estado desde el ’74 al ’83, para saber dónde están los más de 350 hijos apropiados que aún se desconoce su identidad; las complicidades civiles, empresariales, de la cúpula eclesiástica y
las actividades de inteligencia; para saber dónde están nuestros 30 mil compañeros y compañeras detenidos desaparecidos”.