paso 2021

El Polo Obrero, motor de la recomposición electoral del FIT-U en Córdoba

Importante crecimiento en las barriadas obreras.
Dirigente del Polo Obrero, precandidato a senador de la Lista Obrera y Popular

La importante elección del Frente de Izquierda-Unidad en Córdoba tuvo un destacado aporte desde los barrios más empobrecidos de la Capital y del Gran Córdoba; el cual provino fundamentalmente de la gigante campaña política que desarrolló el Polo Obrero en las barriadas obreras cordobesas. Incluso en esas barriadas y en esas ciudades periféricas se establecieron los mejores porcentajes del FIT-U, obteniendo en muchos de ellos hasta el 14% de los votos totales y ganando también en varios de ellos al PJ-kirchnerismo.

La campaña del Polo Obrero recorrió 117 asambleas barriales de la Capital y del interior (como Deán Funes, Malvinas Argentinas, Monte Cristo, Jesús María, La Calera, entre otras); y también desarrollando nuevas asambleas como en la ciudad de Cruz de Eje, de gran importancia en la historia del movimiento piquetero en la provincia y a nivel nacional, preparando destacadas votaciones en cada una de estas localidades del interior provincial.

Las recorridas por las asambleas barriales y la campaña electoral desplegada desde las mismas tienen una gran importancia política, ya que esas barriadas históricamente han sido dominadas por los punteros de los partidos patronales, especialmente del peronismo. Pero la tenaz lucha del Polo Obrero por organizar al activismo contra los gobiernos y los partidos del ajuste, y por la conciencia política de los trabajadores más golpeados por el ajuste fondomonetarista, permitió importantes votaciones con promedio de 25 votos por mesa para la Lista Obrera y Popular en zonas como Campo de la Ribera o Müller, entre otros.

El proceso de lucha y de organización independiente en los barrios no solo se vio reflejado en el masivo acto de que dio inicio a la campaña del Partido Obrero con una asistencia de cerca de 9.000 luchadores, sino también durante toda la campaña con las asambleas y en los cierres de campaña que se desarrollaron en los cuatro puntos cardinales de la ciudad capital. Asimismo, se vio reflejado un gran operativo de fiscalización que fue otra movilización política.

El Polo Obrero ha sido sin dudas el motor principal de la recomposición electoral del Frente de Izquierda-Unidad en Córdoba, que venía de obtener un resultado del 2,5% en 2019. Fue una inyección de votos organizados a la Lista Obrera y Popular en el FIT-U, aportándole votos que antes no venían a la izquierda, sino que iban a los aparatos del PJ o al kirchnerismo, lo que plantea un importante avance político de miles de luchadores, fundamental para la etapa de profundización del ajuste que esta planteada para luego de las elecciones.

La lucha electoral ha servido para fortalecer la conciencia política de miles de compañeras/os y ha marcado un avance de la izquierda en los barrios organizados por el Polo Obrero. Del mismo modo, la lucha electoral, ha templado a cientos de dirigentes, delegados/as y activistas que integran las asambleas y que ahora se aprestan para extender la organización a nuevos barrios y ciudades. Se ha impuesto una conclusión gruesa: para enfrentar el ajuste que se viene hace falta más Polo Obrero.

Hemos protagonizado así una verdadera ampliación del Frente de Izquierda. Incorporamos a una campaña socialista a una enorme masa de luchadores que está transitando una verdadera evolución política del peronismo a la Izquierda, desconocer este hecho o minimizarlo constituye un fuerte error político.

Este es el camino que vamos a profundizar en lo inmediato, sumándonos a la campaña hacia noviembre sobre estas bases y poniéndonos inmediatamente en marcha para defender una gran votación del Frente de Izquierda-Unidad, a tono de lo que hemos obtenido en todo el país. Vamos por una gran fuerza política revolucionaria en las barriadas proletarias.