BALANCE DEL ACTO EN PLAZA DE MAYO

En La Matanza, el Polo Obrero se pone la camiseta para defender cada voto al FIT-U

Testimonios de una muy instructiva reunión de delegados.

La última reunión de delegados del Polo Obrero de La Matanza, casi un plenario de más de 80 concurrentes, fue el escenario de un debate colectivo que reflejó el fenómeno del crecimiento del Frente de Izquierda-Unidad en las barriadas populares de la mano de nuestra organización.

Tras realizar un balance del emocionante acto del 30 de octubre en Plaza de Mayo, que contó con 35.000 personas, y la campaña electoral entrando en la recta final, la militancia barrial sacó conclusiones políticas que aportan a la lucha de clases lo mejor de la vanguardia obrera. Las intervenciones de las/os compañeros/as muestran, mal que les pese a la prensa amarillista que subestima y ataca a los desocupados, a una nueva camada de activistas y luchadores que se incorporan a la pelea contra el ajuste.

Eudosia, delegada del barrio Mariquita Thompson de Villa Celina, contó que tuvo un debate con uno de los choferes mientras subían a los micros rumbo al acto, quien les dijo: «ustedes no saben dónde van, a sus dirigentes les pagan para que siempre estén haciendo quilombo». Ante este prejuicio, la compañera le respondió: «compañero, ¿vos sabes quién defiende tus derechos y los de todos los trabajadores? Nosotros somos de izquierda, somos independientes de todo. ¿Vos a quién votaste? ¿Por qué no le damos oportunidad a la izquierda para que gobierne, si estos gobiernos solo empobrecen?».

Y a continuación ejemplificó la revolución boliviana que terminó con Evo Morales en el poder, para decir «el Frente de Izquierda quiere una revolución, porque si en Bolivia pudo llegar a ser presidente un humilde, también tiene oportunidad la izquierda en Argentina». Vale aclarar que compañeras como Eudosia vienen de experiencias militantes en su país junto al MAS, y aquí se organizan con una orientación clasista para el movimiento de desocupados.

Esa intervención abrió paso a otras, una de ellas de otro delegado del Barrio Independencia quien dijo que «necesitamos más actos como el del 30, porque eso es conciencia social, yo creo en la organización de los trabajadores, como ocurrió en Bolivia, todos estábamos organizados desde nuestro lugar, en el campo o en cualquier trabajo, porque cuidábamos nuestros recursos naturales que se llevan los demás países y nosotros nos quedamos sin nada. Por eso hay que defender nuestros recursos de los gobiernos que lo quieren vender.»

Rimbert, un joven recientemente electo delegado por la asamblea Sol y Tierra, relató su experiencia en el acto del 30: «me daba cuenta, mirando a mis compañeras llegar a la plaza y ser tantos, que me sentía parte de todos ellos… Quiero seguir luchando y seguir aprendiendo para poder explicar mejor a mis compañeros de qué se trata esta lucha».

Liz, joven delegada del barrio Salamanca, uno de los barrios donde nuestra organización abrió una asamblea hace unas semanas, relató: «yo llegue al Polo desesperada, y cuando tuvimos nuestra primer asamblea con la compañera Lili Rojas quedé impactada por la transparencia, la honestidad y la justicia de esta organización. Y llegué a mi casa convencida de que en el Polo me iba a quedar. Vengo de la CCC, y hablé con toda mi familia que también estaba ahí para que nos pasemos todos al Polo. El acto del 30 fue lo más».

Myriam, delegada del barrio La Bastilla, comentó que es el segundo acto del Partido Obrero al que va y reflexionó que «uno llega acá con su propia ideología y cuando va escuchando va comprendiendo, ahora yo me siento una militante. Siempre le hablo a mis compañeros de la política, les digo: ‘¿Están bien ustedes con este gobierno? Dense cuenta por la economía de su casa, ¿les alcanza para tener lo necesario? Es brutal el ajuste que hay'».

Al concluir, Miryam, que ahora se propone abrir una asamblea en el barrio La Juanita, agregó que «el PJ hará su gran despliegue de camionetas y tipos patoteros, pero nosotros aguantamos con nuestro tachito y los paleros… Mientras ellos pegaban sus carteles gigantes, nosotros le llenamos todo con la cara de Juan Romero. ¡Juan Romero por todos lados!», dijo en referencia a la campaña para el ingreso del FIT-U al concejo deliberante.

Lorena, delegada de la asamblea Nueva Casita, contó que estuvo en muchas organizaciones piqueteras pero en ninguna se sintió cómoda. La última experiencia fue Somos-Barrios de Pie, donde ya no aguantaba más los métodos punteriles. Hasta que se encontró con Ramona y María Elena, delegadas del barrio 8 de Enero Las Casitas, y ellas junto a Lucía, otra delegada, la invitaron a conocer el Polo. Lorena expresó que «estaba aterrorizada de pasarme y perder mi ingreso que es lo único que tengo, después nos cruzamos en una marcha y me volvieron a decir ‘por qué no te venís al Polo Lore, dale una oportunidad’». Y finalizó «y bueno acá estoy, ahora soy delegada, mis compañeros me eligieron y estoy muy agradecida de ser parte del Polo. El día del acto los chicos de la batucada, que fue su estreno, estaban felices».

En la lucha política que estamos dando en los barrios hay más intervenciones, como la de Luis, que realizó una pintada con la leyenda «por el derecho a tierra y vivienda, vamos con el FIT», nada más ni nada menos que en el barrio 22 de Enero, quienes sufrieron un violento desalojo hace unos días. Mientras pintaban una patota del PJ los atacó, y los propios vecinos defendieron la pintada del Polo Obrero. Este modus operandi es la estructura que adopta Espinoza en La Matanza para hacer su campaña electoral. Amenazas y aprietes.

Ante esta experiencia más delegados se anotaron en la lista. María Elena, de Nueva Celina, expresó «a nosotros también, en Celina defendemos un paredón que siempre nos lo tapan, vamos y volvemos a colocar nuestro cartel. La última vez fuimos todos los compañeros de todos los comedores, agarramos unas escaleras y nos subimos bien alto. Y ahí si ya no pudieron más arrancarlo. Nuestro cartel está intacto».

María Elena de Nueva Celina terminó su intervención diciendo «compañeros esta campaña ya la tenemos ganada, porque tienen miedo, por eso hacen lo que hacen, tienen miedo, y nosotros ya la ganamos». Griselda, delegada de Villa Unión, trasladó: «los compañeros comentan que en las agitaciones del metrobús la gente nos pedía la boleta de cuatro o de a cinco».

Mientras, son cientos de compañeros del Polo los que salen a volantear diariamente las propuestas del Frente de Izquierda por una transformación social de fondo.

También te puede interesar:

Llevarán adelante la agenda de los trabajadores, las mujeres y la juventud.
El Polo Obrero movilizará el próximo martes 14 por las familias sin trabajo y una navidad sin hambre.
Junto a Natalia Hernández, ocuparán las dos bancas conquistadas por el Frente de Izquierda - Unidad en el distrito.
Un impresionantes festejo del Polo Obrero y el Partido Obrero en el FIT-U.
A tres años de su desaparición la familia y organizaciones se movilizaron.