En todo el país, miles de piqueteros reclamaron por aguinaldo y contra el ajuste

Denunciaron una política de hambre del gobierno nacional contra la población trabajadora.

Juan Diez @ojoobrerofotografía

En casi la totalidad de las provincias del país, en decenas de ciudades y con una movilización central en el centro porteño, trabajadores y trabajadoras desocupados y del programa Potenciar Trabajo desarrollaron una jornada de lucha por el aguinaldo, apertura y aumento de los programas sociales, vacunas y alimentos.

Se trata de la Unidad Piquetera, que reúne a más 40 organizaciones de lucha de los desocupados, y que vienen impulsando un plan de acción por diversos reclamos, con una reciente movilización el pasado viernes 11 donde reclamaron el pago de un doble aguinaldo, o bono compensatorio, ante la caída de los ingresos populares.

La medida se llevó a cabo algunas horas después de que el gobierno anunciara un bono limitado de $6.000, que sumado a un ingreso de $12.200 alcanza a un 75% de un salario mínimo de $25.572. Todos números por debajo de la Canasta Básica Alimentaria ($27.423) que mide la indigencia.

Desde las organizaciones convocantes denunciaron que el anuncio del gobierno es insuficiente y que se da en el marco de importantes recortes a la asistencia social y a los ingresos de los trabajadores precarizados y desocupados. La eliminación del IFE, la nula obra pública y los recortes alimentarios se encuentran entre las principales variables de ajuste, junto a una inflación que devora el escaso poder adquisitivo de los pobres.

 

Esta drástica situación se ha agravado como resultado del “aumento” del salario mínimo –que impacta sobre programas, jubilaciones y prestaciones sociales- por debajo de la inflación, ampliando una brecha del 60% entre este y la Canasta Básica Total ($64.445) de pobreza.

La jornada contó con acciones en todo el país, lo que refleja una misma situación acuciante que impacta con alrededor de un 45% de pobres a nivel nacional y que se refuerza en las principales concentraciones urbanas como el Conurbano Bonaerense.

En la Ciudad de Buenos Aires, la acción fue multitudinaria, con concentraciones en distintos puntos de la ciudad que se dirigieron al Ministerio de Desarrollo Social donde mostraron la confluencia de decenas de miles de manifestantes.

 

 

Mientras millones de trabajadores se hunden en la pobreza, el gobierno destina los recursos “ahorrados” como garantía del acuerdo con el FMI y el pago de la deuda externa. Pacto que ya implica, e implicará aún más, nuevos recortes y ajuste contra los trabajadores.

La jornada se desarrolló durante el mediodía y las primeras horas de la tarde, exigiendo definiciones sobre el aumento y la apertura de los programas sociales, un seguro universal al desocupado, un verdadero aguinaldo compensatorio, ampliación de alimentos para los comedores, trabajo genuino y vacunas.

En esta nota

También te puede interesar:

Pobreza, ajuste y pandemia. Panorama político de la semana.
Los aumentos en la canasta básica y alimentaria arrasan con los salarios, jubilaciones, asignaciones y prestaciones sociales.
La gente intercambia productos a cambio de comida, una muestra devastadora del derrumbe social.
Norma Dardik y Gabriel Musa realizaron una conferencia de prensa y se reunieron con vecinos/as del alto en B° 28 de Abril.