“Los movimientos populares junto a Sergio Massa”… y de espaldas a las luchas contra el ajuste

Con un acto, las organizaciones sociales oficialistas refrendaron su apoyo al gobierno de la devaluación, la inflación y el FMI.

Sergio Massa con la Utep.

Las organizaciones sociales oficialistas protagonizaron un acto en el Microestadio Malvinas Argentinas de Argentinos Juniors (La Paternal, CABA) junto al ministro de Economía y candidato presidencial Sergio Massa, con el objetivo de relanzar la campaña de Unión por la Patria bajo la consigna “La damos vuelta”. Como si en el medio no hubiera pasado una devaluación oficial del 22%, recortes en los alimentos y un salto en la inflación, las organizaciones sociales redoblan la campaña por el gobierno del FMI, de espaldas a la lucha callejera contra la pobreza y el hambre.

Participaron del acto las principales organizaciones nucleadas en la oficialista Utep, entre ellas el Movimiento Evita, Somos Barrios de Pie y la CCC, las cuales hace unas pocas semanas habían anunciado que se embarcarían en una campaña “barrio por barrio” para juntar los votos para Sergio Massa.

Massa se comprometió a “devolver el ingreso y hacer crecer a la Argentina”, luego de ser uno de los principales protagonistas en sacarle esos mismos ingresos a los trabajadores, vía ajuste, inflación y recortes en las partidas sociales, el gasto público y las jubilaciones. El gobierno se compromete a dar con una mano lo que quita con la otra.

Mejor ajuste conocido que ajuste por conocer

Con un escenario donde el lema “Los movimientos populares junto a Sergio Massa” se ubicó como telón de fondo, Massa se dirigió a la convocatoria con las manos vacías y promesas difíciles de creer.

El respaldo acrítico de las organizaciones sociales oficialista a un hombre del FMI se dio este jueves 14 en horas de la tarde, al mismo tiempo que la Unidad Piquetera, el sindicalismo combativo y la izquierda protagonizaba una contundente movilización contra el ajuste en marcha, como medio para enfrentar la política actual del FMI y fortalecer a los trabajadores ante la derecha.

Las organizaciones de la Utep utilizan la amenaza de una victoria de Milei -que promete barrer con la política ineficiente de ministerios y cargos de la que abusa el kirchnerismo y el gobierno actual, como trasfondo de un ataque más general contra los trabajadores- como una extorsión para darle la espalda a los reclamos populares y del momento. El apoyo a Massa es el entierro de la pelea por el aumento del salario mínimo y la ampliación de las políticas sociales ante la crisis, el trabajo genuino, los alimentos a los comedores populares, etc.

Las medidas del Massa y el gobierno para los trabajadores no solo son escasas, sino que son paliativos ante un ajuste abrumador. Una devaluación del 22% seguida de un bono de miseria de $20.000 en dos cuotas para el Potenciar Trabajo; una inflación del 12,4% en un solo mes seguida de una tímida devolución del IVA de hasta $18.000 –una promo- en las compras de bienes de la canasta alimentaria por medio de tarjetas de débito; etc.

Massa señaló en el acto que “no hay impuesto más regresivo e injusto que el IVA” pero su gobierno restituyó el IVA en los alimentos y no ha presentado ningún proyecto de reforma tributaria progresiva en el Congreso. Peor aún, promovieron una auditoria de todos los Potenciar Trabajo con el argumento de un informe forzado de la Afip que ponía en la mira 250.000 planes sociales, mientras los capitalistas fugas los dólares con la ayuda del gobierno.

También anunciaron la implementación de un programa de “acceso a lotes con servicios” para lo que solo van a crear un registro: el mismo tratamiento que le dieron a la ley de urbanización de barrios populares. De allí que la población se revele contra el estatismo burgués berreta, que solo sirve a amagar a hacer algo para no hacer nada. El gobierno se ha dedicado más a desalojar y reprimir a familias sin tierra y techo que a andar otorgando lotes y viviendas. Lo saben bien las familias de Guernica que aún no han recibido los lotes comprometidos.

No es por ahí… es por allá

Cuando Massa afirma que “queremos decirle al Fondo: ‘tome, acá tiene lo suyo, váyase de la Argentina”, está diciendo que el FMI es la prioridad y que los trabajadores vayan a la cola. Es lo que viene el ocurriendo en la actualidad donde lo que prima es el ajuste contra los salarios e ingresos populares: toda reivindicación medianamente progresiva choca de lleno contra el Fondo.

Con estas conclusiones está claro que el camino no va por el lado del Malvinas Argentinas. “Luchar contra la derecha” depositando toda la confianza en un hombre del FMI, solo porque ajusta “con diálogo”, no es una salida para los trabajadores.

La mejor forma de derrotar a la derecha es mostrar a la clase trabajadora unida y fuerte contra el ajuste actual y el que se venga, organizándonos hoy para “decirle al Fondo”: fuera de nuestro país. Eso demanda caminar más hacia la Plaza de Mayo y menos hacia La Paternal.