Ollas populares contra el hambre en las villas de CABA

Exigimos a Larreta aumento real de la asistencia alimentaria y kits sanitarios.

Cuando hemos empezado a contar los contagios en las villas de la Ciudad, el gobierno de Larreta sigue sin dar respuesta real al crecimiento del hambre, no garantiza los elementos sanitarios a la población más necesitada y falta agua potable en los barrios.


Las listas de espera en los comedores populares se triplican, millones de familias se quedan por fuera del Ingreso Familiar de Emergencia y otras esperan una eternidad para cobrar 10 mil pesos, que se los van a gastar en una semana.


Control popular de la cuarentena


El Ministerio de Hábitat y el Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC) distribuyen cajas de alimentos "donadas" por ONGs de las Iglesias. El relevamiento que llevan adelante con los comités de crisis en los barrios deja afuera a cientos de miles de familias. 


Estos comités de crisis, que integran la Iglesia y los punteros, administran la miseria con el fin de contener la situación social que es una bomba de tiempo. No están para garantizar la asistencia a la población más necesitada, sino para encubrir al gobierno que destina la mayor parte de los recursos de la Ciudad para el pago de la deuda u otros negocios.


Solo en aquellos barrios donde el grado de coordinación y organización de los vecinos y las organizaciones sociales es mayor se logró implementar el control en el reparto. 


La ley de emergencia que acaba de presentar Larreta en la legislatura establece el pago de 48 mil millones de pesos para intereses de la deuda. Las prioridades del gobierno de la Ciudad, como del gobierno nacional, son la deuda con los capitalistas y no la salud y dar respuesta al hambre de la población.


El resguardo sanitario en las villas no está garantizado


No hay ninguna cuarentena posible sin agua potable como en la Villa 31, la Villa 20 y la Villa 15. 


A pesar de que el virus ya está circulando en nuestros barrios, no hay ninguna política de distribución masiva de kits sanitarios.


Los más de 5.200 casos de dengue en CABA, gran parte concentrado en las villas, es un adelanto del desastre sanitario y resultado fatales que tendríamos si no se atiende esta situación dramática.


Si el virus se propaga de forma masiva no va a haber camas en los hospitales públicos vaciados, porque ya van estar ocupadas por los contagios de dengue.


La salida de la cuarentena a la que se encamina Larreta, Fernández y las patronales, convive con la cuarentena focalizada en nuestros barrios rodeados por el aparato represivo como ghettos.


Advertimos que la compra de material antidisturbios para la policía de la Ciudad va a ser utilizado para reprimir una posible rebelión ante un escenario creciente de hambre.


Los trabajadores tenemos que intervenir


En todas las villas de la capital el Polo Obrero llevó adelante ollas populares, como parte de un plan de acción para luchar contra el hambre y la asistencia sanitaria. 


Convocamos a todos los trabajadores desocupados y precarizados de las villas a organizarse y reclamar:


Distribución masiva de alimentos y kits sanitarios (contra el dengue y el Covid-19) en los barrios.


Duplicación de los alimentos en los comedores populares.


Seguro de 30 mil pesos para todos los desocupados.


Agua potable en todos los barrios. Plan de fumigación y descacharrización.


Extensión y aumento del subsidio habitacional, contemplado en la ley 690, para las familias trabajadoras que lo necesiten.


Conformación de comités de vecinos y trabajadores por manzana que tengan en sus manos el control de la asistencia alimentaria y sanitaria.



 



 

También te puede interesar:

4 y 6 de noviembre se desarrollará la elección interna de la lista Roja, que dirige la Junta Interna de ATE Garrahan hace años.
Con la presencia de Fernando Ramal (candidato a diputado nacional por CABA en el FIT-U) y Jeremías Cantero (miembro de la dirección nacional del Polo Obrero).
Sin la participación del Estado es imposible este crimen.
Anuncia convenios de asistencia directa a mujeres que sufren violencia en barrios populares mientras vacía la DGMuj y desaloja trabajadoras.
Se votó en la legislatura porteña, tras 14 años de congelamiento.