Mujer

10/3/2022

8M: dos movilizaciones contrapuestas en Río Gallegos

Bajo la intensa lluvia, las mujeres movilizaron.

8M en Rio Gallegos. Foto: corresponsal.

En las jornadas preparatorias del 8 de Marzo en Río Gallegos hubo acciones promovidas desde diferentes sectores, tanto independientes del poder político como de las agrupaciones ligadas directamente al gobierno.

El movimiento de mujeres y diversidades organizado en torno a la Mesa Feminista Independiente, que ya tiene varios años encima convocando jornadas de luchas, llevó adelante una asamblea días antes para organizar la movilización y debatir las consignas centrales para convocar al acto. En la misma se plasmaron muchos reclamos sobre la falta de implementación de la ESI en las escuelas, la falta de aplicación de la ley de aborto en el hospital, la falta de trabajo genuino y el recorte de las ayudas sociales para las desocupadas entre otros.

Estas asambleas reflejan cuáles son las realidades de muchísimas compañeras que se ven en la necesidad de salir a luchar y organizarse. Para discutir la necesidad de hacerlo manera independiente del poder político, enfrentando diariamente al Estado y el ninguneo de los funcionarios a cargo de las instituciones que deberían garantizar sus derechos.

Por otra parte, hacia el Día Internacional de la Mujer Trabajadora se hizo una conferencia de prensa en el sindicato ATE donde la burocracia sindical convocó a organizaciones feministas que responden al gobierno en la que hablaron funcionarias, entre ellas Nadia Astrada actual Secretaria de DDHH en Santa Cruz y a cargo además de la Subsecretaria de Mujeres. Invitó a marchar para “exigir más derechos, profundizar los derechos que necesitamos garantizar”, algo contradictorio viniendo de una responsable de áreas tan sensibles como las de género donde deberían implementarse medidas contra la violencia.

Las organizaciones de mujeres independientes y de desocupados desde hace varios años que venimos sufriendo la falta de un presupuesto destinado a la atención de quienes sufren violencia doméstica. Todos los meses el reclamo de las organizaciones sociales es recurrente en cuanto a la implementación del Plan Acompañar. El Plenario de Trabajadoras presentó en septiembre una planilla provincial para que se le otorgue concretamente a personas que están en situación de violencia y no hubo respuestas. Esto fue denunciado por las compañeras del Polo Obrero en el acto independiente del 8M en Casa de Gobierno.

En la convocatoria gubernamental no hubo repudio al acuerdo con el FMI, ni se habló de la imperiosa necesidad de una recomposición salarial para los estatales -siendo que estaba la conducción de ATE y las agrupaciones docentes kirchneristas, en medio de un proceso abierto de paritarias y de imposiciones como la conciliación obligatoria al gremio Adosac.

Los medios de comunicación ligados al poder político que intentan plantear una división absurda en el movimiento de mujeres, acusando a los sectores independientes de querer “politizar” la marcha con política partidaria. Pero la realidad es que la existencia de dos movilizaciones se debe a la necesidad de delimitarse de aquellos sectores que son parte del Estado y las agrupaciones del mismo gobierno que pretenden simular una defensa de los derechos de las mujeres y diversidades, pero resultan una verdadera traba a la organización de las trabajadoras para enfrentar a la violencia sistemática a la que son sometidas.

Desde el Plenario de Trabajadoras impulsamos fuertemente la movilización independiente del 8M junto a las organizaciones gremiales y agrupaciones de izquierda independientes del poder político que entienden la necesidad de seguir organizadas denunciando al Estado responsable del régimen social que nos explota y mata. Bajo una lluvia torrencial marchó una imponente columna de mujeres cantando y agitando consignas de lucha:
“Fuera el FMI, basta de ajuste y violencia”.

Basta de femicidios, justicia para Jesica Minaglia, Liseth Barrera y Zulma Malvar. Aparición con vida de Tehuel, aparición con vida de Marcela López. Ni una menos, el Estado es responsable.