30/03/2021
Córdoba

Concentración en Tanti en reclamo de justicia por Ramona Esther Villán

Víctima de intento de femicidio sufrió amenazas mientras estaba internada.

El lunes 29 de marzo se realizó en la localidad cordobesa de Tanti una concentración en pedido de justicia y en apoyo a Ramona Esther Villán, víctima de un intento de femicidio a manos del policía Cristian Molina el pasado jueves 25 de marzo.

Luego de que Molina le disparara, Ramona sufrió amenazas mientras permanecía internada en el hospital Domingo Funes. Por este hecho se realizó la concentración en la plaza de Tanti, donde se denunció que la víctima no cuenta con apoyo psicológico ni legal, ni siquera el proporcionado por el Punto Mujer de Desarrollo Social de la localidad. Debido a eso tuvo que buscar abogadx por su propia cuenta y a la fiscalía de Carlos Paz en transporte público con el alta médica recién dada y sin protección policial (a pesar de las graves amenazas).

El agresor cuenta con antecedentes de peso, ya que fue uno de los policías que estuvo a cargo del acuartelamiento en el año 2013, por lo cual fue condenado pero no con cárcel efectiva.

En la concentración se planteó la necesidad de visibilizar lo acontecido entre lxs vecinxs, y proyectar lo que ocurre en la zona en otros espacios de participación y organización social, medios de comunicación, etc. Lxs vecinxs autoconvocadxs pusieron en conocimiento diversas situaciones en las que queda expuesta la impunidad de distintos sectores del municipio y la policía.

En la región continúa latente el caso de Marcelo Soria, encontrado inconsciente y gravemente herido sobre la ruta provincial 28; el asesinato de Patricia Rosa Saad y las amenazas que recibió su psicóloga cuando se dirigía a declarar; además de casos de acoso sexual a menores por parte de funcionarios municipales, sin atención ni toma de denuncia.
Luego de relatar estos hechos, realizaron una intervención en Desarrollo Social-Punto Mujer de la Municipalidad de Tanti.

Fueron recibidos por la asistente social a cargo, Carina Deyustti, quien dijo no poder dar datos sobre el tratamiento del caso de Esther por confidencialidad, e indicó que había un protocolo para estos casos tanto en la policía como el dispensario. Cuando se le consultó cuál era ese protocolo, respondió que desde el Punto Mujer se hace acompañamiento no legal de la víctima, llegando hasta ayudar a que retire su botón antipánico, aclarando que “aunque no debiera ser así, hasta eso se tiene en cuenta”. Además, tuvo que reconocer que existe un problema con la toma de denuncias por violencia de género en la policía.

Estas palabras no hacen más que dejar al descubierto la responsabilidad del Estado en sus distintas instituciones, al igual que la complicidad del intendente Daniel Azar y del comisario del pueblo que se revela en la desestimación de denuncias y la carencia de presupuesto para cuestiones de violencia de género.

Apoyamos la organización independiente de estxs vecinxs autoconvocadxs, y la tarea de Vivas Nos Queremos Tanti y Cabalango. Exigimos la necesidad de hacer visibles hechos en los que la violencia patriarcal va de la mano de la impunidad de los agresores, amparados por la policía y el Estado.

Es necesaria la organización colectiva para poner fin a la violencia. El Estado es responsable.

También te puede interesar:

Los jóvenes fallecieron luego de una brutal persecución policial.
Con la convocatoria, los reclamos ambientales en la provincia y la ciudad tendrán un punto de apoyo.
A dos años de los hechos, la fiscalía pretende cerrar la causa sin ningún responsable condenado.
Sucedió en la localidad de El Brete, cerca de Cruz del Eje.
El nuevo jefe de gabinete, un enemigo probado de los derechos de las mujeres, las diversidades y la niñez. Escribe Juliana Cabrera.