23/12/2021
Merlo

Karina Menéndez, ningún avance en los derechos de las mujeres

Asumió la intendencia como testaferra de su hermano,
Concejala por el PO-FITU

El peronismo local ha buscado presentar la asunción de Karina Menéndez en la intendencia de Merlo como un avance de las mujeres dentro del municipio: nada más alejado de la realidad.

La hermana de Gustavo Menéndez llega a ocupar el ejecutivo local no por su defensa de los derechos de la mujer, tampoco por portar un apellido -es la segunda vez que encabeza una lista como concejal para luego renunciar a pedido de su consanguíneo-. Es intendenta producto de una maniobra que realiza Gustavo Menéndez para poder ser reelecto en 2023. Su asunción entonces no tiene otro objetivo que salvarle las papas a su hermano, un militante contra el derecho al aborto.

Pero por si esto no bastara para mostrar cuán lejos está de representar a las mujeres, su primer acto como mandataria fue homenajear a la policía bonaerense.

En lugar de exigir explicaciones a la policía local  de por qué no toma las denuncias de las mujeres del distrito ante cada caso de violencia; por qué motivo es necesario que familiares y amigas se movilicen a las puertas de las comisarías para que busquen a las chicas que desaparecen en Merlo, Karina Menéndez homenajea a la misma policía que ningunea y amenaza a las mamás que reclaman por sus hijos muertos por el gatillo fácil; la misma policía que desaloja a mujeres y a sus hijes de los barrios populares.

Frente a esta situación, llamamos a las mujeres del distrito a organizarnos de forma independiente del gobierno municipal. Para lograr la plena vigencia de nuestros derechos es necesario romper con quienes nos oprimen y se presentan como nuestras representantes sin haber levantado un dedo por nosotras.

En esta nota

También te puede interesar:

Sin ningún tipo de explicación dejó en la calle a 9 músicxs.
“Estas obras no resuelven las reales causas de las inundaciones.”
Se prepara una respuesta a esta política “nacional y popular”.
El intendente Rojas se “lava las manos”.
“El ajuste ya empezó”, señaló un funcionario del organismo financiero.