23/10/2021

Larreta hace demagogia electoral con el padecimiento de las mujeres

Anuncia convenios de asistencia directa a mujeres que sufren violencia en barrios populares mientras vacía la DGMuj y desaloja trabajadoras.

Anuncios y desalojos

La impostura del gobierno de Larreta en términos de asistencia a las mujeres que sufren violencia es total. Luego de desalojar la toma Fuerza de Mujeres en la Villa 31, compuesta por mujeres y sus hijes huyendo de situaciones de violencia, la ministra de Desarrollo Humano y Hábitat, María Migliore, y el fiscal general adjunto, Pablo Garcilazo, presentaron un convenio para implementar políticas de atención social para casos de violencia de género en los barrios populares de la Ciudad.

Con este anuncio se busca “habilitar el trabajo conjunto en la implementación de políticas de atención social a barrios vulnerables y el diseño de planes y programas de acción para la promoción de los derechos civiles, humanos, políticos, económicos, sociales y judiciales”. Muchas vueltas para no especificar, en términos concretos, en qué medida responde a las demandas que vienen reclamando las mujeres de las barriadas en cuanto a la necesidad de dispositivos de cercanía que den respuestas inmediatas ante situaciones de violencia. Estas demandas se tradujeron en movilizaciones, cortes frente al ministerio y hasta un taller especifico y masivo en el último Encuentro Regional de Mujeres de la ciudad de Buenos Aires.

Aunque crecen las denuncias por violencia, Larreta ajusta y precariza trabajadoras

Según el último informe de la Oficina de Violencia Domestica durante el segundo trimestre del año los equipos interdisciplinarios atendieron 1.780 casos en la Ciudad, esto es, un incremento del 73% respecto al año anterior. De cada 10 casos 5 corresponden a violencia física y 4 son situaciones evaluadas como de riesgo altísimo y alto para las personas afectadas, es decir, peligro de femicidio.

La necesidad de nuevos Centros Integrales para las mujeres (CIM) se demuestra en que el 44% de estas mujeres proviene de 4 de las 15 Comunas, que son las más afectadas por la miseria social y falta de urbanización real (Comunas 8, 1, 4 y 7). Pese a esta realidad, el gobierno de Larreta avanzó en el vaciamiento de la Dirección General de la Mujer (DGMuj), manteniendo un esquema mínimo de un CIM por comuna, ninguno atendiendo los fines de semana y con horario limitado a 6 horas de lunes a viernes. Al ser tan pocos, lejos quedan de las mujeres que los necesitan y la mitad de los Centros que existen están tercerizados a ONGs.

Como si fuera poco, el gobierno mantiene a sus trabajadoras precarizadas. Esta condición no es la excepción ya que en la Ciudad hay 18.000 trabajadores precarizados. Las trabajadoras precarizadas de la DGMuj son más de 100 y mantienen un vínculo laboral ya sea por contratos de locación o tercerizadas a través de la UBA (asistencia técnica). En estas condiciones atienden desde la línea 144 hasta el trabajo en los dispositivos de acompañamiento. Para Larreta y la ministra Migliore, estas trabajadoras no son prioridad como lo demuestra este reciente anuncio que en nada se refiere a su situación.

Juntos por el Cambio maquilla con anuncios su política de ajuste y vaciamiento

Según Carolina Barone, directora de la DGMuj, se va a presentar en las próximas semanas un Plan integral de abordaje de violencias para barrios populares, con la idea de acercar todos los servicios de la DGMuj a los barrios para llegar directamente a cada una que lo necesita. Barone hace este anuncio en plena campaña electoral luego de un 2020 con un alarmante aumento de femicidios y transfemicidios/travesticidios en la Ciudad con respecto al año anterior -según el Ministerio Público Fiscal subió la incidencia de la violencia de género en las muertes de personas de identidad femenina.

Mientras tanto el oficialismo se niega a votar el proyecto presentado por la banca de Amanda Martin en la Legislatura, reclamando la apertura inmediata de 13 nuevos CIMs que cuenten con presupuesto para nuevas incorporaciones de profesionales, que se garantice atención las 24 horas, todos los días del año y con trabajadores en planta permanente. Es decir, dispositivos de cercanía que brinden asistencia jurídica, médica y psicológica, colaborando desde diferentes disciplinas a transitar el difícil proceso de romper con vínculos violentos y sobrevivir en el contexto de miseria social que se extiende por responsabilidad de los gobiernos.

De más está decir que la verdadera cara de gobiernos ajustadores como el de Larreta es la del desalojo violento de la toma Fuerza de Mujeres, aplicando la misma furia que Kicillof en Guernica y otras tomas de la provincia. La lucha por terminar con la violencia reclama reforzar la organización y movilización independiente por Centros Integrales de la Mujer, trabajo genuino y solución habitacional para mujeres que sufren violencia.

También te puede interesar:

Panorama político de la semana.
Una mujer fue secuestrada junto a su hija de un año y medio durante 4 días. Allí fue abusada sexualmente y torturada por su expareja.
Gran campaña de la Naranja Telefónica.
La decana de Sociales se abstiene de exigir un mayor presupuesto para la facultad.
Redoblemos la movilización popular para derrotar los negociados de la especulación inmobiliaria.