18/03/2021
debate

Acerca de un tuit de Guillo Pistonesi del PTS

Sobre los "incidentes" en la visita de Alberto Fernández a Lago Puelo.

La manifestación y la apedreada en Lago Puelo contra la combi que trasladaba a Alberto Fernández despertaron una reacción cerrada de todo el arco político patronal en solidaridad con el presidente. La grieta desapareció y, junto al repudio emitido por los voceros y funcionarios oficialistas, al unísono Mauricio Macri, Horacio Rodríguez Larreta y Elisa Carrió emitieron tuits “rechazando la violencia” y defendiendo “el camino de la paz y el diálogo” para resolver “los problemas de la provincia”. Al coro de la hipocresía “en defensa de la paz” se sumó también el autodenominado “periodismo de guerra”. La reacción de las fuerzas patronales y del establishment guarda una lógica. Las distintas alas políticas y lobbies de la burguesía cierran filas detrás de la defensa de las instituciones del Estado capitalista cuando se encuentra cuestionada por la acción directa del pueblo y la movilización popular. Toda esta campaña ha servido para proceder a hacer detenciones y allanamientos (como las sucedidas este jueves 18) en una clara criminalización de la protesta contra el proyecto megaminero.

Quien sorpresivamente se sumó al coro de la condena fue el dirigente del PTS Guillo Pistonesi, aunque desde un ángulo diferente. En un tuit de su cuenta personal condena la acción por “imbécil e impotente” y afirma que solo sirvió para tapar la lucha popular contra la megaminería y el hecho de que docentes y estatales no cobran su sueldo desde hace meses. Se trata, claramente, de un abordaje antirrevolucionario del “incidente”. Un militante o una fuerza revolucionaria no puede nunca condenar la acción combativa y desafiante de las instituciones del Estado que desarrollan los sectores populares -que en este caso en particular lo hacían contra el gobierno nacional al mismo tiempo que vitoreaban “fuera Arcioni”. Al contrario, debe promoverlas y colocarse del lado del pueblo enfurecido contra la cruzada reaccionaria de los partidos del régimen y el establishment. Es falso, por otra parte, lo de impotente. Lo revela el hecho de que, luego del suceso, se haya agudizado la crisis entre el gobierno nacional y el provincial. Wado de Pedro, por ejemplo, le atribuyó la responsabilidad de la (in)seguridad del presidente al gobernador Arcioni. Como se sabe, la crisis y choques de “los de arriba” plantea un mejor escenario para que se abran paso las reivindicaciones de los de abajo.

Finalmente, es completamente incorrecto atribuirle a la acción de los vecinos de Lago Puelo el ocultamiento de las movilizaciones populares contra la megaminería y los reclamos y la lucha de los docentes y estatales. Estas luchas han sido ocultadas sistemáticamente durante años por los grandes medios de comunicación comprados por el lobby minero y tributarios a cualquiera de los dos principales bloques capitalistas del país, que del mismo modo se han revelado siempre como enemigos acérrimos de las luchas y huelgas de docentes y estatales de todas las provincias. La difusión de esas grandes luchas es una tarea que solo podrán desarrollar fielmente y en forma sistemática los periódicos y medios obreros y revolucionarios.

También te puede interesar:

Además es la única provincia donde la cantidad de camas se redujo desde que empezó la pandemia.
La petrolera de Bulgheroni despliega su poderío mediático para invisibilizar sus responsabilidades
¡Plan de lucha por la recomposición salarial YA!