03/09/2021
Doctrina Chocobar

Berni vuelve a defender a la Bonaerense en el caso Chano Carpentier

Incluso postula que el policía “debería haberle disparado antes”.

En una entrevista reciente en Radio con vos, el ministro de Seguridad bonaerense Sergio Berni volvió a defender a la maldita Bonaerense. Luego de distanciarse de María Eugenia Vidal por sus declaraciones alrededor de la legalización de la marihuana, utilizó como ejemplo el caso de Chano Carpentier. Tras haber defendido a ciegas a la Bonaerense con versiones inconsistentes e inestables desde el primer momento, ahora continuó en el mismo sendero y dijo incluso que el policía “actuó bajo legítima defensa”. Presentó que el policía agresor llegó a “sustituir el fracaso de los tres médicos psiquiatras que intentaron calmarlo”, aunque la madre negó que hubiera un equipo de salud mental en el operativo, y que lo que podría reprocharle al agente es “haber dejado que se acerque demasiado”. Es decir, le reprocha no haberle disparado antes.

Berni incluso dice que “no se puede discutir siempre lo más delgado y echarle la culpa a la policía”. Hasta dijo que de lo que se debería hablar “no es si el policía actuó bien o actuó mal”, que eso “hay que dejárselo a la policía”. Con estas palabras justifica que se cancele toda investigación sobre los más de 200 pibes asesinados en manos de la Bonaerense durante la cuarentena, y busca garantizar el encubrimiento a los asesinos de Facundo Castro, de Brandon Romero y de Lucas Verón.

El ministro declara, por un lado, que “no hay que perseguir a los consumidores”; y hasta habla del “fracaso de la guerra contra las drogas”. Pero, por el otro, se jacta públicamente de procesar como narcotraficantes a consumidores que cultivan. Incluso habla muy al aire de “la corrupción política, judicial y policial detrás del narcotráfico”, pero calla la boca con todos los casos de este tipo de vínculos con el delito organizado en la fuerza provincial que se conocieron bajo su gestión.

En la entrevista también fue consultado por Ernesto Tenembaum sobre si preferiría a Patricia Bullrich de ministra de Seguridad nacional, en lugar de Sabina Frederic. Berni respondió que ninguna de las dos. Tenembaum le preguntó entonces qué lo diferencia de la exministra de Macri, a lo que respondió que “hace mucho marketing, pero tuvo pocos resultados”. Entre un listado de ejemplos sobre su punto, postuló que “dijo que venía a terminar con los piquetes, y fueron los cuatro años con más piquetes en la Argentina”.

Al cruce de Berni salió la candidata del Frente de Izquierda – Unidad lista 1A, Romina Del Plá, quien señaló que la crítica del ministro del gobierno “progresista” de Kicillof hacia Bullrich es haber sido una «represora inconsecuente». Esto, cuando durante su mandato se impuso el ajuste con la más cruda represión, como la reforma previsional de diciembre de 2017. O cuando las fuerzas federales se cobraron las vidas de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel entre otros.

Pero el ministro estrella del kirchnerismo, sin embargo, deja claro con estas declaraciones que también considera que la respuesta que hay que dar a los reclamos populares son los palazos. Es lo que ya demostró en Guernica y las cientos de recuperaciones de tierras en la provincia que fueron desalojadas. O en los conflictos obreros, como la violentísima represión de Penta ni bien iniciada su gestión.

La lista del Frente de Izquierda – Unidad lista 1A está compuesta por referentes del movimiento obrero, del de mujeres y diversidades, de luchadores populares, de militantes. Es decir, candidatos que sufrieron en carne propia las políticas de los represores que abundan en las listas de las variantes del régimen. Por ello planteamos desmantelar el aparato represivo y abrir los libros de las comisarías al control popular, en contraposición a la agenda de mayor reforzamiento policial y de militarización en cada barrio que comparten los Kicillof, Berni y los Fernández, los Macri, Larreta y Bullrich, los Milei o los Randazzo.