16/08/2021
Provincia de Buenos Aires

Brutal desalojo de la Bonaerense a las familias del barrio El Carmen Berisso

“Nacionales y populares” reprimen a los sin tierra  de la mano de Sergio Berni.  

El pasado domingo 15, la Bonaerense desalojó violentamente la ocupación de terrenos de la Municipalidad en el barrio El Carmen de Berisso deteniendo a dieciocho vecinos que son parte de decenas de familias que reclaman tierras para vivir.

Según declaraciones del subsecretario de Tierra, Vivienda y Hábitat del municipio, los terrenos pertenecen al gobierno municipal desde el 2012 pero recién se habría concretado la posesión la semana pasada por “problemas legales”. Está muy claro que en los nueve años trascurridos las distintas intendencias peronistas y de Juntos por el Cambio no movieron un dedo para enfrentar el gravísimo déficit habitacional.

Los “problemas legales” son una excusa que estalla ahora con la ocupación; y en todo caso confirman la resistencia de las empresas a entregar las tierras, incluso cuando fueron vendidas al Estado municipal. Repitiendo el relato oficial, los representantes del jefe comunal kirchnerista Fabían Cagliardi (empresario de la construcción) aseguran que primero pondrán “en valor” las tierras para luego lotearlas. Lo único cierto es que primero llegaron los gases, los palos y la represión a grandes y chicos en el “Día de la Niñez”. Como ocurriera con Guernica, la Bonaerense de Sergio Berni, a pedido de la intendencia, desplegó un verdadero ejército contra las familias que se estaban instalando en el predio municipal.

“Portando escopetas y cartuchos antimotín; el grupo policial enfrentó a los ocupantes” (Diario El Día de La Plata, 16/8). Lo que este diario llama “enfrentamiento” fue una represión brutal con la infantería ocupando las tierras en un operativo conjunto de efectivos policiales de La Plata, Berisso y Ensenada, es decir, de coordinación conjunta de la intendencia macrista de Julio Garro y los intendentes K, Mario Secco de Ensenada y Fabián Cagliardi de Berisso.

Viviendas congeladas

Días antes de la represión en el Barrio El Carmen, el Partido Obrero de Berisso destacaba en su plataforma municipal que los 18 asentamientos instalados en la ciudad son la evidencia del déficit crónico que las propias autoridades estiman en 10.000 viviendas faltantes sobre una población total de menos de 100.000 berissenses.

En estos barrios precarios viven alrededor de 30.000 personas y solo en Villa Arguello lo hacen unos 5.500 vecinos de la Franja de Berisso. La mitad de estos asentamientos, mal llamados “barrios populares” para encubrir la responsabilidad del Estado, no tienen acceso a la red de gas y agua potable, carecen de cloacas y un 20% no tiene luz eléctrica. A esto se suma el grave problema de desnutrición infantil en una provincia de Buenos Aires con más del 50% de pobreza.

Desde el 2012 están paradas las obras en “carpeta” o sin terminar: gran parte del ajuste pasó por la vivienda popular. La represión a los sin tierras es la política de Estado de todos los gobiernos. En el 2018 desalojaron a vecinos de Santa Cruz estafados con la compra de tierras bajo la intendencia del radical Nedela. En el verano del 2020 le tocó el turno al  gobierno del Frente de Todos, que debutó reprimiendo con postas de goma la masiva ocupación de tierras en Villa Roca con otra tanda de detenidos. Recientemente, el actual intendente Fabián Cagliardi anunció en campaña electoral la finalización de 28 unidades habitacionales paradas desde el 2011. Todo un dato sobre el parate que tiene ya una década.

 

“Capital provincial de los asentamientos”

El crecimiento de los asentamientos precarios es el resultado de la desocupación, miseria social y la imposibilidad de acceder a la vivienda propia. La ocupación de tierras en El Carmen y los asentamientos en Berisso, habitados por uno de cada tres berissenses, son parte de una gravísima situación que le ha valido a la región de La Plata, Berisso y Ensenada el mote de “Capital Provincial de los Asentamientos”. Si se contabiliza el total de asentamientos precarios, estos suman 260 en la región con un total de 230.000 personas sobreviviendo sin servicios básicos, en zonas inundables y la gran mayoría precarizada, desocupada o indigente.

Esta crisis desesperante contrasta con los grandes negociados inmobiliarios. La expulsión de trabajadores a la periferia es el resultado de la especulación, el monopolio capitalista del suelo y la vivienda, los altísimos precios de los alquileres, los costos de los materiales para construir y de la imposibilidad de acceder a los créditos de vivienda. Días atrás el gobernador Kicillof, Tolosa Paz,  Ferraresi y Gollán hicieron un acto en el Estadio Diego Armando Maradona de La Plata para anunciar con bombos y platillos 56 créditos para construir viviendas. Una cantidad ínfima y más deuda a familias sobreendeudadas que no llegan a fin de mes ni cubren la canasta básica.

En La Plata está la llamada “mega toma” de Los Hornos, la ocupación más grande de todo el territorio bonaerense. En noviembre del año pasado, después del salvaje desalojo a las familias de Guernica, el intendente platense del Pro, Julio Garro, pedía la “relocalización” de los ocupantes llamando al Ministerio de “Seguridad” de Berni a intervenir. Garro y el Frente de Todos votaron también y “Juntos” en el Concejo Deliberante la cesión de tierras fiscales al Arzobispado en detrimento del reclamo de la Asamblea de Vecinos del Barrio El Rincón que viene movilizándose por un jardín maternal y una salita.

Relato en campaña

El intendente de Berisso mandó reprimir siguiendo el libreto de Kicillof. Como el gobernador, Fabián Cagliardi también promete  “poner en valor” las tierras fiscales del barrio El Carmen garantizando su futura urbanización. Es la respuesta de compromiso para justificar el desalojo de las familias, a quienes acusa de “usurpadores ilegales”, y para detenerlas con la policía. A la fecha se mantienen las causas contra 40 trabajadores y jóvenes detenidos durante la represión, quema de casillas y topadoras enviadas por el gobierno provincial contra la ocupación de Guernica. .

El viernes anterior a la represión en Berisso, Kicillof hizo un acto en Guernica junto a la intendenta de Presidente Perón para anunciar un “plan de desarrollo urbano” y entrega de tierras haciendo cumplir con la Ley 14448 de Hábitat que “obliga” a los facilitadores inmobiliarios a ceder una parte mínima de las tierras. El 25 de junio de este año vecinos de Guernica denunciaban el vencimiento del plazo de 180 días del Acta de Preadjudicación Intransferible, por la cual el Ministerio de Desarrollo de la Comunidad se comprometía a proveer a las familias firmantes de un lote con electricidad, agua potable, apertura de calles y aptitud urbanística.

Este anuncio, a menos de un mes de las Paso, llega tarde, todavía no arrancó y consagra el reconocimiento a los “denunciantes” que carecen de títulos de propiedad y cuyas tierras están ociosas desde hace 40 años. Kicillof hace campaña con un proyecto que retoma parcialmente lo elaborado un año atrás por una comisión de investigadores, docentes y estudiantes de las facultades de Arquitectura y Geografía de la Universidad de La Plata, cuando todavía permanecían  mil quinientas familias en Guernica y su presencia fue documentada con un censo ordenado por el propio gobierno.

Mientras alistaban a los cuatro mil efectivos de la Bonaerense, el gobernador y el ministro Larroque disimulaban el desalojo prometiendo la entrega  de 3.000 lotes con servicios dentro del “Plan Bonaerense de Vivienda y Hábitat” (85.000 lotes en toda la provincia). Lejos de todo esto, los 3.000 lotes se reducen a 850 terrenos. Como provocación añadida, el elenco en campaña electoral que bajó a Guernica incluía al represor Sergio Berni y su esposa, la senadora Agustina Propato, dueña de 14 propiedades y una de las precandidatas más acaudaladas del Frente de Todos.

La lucha por el derecho a la vivienda

Las recuperaciones de tierras fiscales y ociosas son parte del movimiento popular en una provincia de Buenos Aires donde el déficit habitacional supera el millón y medio de viviendas a construir y refaccionar porque son inhabitables. La liberación de los alquileres es otro mazazo a la economía popular en plena oleada inflacionaria, tarifazos y aumento de precios de los alimentos.

Cagliardi manda la Bonaerense al barrio al Carmen de Berisso pero es incapaz de anunciar un plan de construcción de viviendas porque en el municipio y en la provincia domina el ajuste. El intendente K ha preferido ser el anfitrión de una reunión para avanzar con la privatización del Astillero Río Santiago (ARS) y darle su apoyo a la media sanción que el Frente de Todos y Cambiemos votaron en común en la Legislatura para modificar el régimen jurídico del ARS en una Sociedad de Estado

El Partido y el Polo Obrero de Berisso se solidarizan con los vecinos reprimidos de El Carmen y se movilizan por una urgente solución a sus necesidades. Reclamamos un Plan de Viviendas y Urbanización bajo control de los trabajadores, vecinos y organizaciones populares. No al pago de la deuda usurera a los bonistas. Impuesto a los capitalistas para financiar la construcción de viviendas y gravamen extraordinario a las empresas de la zona para ejecutarlo. Los precandidatos del Frente de Izquierda Unidad harán de la campaña electoral una tribuna obrera en defensa de la vivienda y contra la especulación inmobiliaria.

 

   

También te puede interesar: