15/07/2021

Córdoba: el salario no alcanza ni para construir un metro cuadrado

Los ingresos de bolsillo de una docente o medica entre los más alejados de poder construir la casa propia.

Imagen extraída de La Voz del Interior

La comparación entre los salarios y el valor del metro de construcción presenta una brecha que tiende a agrandarse. En efecto, los ingresos de los trabajadores vienen perdiendo poder adquisitivo y, de la mano de esto, creció la pobreza, de manera que el acceso al derecho a la tierra y la vivienda no se garantiza.

De acuerdo a estadísticas, en 4 años avanzó una confiscación de salarios y jubilaciones que aleja el derecho a la tierra y vivienda. Por eso creció más del doble la cantidad de sueldos necesarios para comprar un inmueble.

El valor del metro cuadrado tiene un costo de $50.035,47 según índice del costo de la construcción en Córdoba de mayo 2021, por lo que el promedio de ingresos mensuales de lxs trabajajadores no alcanza ni para construir una mínima superficie. Un salario docente promedio de bolsillo ronda los $45.577,36, sin el descuento de la cuota sindical, es decir que a la docencia percibe ingresos que no cubren ni el costo de un metro cuadrado. Una residente medica cobra de bolsillo $44.000 (sin bonos), y necesita hacer extensas guardias y recurrir al pluriempleo para sobrevivir.

En una nota titulada “Cuántos años de trabajo hacen falta para comprar un departamento en Córdoba”, publicada por el medio La Voz, se afirma que “de acuerdo con datos de la Cámara de Corredores Inmobiliarios de Córdoba (Cacic), en marzo de 2017 el metro cuadrado de un departamento tipo del barrio de Nueva Córdoba, en Córdoba capital, tenía un valor de 33.750 pesos”.

“Según datos del Observatorio de Empleo y Dinámica Empresarial (Oede) del Ministerio de Trabajo de la Nación, un empleado del sector privado registrado cordobés ganaba, en promedio, 19.886 mensuales. Significa que cada trabajador necesitaba 1,7 salarios para comprar un metro cuadrado. En marzo último, el precio del metro cuadrado se ubicó en 257.325 pesos y la remuneración media, en 69.485 pesos. La relación ahora es que cada empleado requiere 3,7 sueldos para adquirir un metro cuadrado”, publicó la citada fuente.

En consonancia con los números mencionados, destaca el dato de que en un lapso de cuatro años creció más del doble la cantidad de sueldos que necesitó un trabajador privado para comprar un inmueble en cualquier punto de la provincia. De esta manera, el problema del déficit habitacional se agrava, en momentos en que no hay un plan de viviendas en curso.

Entre las razones que explican la brecha entre salarios y valor de metro cuadrado hay que mencionar el salto del dólar. En efecto, la moneda norteamericana trepó de forma notoria desde 2018, mientras que los salarios (medidos en dicha moneda) cayeron abruptamente. Las devaluaciones llevadas adelante por los gobiernos tanto de Mauricio Macri como por el de Alberto Fernández implicaron una pérdida de ingresos notable.

A la devaluación hay que sumarle el ataque al salario. Es que desde hace años se vienen imponiendo paritarias muy por debajo de la inflación. Además, como “invertir en ladrillos” es un reaseguro frente a la inflación, los materiales de construcción se incrementaron. Así, sube el metro cuadrado de construcción y baja el poder adquisitivo de los salarios.

Vale señalar que las familias hipotecadas en los créditos UVA están siendo estafadas por los bancos, sin que el gobierno le ponga fin a esta usura. El ejemplo importa para remarcar hasta qué punto no se garantiza el derecho a la vivienda, y se ampara la especulación financiera e inmobiliaria.

El gobierno de Córdoba realizó anuncios de campaña electoral que no resuelven el problema del déficit habitacional, como el relanzamiento del programa Mas Vida Digna. Así las cosas, Juan Schiaretti pasó de la promesa de 25 mil viviendas a créditos miserables de entre $40.000 a $80.000 que no alcanzan para construir una habitación.

En este cuadro es claro que para hacer efectivo el derecho a la vivienda hay que impulsar una acción independiente por un banco de tierras, un plan de viviendas populares, que genere trabajo, junto a un plan de obras públicas. A esos fines hay que destinar los fondos públicos. Lo señalado viene siendo planteado por el Partido Obrero en el Frente de Izquierda y tiene en las asambleas del Polo Obrero como impulsoras.

También te puede interesar:

Por una Educación Sexual integral científica, laica y respetuosa de las diversidades sexuales y de género.
El control popular del uso del suelo es una salida en defensa del ambiente y la biodiversidad.
Entrevistamos a Luciana Musachio, del Colectivo Docente de Nivel Inicial.
Allanamiento intimidatorio como parte de una persecución que persiste a pesar de denuncias de los atropellos.
Convocamos a una instancia de debate, organización y lucha ¡Súmate!