13/12/2021

De los “avances” con el Fondo a otra “sarasa” de Guzmán para defender el Presupuesto 2022

El ministro de Economía va al Congreso a pedir la aprobación de una hoja de ruta del ajuste.

Luego del regreso de los funcionarios del Ministerio de Economía y el Banco Central que viajaron a Washington para tomar nota de las exigencias del FMI en pos de sellar un acuerdo, Martín Guzmán arribará al Congreso para defender el proyecto de ley de Presupuesto 2022 que presentó hace tres meses e iniciaría así su tratamiento. La bendición de Cristina Kirchner a la negociación reincide en los intentos de dibujar el ajuste que se viene, para venderle a la población que es posible rescatar la deuda fraudulenta sin el hambre del pueblo.

Las directivas «técnicas» del organismo financiero fueron expresadas en un comunicado, donde se afirma que arribaron a un «entendimiento general» acerca de un rumbo de adecuación «gradual y sostenible» de las cuentas públicas, lo que recuerda la receta gradualista de ajuste que ejecutara el macrismo. En resumen, los deberes que trajo la comitiva oficial indican una profundización de la política económica que está hundiendo a millones en la pobreza.

Es el hoja de ruta que insinúa el Presupuesto 2022, amén del dibujo que significa por ejemplo una previsión inflacionaria del 33% anual contra el 52% que releva el Banco Central según expectativas de mercado -cuando el ejercicio en curso cerrará con más de 20 puntos por encima de lo fijado en el Presupuesto 2021 y unos 7 puntos por encima incluso de la revisión de mitad de año. La utilidad inmediata de ello es subestimar los ingresos tributarios -para manejarlos a discreción- e imponer pautas salariales a la baja.

Por lo demás, Guzmán buscará ensayar una nueva «sarasa» en busca de encubrir el carácter ajustador de su proyecto. Un informe exhaustivo de la Oficina de Presupuesto del Congreso refuta de plano el relato presidencial de que «el ajuste es historia».

Tomado en su conjunto, el gasto total del Estado cae 1,5% en relación al PBI respecto de este año, en que el propio kirchnerismo reconoció el ahorro fiscal a costa de la población trabajadora. El recorte principal se registra en prestaciones sociales, que se contraen 0,8 puntos del producto bruto, en primer término por la mantención de jubilaciones de hambre y un desplome del 35% en el valor de los programas sociales en relación al PBI. En las asignaciones familiares la comparación interanual arroja un achique del 5,2% en moneda constante, siempre y cuando la inflación no se dispare por encima de la pauta oficial.

Al mismo tiempo, el gasto en salarios de los empleados públicos representa un 9,9% del gasto total, muy por debajo de todo el mandato de Macri y de la media de la década que es del 11,4%. El ataque a los salarios es una política de Estado, como se registra este año siendo el principal motivo del superávit fiscal de las provincias, gracias a que el gasto en personal se redujo 4,1% entre todas las jurisdicciones.

Los subsidios económicos se contraen también un 0,9% del PBI, fundamentalmente en el rubro de transferencias al sector energético, que serían compensadas con un tarifazo a los usuarios. En contraposición, el peso de los intereses de la deuda sobre el gasto total de la Administración Nacional aumentaría de 7,1% en 2021 a 8,2% en 2022. La política de endeudamiento que el gobierno aplica bajo la directiva del Fondo (con títulos atados a la inflación o el dólar) y el rescate de la deuda externa proyectan un agravamiento sostenido de la hipoteca nacional. Es con esa intención que buscan financiamiento por 12.000 millones de dólares con distintos organismos internacionales de crédito.

Todo esto fue formulado en base a descontar un acuerdo con el FMI, ya que ni siquiera se contemplan pagos de intereses ni de capital. Como revela la postergación del mentado Plan Plurianual que había prometido Alberto Fernández, las puntadas finales del devenir de las cuentas nacionales será dado por la tutela de los técnicos del Fondo, el capital financiero internacional y el imperialismo. La Plaza de Mayo colmada este sábado 11 con millares y millares de luchadores muestra las reservas de lucha con que los trabajadores afrontarán este reto. Los diputados del Frente de Izquierda Unidad expresarán en el Congreso este rechazo al Presupuesto 2022 de ajuste.

También te puede interesar:

En el marco de una inflación sin techo y de una devaluación que se acelera. Escribe Eduardo Salas.
En el medio de las negociaciones con el Fondo.
El acuerdo con el FMI engrosará esta hipoteca impagable.
El FMI dirige la batuta en un país hambriento y saqueado.
El gobierno benefició a la banca y hundió a los jubilados en la indigencia.