17/08/2021
Elecciones 2021

Dolores: comienza una intensa campaña del Frente de Izquierda Unidad contra el consenso del ajuste

precandidata a concejal por el FIT-U.

Dolores vive, con el intendente Camilo Etchevarren de Juntos por el Cambio, el mismo ajuste que los gobiernos provincial y nacional del Frente de Todos descargan sobre las familias trabajadoras y la clase media. Por eso, el oficialismo local y la oposición del PJ-kirchnerismo achican la “grieta” sobre las cuestiones fundamentales que impactan sobre la población y empujan a más y más familias a palear el hambre en merenderos y comedores de la ciudad.

Uno de los principales problemas sociales es la falta de viviendas accesibles, que obliga a las familias trabajadoras a pagar alquileres excesivos o vivir hacinados. Los escasos planes de vivienda que se vienen desarrollando apenas son alcanzables para una clase media con ingresos estables, y están atados a un convenio con empresas y créditos a pagar por largos años. Mientras tanto, se intenta armar negocios a costa del presupuesto municipal como el Parque Termal, para los Howard Jhonson.

La ausencia de oportunidades para la juventud la condena al trabajo precario o la desocupación. Las mujeres que sufren violencia de género y sus hijos no tienen adónde acudir, ya que ni la policía, ni la Justicia, ni el Estado municipal brindan respuestas aun cuando peligran sus vidas, como reflejó la denuncia de Valeria Filippi de la que nos hicimos eco en Prensa Obrera.

La calidad de vida de los dolorenses se degrada a su vez por la proliferación de basurales a cielo abierto, la contaminación de las aguas, y un sistema cloacal que no abarca a la totalidad de la población. La peores condiciones ambientales y habitacionales se sufren en los barrios más populares.

La lucha de los trabajadores de la salud

Un ejemplo de cómo prima en el Concejo Deliberante esta orientación social es el consenso entre oficialista y opositores en darle a la espalda a la lucha de los trabajadores del Sanatorio Dolores, en plena pandemia. Las medidas de fuerza del personal sanitario, 54 trabajadores de los cuales 48 son mujeres, son una respuesta a los atropellos de la patronal que paga los salarios a mitad de mes y el aguinaldo en cuotas. Horacio Sotelo, responsable de la delegación Dolores de ATSA La Plata (Sanidad) contó a Prensa Obrera que hace aproximadamente diez años que cobran el Sueldo Anual Complementario fraccionado, cuando fueron los trabajadores quienes le pusieron el hombro y sacaron adelante el sanatorio cuando estuvo en concurso de acreedores.

Mientras los gobiernos municipal y provincial hacen oídos sordos, desde el Partido Obrero nos solidarizamos con sus reclamos y denunciamos que con los fondos públicos y de la obra social Ioma se rescata a la medicina privada mientras se abandona a sus trabajadores. Exigimos el pago en tiempo y forma, la satisfacción de todas sus demandas, y en la apertura de los libros de la empresa si esta alega imposibilidad para ellos.

Este apoyo es fundamental, cuando la variante Delta del Covid-19 amenaza con una tercera ola de la pandemia. Es necesario evitar un nuevo desastre sanitario, y para eso hay que terminar con el ajuste tanto de Kicillof como de Etchevarren, que no garantizan la provisión de los insumos y la contratación del personal necesario para los centros de salud y los geriátricos, y ni siquiera reales operativos de testeos en los barrios donde se registra circulación del virus.

La salida pasa por la organización en los barrios y en los lugares de trabajo públicos y privados, para garantizar las condiciones de higiene y salubridad, junto con la centralización del sistema de salud bajo control de sus trabajadores para asegurar el cumplimiento de medidas sanitarias y la atención que corresponde.

Al ajuste lo enfrentamos con la izquierda

Lejos de cualquier interés popular, la oposición peronista se encuentra fragmentada en disputas de poder que concentran todas sus prioridades en estas elecciones. Un ejemplo de ello es que el propio presidente de bloque del Frente de Todos se escindió de su partido para formar una agrupación “vecinalista” -aunque no declaró que hayan cambiado los intereses a los que responde-, y al igual que otras listas que se presentan por fuera funciona como parte de la interna peronista, con rostros que han sido parte y son parte de un Concejo Deliberante donde el ajuste prima por consenso.

Es la izquierda la fuerza que acompaña todas las luchas obreras y populares contra el hambre y el ajuste, y plantea una alternativa contra los partidos que se alternan en el gobierno y que vienen saqueando al país hace décadas, y hoy se subordinan a los dictados del FMI.

Por el derecho a la vivienda, al trabajo, por casas refugio y de un Consejo Autónomo de Mujeres, para erradicar las basurales y mejorar las condiciones de vida, nos proponemos llegar con la campaña del Frente de Izquierda Unidad a todos los rincones de Dolores y Sevigné, para llevar a los trabajadores al Concejo Deliberante y romper el consenso del ajuste, como parte de la construcción de una alternativa política obrera y popular en todo el país.

También te puede interesar:

Llamamos al MST a reflexionar y formar una lista unitaria de cara a las elecciones provinciales de noviembre.
Otro fallo escandaloso que le garantiza impunidad a tres partícipes de una violación en manada en el camping “El Durazno” de Miramar.
El gobierno provincial declaró sujetos a expropiación terrenos para la construcción de una alcaldía y una cárcel sin consultar a los vecinos.
Con la venia de Cristina y los “nacionales y populares”.
El Frente de Izquierda sumó 5.4% alcanzando el tercer lugar.