09/02/2021
SALARIOS

El 83,66% de municipales del interior cordobés no cubre la canasta básica

Intendentes de todos los colores políticos tienen el salario como la principal variable de ajuste.

Un informe de la Caja de Jubilaciones sobre empleos y salarios de municipios y comunas de la provincia de Córdoba reveló que al menos el 83,66% de trabajadores municipales no cubre la canasta básica e incluso hay quienes ni siquiera llegan a cubrir la línea de indigencia. El dato muestra la magnitud del ajuste sobre el salario de trabajadores estatales que en muchos casos viene de larga data, en un cuadro de flexibilización laboral, pero también pone al Estado como primer precarizador.

El citado informe -publicado en La Voz del Interior– se elaboró con datos que la Caja de Jubilaciones reunió de todos los municipios. Según la fuente, entre los municipios que menos pagan figuran Mina Clavero ($17.836), Quilino ($17.071), Cañada de Luque ($15.055), el Brete ($9.089); en todos aquellos encontramos sueldos muy lejanos de los $54.208 que marca la CBT medida por el Indec.

Además, “hay otros 27 municipios entre los que se encuentran Salda, Villa General Belgrano, Villa del Totoral, Despeñaderos, Juárez Celman, que pagan sueldos brutos de entre $20 mil a $30 mil”. También menciona que son 65 las administraciones municipales que no llegan a los $40 mil, entre las que se encuentran Calamuchita, Cruz del Eje, General Roca, Ischilín, Pocho y Tulumba. En Río Cuarto, la capital alterna de la provincia, el PJ en el gobierno también viene aplicando un ajuste feroz sobre el salario municipal desde hace años.

Hay que tener en cuenta que los aportes jubilatorios reducen alrededor del 20% del salario. Los sueldos tienen cada vez más sumas en negro, lo cual quiere decir que están liquidando las jubilaciones, y por lo tanto profundizando el déficit de la Caja.

Los datos oficiales permiten sacar varias conclusiones, entre ellas que el sostenimiento de los municipios recae en una recaudación que se sostiene sobre la base de los bolsillos de la clase obrera, puesto que los grandes capitalistas no pagan los impuestos que corresponden.

También vale recalcar que intendentes de todos los colores políticos tienen al salario y jubilaciones como variable de ajuste; además, la magnitud del ajuste salarial desmiente el trillado argumento de que hay que ajustar al sector de trabajadores estatales, que repiten una y otra vez voceros de Cambiemos y liberales de Esper y Milei.

El informe también revela que en la municipalidad de Córdoba se aplicó de conjunto “una reducción general del 7%” sobre sueldos de $137.405 en promedio, lo que implica una reducción en casi $32 mil. Según La Voz, “la reducción real es muy superior cuando se considera la inflación anual del 36,1%”. El ajuste salarial se siente sobre todo en las categorías más bajas, y se profundiza con el impuesto a las ganancias que sufren el conjunto de trabajadores por entera responsabilidad de todos quienes gobernaron.

Hay una coincidencia entre el PJ y Cambiemos en ajustar a los estatales. En aquellos lugares donde los trabajadores han logrado sacarse de encima a conducciones sindicales ligadas política y económica a los intendentes de turno, la situación ha sido radicalmente opuesta. Este es el caso del Sindicato de Municipales de Jesús María (Sitram) que hace 2 años fue recuperado por un activismo que venía de protagonizar grandes luchas. Solo en este corto período, pasaron de ser parte del grupo de empleados municipales peores pagos de la provincia, a estar entre los 10 mejores remunerados. A pesar de este hecho, es la propia conducción del Sitram la que señala, en primer lugar, que el salario de su gremio aún sigue atrasado frente a la carestía. Es claro que una dirección antiburocrática y clasista sí puede defender el salario y condiciones de trabajo, una de las tareas elementales de la etapa.

 

También te puede interesar:

Los aumentos de la luz en el interior del país.
Los trabajadores de transporte pierden un 10% del salario.
Aplaudido por las cámaras patronales y con el aval de la burocracia local, el gobierno de Juan Schiaretti flexibiliza el aislamiento sin destinar presupuesto sanitario.
El trabajador se encontraba revocando una pared externa y cayó desde el séptimo piso de la obra.
El Juzgado Federal N° 1 de Córdoba resolvió la imputación de dos manifestantes, uno de ellos Mónica Calizaya, vocera del barrio.
Se multiplican las asambleas y medidas de lucha en los nosocomios reclamando aumento de personal y salario.