20/11/2021

Elecciones en Tandil: Juntos retrocede, el Frente de Todos se desploma

El Frente de Izquierda avanza y se consolida.

En las elecciones legislativas del domingo 14, Juntos (48%) obtuvo el primer lugar y el Frente de Todos (25%) el segundo. Acción Tandilense, una variante patronal disfrazada de vecinalismo, logró el 8% y Avanza Libertad el 6%. El FIT-U subió un peldaño y quedó posicionado quinto (3,95%) superando los 3.000 votos a nivel municipal y dejando atrás al randazzismo y a la lista religiosa de +Valores.
En los dos últimos años, nuestra ciudad se ha visto atravesada por constantes protestas y movilizaciones de distintos sectores contra la administración actual, el lunghismo (UCR). Esta administración anti-obrera y privatista, que gobierna hace 18 años de la mano de la Cámara Empresaria Tandilense, perdió 9.000 votos respecto del 2019. El FdT, su cómplice en el Concejo, unos 14.000.

El FdT ha perdido credibilidad ante la clase trabajadora más consciente luego de un innegable acuerdo con el oficialismo en el Concejo Deliberante que los llevó a admitir, en plena presentación de su lista, que «hemos dejado atrás las diferencias con el campo» -una cuestión muy sensible en una ciudad gobernada por terratenientes y pooles de siembra. Esto, sumado al abandono de las calles y a las constantes prácticas punteriles por parte de sus burocracias piqueteras aliadas al gobierno, hizo que el FdT perdiera votos y militantes en los barrios.

El Partido Obrero y el Frente de Izquierda han desarrollado una importante ligazón a la clase obrera combativa y a los sectores más postergados. El FIT-U más que duplicó sus votos, y casi triplicó el porcentaje de la elección pasada. Es la manifestación electoral del lugar que la izquierda se está ganando entre la clase obrera tandilense y el resultado de una gran campaña basada en la defensa de una agenda popular contra los atropellos del gobierno lunghista.

La clave de este avance electoral han sido los barrios periféricos, que han visto en el PO y en el FIT-U un canal de lucha por sus derechos totalmente democrático. El Polo Obrero ha vivido dos años de intensísima lucha por trabajo genuino, tierra y vivienda, salud y educación públicas de calidad y por separar a las masas de desocupados de los punteros políticos del Estado. Esa ha sido la base sobre la cual creció la defensa del voto, con más de un tercio de las escuelas fiscalizadas por compañerxs del Polo y vecinxs de los barrios que estamos organizando.

Conclusiones y desafíos

El Polo Obrero y lxs desocupadxs en general han sido el elemento más dinámico en la lucha de clases argentina más reciente. Las enormes jornadas que realizaron el Frente de Lucha Piquetero, primero, y la Unidad Piquetera, después, fueron un factor disruptivo de la contención burocrática al servicio del ajuste. A partir de ellas y de sus conquistas, localidades como la nuestra han visto un gran avance de la organización independiente y revolucionaria de su población más golpeada.

En nuestra ciudad, el Polo Obrero, el Partido Obrero, el Plenario de Trabajadoras, la Unión de Juventudes por el Socialismo y la Juventud del Polo Obrero deberán empeñarse por organizar al resto de lxs trabajadores ocupadxs y desocupadxs, las mujeres y la juventud en la lucha por consolidar una alternativa obrera y socialista capaz de llevar a la clase trabajadora a una exitosa salida de esta crisis.