Políticas

11/2/2023

“Esta crisis necesita una izquierda que esté dispuesta a tomar el cielo por asalto y que gobiernen los trabajadores”

Gabriel Solano fue votado como candidato a presidente y cerró el plenario nacional del PO.

Foto: Andrés Ojo @ojoobrerofotografía

“Vamos a hacer un esfuerzo denodado para llegar hasta el último trabajador, porque nuestra campaña electoral va a ser de lucha y de organización para que los trabajadores gobiernen la Argentina”. Así inició Gabriel Solano su intervención de cierre del plenario abierto del Partido Obrero en el microestadio de Lanús, donde 2.500 delegados lo votaron como candidato a presidente para el Frente de Izquierda Unidad, compartiendo fórmula con Romina Del Plá.

El legislador porteño retomó la denuncia que hizo antes Eduardo Belliboni, dirigente del Polo Obrero, sobre el crimen de Cristian Jaure. Un joven de Berazategui, que se organizaba en la asambleas del Polo Obrero, iba tirando de un carro cuando un comisario le ofreció $1.000 a cambio de que se subiera a rescatar a una mascota sabiendo de que había un alto riesgo de electrocución, y falleció electrocutado. Lo definió como el resultado de una “masacre social”, porque “millones de pibes en el país tienen que tirar un carro para ganarse el mango; porque el 40% de los trabajadores está precarizado, porque el salario promedio no llega a cubrir una canasta de pobreza”.

Afirmó que eso es lo que lleva al hartazgo de la población y de ahí la importancia de que la izquierda luche por convertirse en el canal para esa indignación, cuando es lo que busca explotar la derecha reaccionaria de Milei. “Tenemos que luchar para que ningún Cristian vote un facista, porque si lo hace va a estar votando a los mismos que lo llevaron a arriesgar su vida por mil pesos. Tenemos que ser nosotros los que canalicemos esa bronca”. Y refiriéndose a las amenazas de Espert instigando a atentar contra la vida de Belliboni, sentenció que “lo que le molesta a los fachos es que organizamos a los explotados para terminar con la explotación”. Enmarcó el hecho en los ataques de todos los políticos capitalistas: “antes que Espert, la ministra Tolosa Paz atacaba por los medios al movimiento piquetero”.

Solano agregó luego que “los partidos tradicionales que siempre nos han gobernado están hechos trizas, y lo vemos como un juicio histórico. Este año se cumplen 40 años del retorno de la democracia, cuando Alfonsín decía que con la democracia ‘se come y se educa’. ¡Miren el caso de Cristian! Esta democracia fracasó porque es de los capitalistas. No puede haber un real gobierno del pueblo con un pueblo explotado, con jornadas de 12 horas para llegar a fin de mes, sin escuelas y hospitales como corresponden”.

“Ahora la vicepresidenta dijo que hay que marchar el 24 de marzo por una democracia sin mafias, después de gobernar con la mafia de los servicios de Stuisso, con los burócratas sindicales patoteros como Pedraza y Gerardo Martínez. ¡Que no vaya a la plaza entonces, porque el 24 de marzo es para marchar contra el FMI y en apoyo a los que luchan!”. Y agregó que Cristina “dice que no se va a presentar como candidata porque está proscrita, cuando no lo está; lo que tiene es miedo a ser derrotada en las elecciones”.

Luego, en contraposición a los millones que gastan los políticos patronales en campaña, contrastó que “nuestro gran capital es la militancia que hemos sabido conquistar en todo el país, eso no tiene precio. Necesitamos ser decenas de miles de compañeros militando, como lo hicimos la campaña pasada y nos permitió conquistar concejales en el conurbano. Ese es nuestro diferencial, el valor agregado que el Partido Obrero da al Frente de Izquierda. Y queremos darle el método adecuado para desarrollarlo en su totalidad, a eso nos referimos cuando decimos que necesitamos un congreso del FIT-U, no es para peleas faccionales. En un país quebrado y empobrecido, con un peronismo desacreditado frente a los trabajadores porque es un instrumento del FMI, tenemos que jugárnosla”.

Profundizando, citó a Marx para rescatar que “la clase obrera solo tiene para perder sus cadenas. Cuando no se razona de ese modo se convierte en conservador. Este país solo puede ser transformado con una acción histórica de los trabajadores, dentro de lo cual las elecciones van a ser solo un suceso. Vayamos a esta pelea todos juntos, hagamos un congreso masivo de 50 mil personas en Huracán. Así le vamos a mostrar a los pibes del conurbano quién expresa la bronca contra este sistema”. Y concluyó: “si logramos organizar políticamente a una gran porción de los compañeros que están con nosotros esta campaña electoral inicia la cuenta regresiva del capitalismo en Argentina. Para eso estamos los socialistas”.

“Por último, cerró: “En el oficialismo nadie quiere ser candidato, ni Cristina ni Massa, y en la derecha se pelean porque ya gobernaron y fracasaron en lo que decían que iban a hacer. La crisis es muy fuerte, las posibilidades son tan amplias y nuestro partido ha conquistado posiciones significativas. Le decimos a los compañeros del Frente de Izquierda que no se trata de un mero debate de candidaturas, sino de un debate estratégico para saber qué izquierda necesitamos. Esta crisis no necesita una izquierda light, que se conforme con algunos puestos parlamentarios, necesitamos una izquierda que esté dispuesta a tomar el cielo por asalto, reorganizar a la Argentina y preparar a los trabajadores para que gobiernen”.