23/07/2020

Impuesto a las grandes fortunas Avellaneda: la zanahoria del burro

En los últimos días, Daniel García, responsable de la Defensoría del Pueblo de Avellaneda, expresó mediante un comunicado de prensa la urgente necesidad de poner en agenda del Congreso Nacional la ley de impuestos a las grandes fortunas.

En la misiva, el ombudsman afirma la necesidad que no sea por única vez y calcula que se “recaudarían unos 4 mil millones de dólares para redistribuir. Necesario ante las predicciones, lamentablemente, que uno de cada dos argentinos caerá en la pobreza”.

García, designado en diciembre pasado, es socio político del intendente ultra K, Jorge Ferraresi, quien se ha expresado de la misma forma, con relación a dicha ley. A la par, los dos funcionarios manifiestan que, junto al impuesto, debe desarrollarse una política seria con relación al pago de la deuda.

Sus discursos se engloban como parte de las grietas internas en el frente gubernamental, que superan los límites municipales. El sector K del Frente Todos ha salido, nuevamente, a marcar la cancha. Eso sí, su preocupación por el incremento de la pobreza y la necesidad de impuestos a las grandes riquezas, se transforman en papel mojado al momento de llamar a pagar la deuda a los bonistas y el FMI. En enero se acordó con el ejecutivo provincial una baja en la transferencia de fondos, que da como resultado un fuerte ajuste en educación, salud, cultura y acción social.

El impuesto a las grandes fortunas termina siendo, para los “Nac&Pop”, la zanahoria delante del burro. Explotando promesas de pronto tratamiento, diputados del Frente de Todos (PJ) no han presentado proyecto alguno.

La crisis se acrecienta al mismo ritmo que la pobreza e indigencia. Fernández, Kicillof, Ferraresi y compañía engatusan con espejitos de colores, con el objetivo de que la crisis la paguen los trabajadores. Así lo demuestran los 27 docentes municipales despedidos, salarios adeudados en la Secretaría de Arte, ingresos muy por debajo de la línea de pobreza y fuertes tarifazos (TSG con aumentos del 60%).

Desde el Partido Obrero en el Frente de Izquierda-Unidad reclamamos el tratamiento del proyecto de impuesto a las grandes fortunas, presentado por los diputados Romina Del Plá y Nicolás Del Caño. El mismo cosecha un importante apoyo de comisiones internas, delegados, dirigentes del movimiento obrero combativo, organizaciones sociales, referentes y personalidades de la cultura y los derechos humanos.

Convocamos a los vecinos, trabajadores, estudiantes, jubilados y mujeres de Avellaneda a sumarse en esta campaña, firmando y haciendo firmar el petitorio.

Nos oponemos a pagar a pagar una deuda ilegítima, fraudulenta y usurera, que solo ha servido al incremento y fuga de las ganancias capitalistas.

Luchemos en defensa del trabajo, el salario, la educación, la vivienda y la salud. Y que la crisis la paguen los patrones.