Políticas

2/1/2022

La Matanza: el PO-FITU movilizó contra el presupuesto ajustador de Espinoza

Nuestro concejal, Juan Romero, fundamentó el rechazo del FIT-U.

El miércoles 29 se trató el presupuesto 2022 de La Matanza en el Concejo Deliberante. El documento, aprobado por el Frente de Todos y 3 concejales de Juntos, presenta una fuerte línea ajustadora.

Desde la banca del Partido Obrero – Frente de Izquierda y los Trabajadores Unidad, representada por Juan Romero, se rechazó el proyecto. El rechazo fue acompañado de una nutrida movilización, a las puertas del Concejo, del PO y el Polo Obrero levantando los reclamos por salud y educación, tierra y vivienda, trabajo genuino, contra la contaminación ambiental y por todas las reivindicaciones que constituyeron nuestro programa y por el cual nos movilizamos al municipio junto a 10 mil compañerxs el 9 de septiembre.

Claves para el rechazo de un presupuesto de ajuste

En instancias previas a la votación denunciamos que el presupuesto fija un aumento nominal que, contrastado con la inflación del 52% proyectada por el Banco Central, implica una caída de la erogación en todas las áreas. En términos reales, el presupuesto de Espinoza es comido por la inflación e implica fuertes recortes en el gasto público para les habitantes del distrito.

Lo presupuestado en salud es escandaloso, 22,37% en 2021 que cae a 20,64% en 2022. Con la inflación proyectada lo destinado desciende a más de 10 puntos. La situación crítica de los centros de salud es señalada en el documento, con la escasez de personal por el éxodo de profesionales. Pero el municipio no invierte recursos para resolver la situación y elige consagrar salarios de pobreza y continuar con la precarización laboral, ya que no avanza en nombramientos nuevos y sostiene contratos a través de monotributo bloqueando el derecho del pase a planta. Mientras votaban esta miseria, tuvo lugar una nueva movilización de la Asociación de Profesionales de la Salud (APS) de La Matanza frente al palacio municipal. Tras dos años de intensas movilizaciones y cursando la tercera ola, seguimos apoyando la lucha de les trabajadores por el pase a planta, salarios equivalentes a la canasta familiar y mayor presupuesto e insumos para los centros de salud.

Por otro lado, con un presupuesto del 0,57%, no hay recursos ni medidas específicas destinadas a la prevención y contención frente a la violencia de género. Esta partida paupérrima se traduce en que en La Matanza con 2.5 millones de habitantes exista solo un refugio para mujeres en situación de violencia y en el cual, según el reciente informe del Ministerio de Mujeres bonaerense, el distrito se encuentre entre los que tienen más denuncias por intentos de femicidios. En este sentido, exigimos contar con centros integrales interdisciplinarios por localidad con personal en planta como respuesta inmediata. Seguimos organizándonos con la perspectiva independiente de un Consejo Autónomo de Mujeres y Diversidades.

Con respecto a construcción de viviendas, los recursos destinados son $0 pesos. El argumento del oficialismo parte de que los planes de vivienda recibirán financiación externa al municipio, a través de programas nacionales. Pero esta propuesta está lejos de resolver la grave crisis habitacional que se extiende por La Matanza, pues de más de 4 millones de familias sin techo en el país el Estado apenas construyó 5 mil viviendas con programas sociales y mil con Procrear. Lo cierto es que en un distrito donde el déficit habitacional es crítico y en donde recientemente tuvo lugar el desalojo violento e ilegal al Barrio 1 de Noviembre, Guernica es la política habitacional de Kicillof y Espinoza.

Por último, el presupuesto 2022 no especifica si el fondo educativo va a utilizarse para la construcción y remodelamiento de escuelas. La crisis edilicia de los lugares de estudio profundiza la deserción por falta de vacantes y el hacinamiento de les estudiantes y trabajadores de la educación. Exigimos un plan de obras a discutir con la comunidad educativa y los sindicatos.

El Estado es responsable de profundizar la crisis social y económica

Existe un problema de fondo que puede agravar aún más el panorama de crisis en La Matanza. La intervención de Juan Romero en la sesión y las consignas difundidas en la movilización tuvieron como eje el rechazo de cualquier acuerdo que el gobierno de Alberto Fernández trame con el FMI. ¿Qué relación tiene esto con el presupuesto municipal?: la mitad de los recursos económicos del presupuesto se componen de financiación provincial y nacional. Es un problema clave. Los programas sociales, educativos, las obras públicas, etc. de La Matanza no pueden escapar de recortes en el futuro para pagar la deuda. El presupuesto de Espinoza no es ajeno a la orientación fondomonetarista del gobierno y la oposición de Juntos. De esta forma, el Estado en todos sus niveles genera y expande todas las condiciones que agravan la crisis social y económica. Organizarse contra el no pago de la deuda y el pacto con el FMI es decisivo.

El municipio cuenta con recursos propios, fundamentalmente un “fondo de emergencia”, en un plazo fijo de más de 14 mil millones de pesos, equivalente a casi la mitad del presupuesto 2022. No falta dinero, la financiación para resolver crisis de primer orden en La Matanza existe. Lo que no existe es la decisión política del gobierno de Espinoza de utilizarlo. Desde el PO- FITU insistimos en que debería ponerse parte de ese fondo al servicio de las necesidades populares, como planes de vivienda.

Votamos y nos movilizamos en contra de un presupuesto de ajuste que sienta todas las bases para que la crisis económica se descargue contra los sectores más vulnerables.

En el Concejo Deliberante, la banca del PO en el FIT-U tiene como mandato acompañar y llevar las exigencias que volcamos en las calles contra todas las medidas ajustadoras del Frente de Todos y Juntos, y organizar una salida independiente, de y para les trabajadores, que implica necesariamente el no pago de la deuda y la reorganización del país sobre otras bases sociales.